El Papa recuerda a los ancianos que son necesarios para reconstruir la humanidad