Situación crítica atraviesa el campo

Se trata del editorial del programa radial “Sábado 100” por Mitre Rafaela (FM 91,9) que conduce Emilio Grande (h.). El panorama climatológico escapa de las decisiones de los políticos y ciudadanos en general sino sería otro conflicto, pero lo que no se puede soslayar son las peleas interminables entre el Gobierno y el sector agropecuario.

Compartir:

El campo argentino se encuentra en una de las peores crisis de su historia por diferentes causas como el conflicto del sector con el Gobierno nacional con el recordado rechazo de la resolución 125 sumado a la sequía galopante que azota desde hacer varios meses a casi todo el territorio. A raíz de esta situación los gobernadores Binner y Schiaretti de Córdoba se pronunciaron a favor de la suspensión de las retenciones y apertura de las exportaciones, sumado a la declaración de emergencia y suspensión de algunos impuestos. Al mismo tiempo, no se entiende que durante la visita de la presidente Cristina Kirchner a Villa Dolores en Córdoba el gobernador Schiaretti destacó la gestión de la primera mandataria, en una clara contradicción recordando la postura contraria al aumento de las retenciones. En este contexto el ataque verbal y físico contra los hermanos Rossi en Laguna Paiva hace unos días no justifican bajo ningún punto de vista ese accionar de parte de algunos productores malhumoradas por las medidas gubernamentales. Tampoco los dichos posteriores de Alejandro Rossi –uno de los afectados- quien hizo una seña poco feliz con un dedo, amenazar con “llevar un camión con 60 tipos” para enfrentar a los productores que escrachan y no se quedó a pelear por su condición de legislador nacional, siendo una actitud muy distinta la de su hermano Agustín quien se mostró más mesurado. ¿Pasarán de la confrontación verbal al enfrentamiento real? En cuanto a los números que desnudan la realidad dice que se ha perdido ya el 50% de la cosecha de maíz y trigo. Está en riesgo entre un 30 y un 40% de la cosecha de soja debido a que ya se observan signos de pérdida. No hay maíz ni agua para la ganadería. La sequía también afecta a Brasil y Uruguay, en menor medida, y por este motivo subió el precio de la soja, pero se puede atenuar por las últimas lluvias registradas. Al respecto, el periodista Joaquín Morales Solá escribió hace unos días que Néstor Kirchner se enamoró, desde el momento inaugural de su poder, de un discurso confrontativo, agresivo y descalificatorio. Políticos, empresarios, diplomáticos extranjeros y periodistas estuvieron permanentemente en el centro de sus diatribas dichas al calor de fogosas tribunas. Eso es también violencia, porque los gobernantes terminan creando una extendida cultura social. Por suerte, el panorama climatológico escapa de las decisiones de los políticos y ciudadanos en general sino sería otro conflicto, pero lo que no se puede soslayar son las peleas interminables entre el Gobierno y el sector agropecuario, sumado a la crisis económica y financiera internacional que no permite otros nichos para generar recursos, tornando en una situación crítica del campo, que es el motor de la economía argentina.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*