¿Inteligencia política versus inteligencia artificial?