Sobre el abandono de mascotas

Se trata de una colaboración de la Asociación Rafaelina Protectora de Animales (ARPA).

Compartir:

Es muy importante para la institución que lo leas atentamente y lo reenvíes para ayudar a difundirlo.

Situación y estructura · El problema de la superpoblación de animales es un problema social y como tal es responsabilidad del gobierno resolverlo éticamente. Es también responsabilidad de cada miembro de esta sociedad. ARPA surge para tratar de colaborar debido a la gravedad del mismo. · ARPA se mantiene solo con donaciones mensuales de los socios, sin ninguna ayuda municipal. · Los escasos ingresos limitan el desempeño de la institución: no dispone del personal necesario ni de personal las 24 horas, sino solo 4 horas diarias con las funciones específicas de alimentación y limpieza, no dispone de veterinario propio, no dispone de medios para atender urgencias (profesionales, personal de guardia, móviles ni clínica o guardería). · Los integrantes de la comisión colaboran totalmente ad honorem con ARPA, por lo cual deben trabajar para vivir y dedican a los animales el tiempo que les resta. · Los animales con necesidades son cientos mientras que los voluntarios son pocos, con escaso tiempo y recursos. · El refugio no es lugar apropiado para albergar perros sanos, ya que se los expone al contagio de virus. Tampoco es un lugar con capacidad ilimitada para recibir a tantos perros como haya sueltos, ya que pronto se matarían entre ellos y no habría dinero para curarlos y alimentarlos. Es un lugar para refugiar al perro moribundo, enfermo o accidentado que no ha podido sobrevivir en la calle y no podría permanecer un minuto más en el lugar y estado en que se encontrara. · Los perros que sus dueños ya no quieren o los animales sanos que una persona encuentre con el deseo de ser solidaria, deben permanecer en hogares o lugares en tránsito proporcionados por su dueño o quien pretenda ejercer ese acto de solidaridad, o un familiar o amigo, pero no en el refugio o en la casa de los voluntarios, quienes ya tienen en sus casas más perros de los que deberían. Ayudar o ser solidario implica “hacer algo” y no simplemente “avisar a otros para que hagan”. · La protectora de animales no tiene autoridad para recibir denuncias, para accionar contra el denunciado, ni para denunciar en caso de maltrato (excepto en caso de ser testigos directos). Solo el testigo directo del hecho tiene el derecho legal y la obligación moral de denunciar. La protectora puede y quiere asesorarlos, acompañarlos, apoyarlos, pero no puede denunciar en nombre de otros y es por lo tanto mal recibida por la institución una denuncia por maltrato de una persona que no está dispuesta a hacer nada por el animalito víctima, buscando a un tercero que se haga cargo y asuma responsabilidades que le son propias. · Los voluntarios van de un lado a otro viendo perritos acá y allá, al refugio a darles de comer y curarlos, a sacarles fotos para hacer cadenas para salvarlos del abandono, pelean con los dueños que ya no quieren a sus perros para que les den más tiempo, enloquecen a los veterinarios para que atiendan miles de casos urgentes, extras, fuera de horario o de lugar, ponen de sus bolsillos, piden prestado, consiguen donaciones o venden cosas para atender a la mayor cantidad de animales posible, y hacen malabares para solucionar casos que salen de lo normal… pero son pocos, son solo seres humanos, son solo voluntarios que actúan sin obligación pero con buenas intenciones, haciendo hasta donde pueden, mientras que los animalitos necesitados son muchos, en todas partes y con problemas de todo tipo. A cambio reciben muy pocos agradecimientos, e innumerables quejas, reproches y agravios. Funciones de ARPA (orientadas a proteger a todos los animales en vez de a algunos casos puntuales) · Pensar, diseñar y concretar campañas de concientización, con o sin ayuda del municipio, tendientes a aleccionar a los ciudadanos acerca de la responsabilidad que implica tener una mascota, la importancia de cuidarla, educarla y protegerla, su obligación de no abandonarla o maltratarla, los beneficios de esterilizarla para evitar la superpoblación. · Educar con campañas desde las escuelas. · Trabajar en la exigencia o defensa de leyes y ordenanzas éticas y coherentes que protejan a los animales · Trabajar para afianzar los procedimientos de denuncias por maltratos, los cuales deberían poder hacerse y ser recibidas y atendidas al igual que cualquier otra denuncia, ya que el maltrato o abandono de un animal constituye un delito penado por la ley y debe ser entendido desde las personas y desde la justicia como tal. Necesidades y agradecimientos · El día a día es agobiante y obstaculiza la posibilidad de concretar tantas importantes funciones, y es allí donde impera la importancia de la ayuda y colaboración desde cada casa y cada ciudadano en particular. · Los voluntarios necesitan ayuda, colaboradores, hogares en tránsito. · La institución necesita incrementar sus ingresos con la incorporación de nuevos socios, mientras que agradece profundamente a los socios que la mantienen y hacen posible que los perritos del refugio gocen de una vida digna. · Agradece inmensamente y necesita mucho del respiro que le dan algunos auténticos solidarios que en vez de llamar exigiendo soluciones inmediatas, se acercan pidiendo algunos consejos y se encargan ellos mismos de sacar la foto y mandar el mail, o de hacer curar el perrito antes de ponerlo en adopción, o de ir a hacer la denuncia por el maltrato que presenciaron. · Denunciar el maltrato, trasladar un animal herido para su atención, como dar de comer, curar, ayudar al desvalido, no tienen por que ser tareas inherentes y absolutas de una entidad específica, la solidaridad no es patrimonio de nadie, es simplemente un rasgo humano, una cualidad que lo eleva y dignifica como persona. · ARPA los invita a acercarse a la protectora y a ser proteccionistas desde sus lugares.

“El progreso moral y desarrollo de una nación puede medirse por el trato que reciben sus animales” Mahatma Gandhi

Conocé ARPA www.arparafaela.org.ar
TE 422887 E-mail contacto@arparafaela.org

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*