Sin apego a la legalidad

Por estas horas –de per saltum, de nombramientos de jueces obsecuentes- nada hace prever que se piense en cambios favorables para el país, desde la política.

Por María Herminia Grande (Rosario).

Compartir:

por María Herminia Grande.- La Argentina del Siglo 21 generaba expectativa y esperanza en políticos que visualizaban muchos años atrás, tal el caso del Gral. Perón, no sólo la integración necesaria entre naciones sino que dada la suma de la potencialidad de nuestras riquezas y en paralelo de los recursos humanos; Argentina tendría en este siglo su despegue. La maduración de sus recursos humanos y naturales nos llevaría a ser una nación con un desarrollo social similar a los países nórdicos. Más cerca de la meta, Rodolfo Terragno reflejó en su libro “La Argentina del siglo 21”, sus expectativas sobre esa Argentina por venir, proponiendo cómo nuestro país debía adecuarse y sumarse a los cambios que se estaban produciendo en las sociedades. Si bien la democracia se reinició a fines del siglo 20 y llegó para quedarse, las permanentes interrupciones democráticas y sus cruentas dictaduras trajeron como consecuencia un desencuentro de la ciudadanía con la ley. Argentina ingresó al siglo 21 con grandes problemas económicos y políticos. Pudo encauzar a ambos, pero con asignaturas pendientes, cuales son restablecer plenamente la cultura del trabajo y reconocer la cultura de la legalidad. Si Argentina lograse el apego a la legalidad no discutiría lo obvio y se ocuparía de los verdaderos problemas. Si Argentina lograra restablecer la plena cultura del trabajo no figuraría en los primeros puestos de las preocupaciones argentinas, la inseguridad. Como elemento de análisis a lo mencionado sirvan las declaraciones del reelecto presidente de la Corte Suprema de Justicia, Dr. Lorenzetti a propósito del gran tema que acapara la atención prioritaria del gobierno y del grupo Clarín. Lorenzetti dijo “No podemos ceder frente a las presiones ni del Gobierno ni de las corporaciones, porque si cedemos una vez, terminaremos cediendo siempre”, ante lo cual el senador kirchnerista Fuentes contestó: “si esto es presión a la justicia bienvenida sea la presión”. En realidad en ambas expresiones se puede analizar mucho más que la gran pulseada antes mencionada. En ellas subyacen los elementos que venimos mencionando. La Justicia en primera persona, a través el Dr. Lorenzetti, parece atalonarse en la defensa de lo que no debiera discutirse, cual es su independencia. En las expresiones del senador Fuentes asoma la teoría que choca con el sentido pleno de la democracia cual es: el fin justifica los medios. Con respecto al restablecimiento pleno de la cultura del trabajo, el gobierno kirchnerista tuvo una oportunidad única para lograrlo. Cuando Néstor Kirchner y Roberto Lavagna lograron el pleno control de las variables económicas y estabilizaron la economía, bajando la desocupación y controlando la inflación; era el momento ideal para convertir los subsidios de los planes sociales en subsidios destinados al fomento del empleo y trabajo. Argentina crecía a un 8 ó 9 % anual. A partir del 2008 las virtudes del modelo desaparecieron y el clientelismo político aumentó. Hoy lamentablemente la concepción ideológica del cepo cambiario nos aisla de las oportunidades que existen en el mundo. Mundo que demanda proteínas vegetales, animales y agua dulce. Esta verdadera reserva que convierte a nuestro país en una geografía destinada al desarrollo, está congelada. Argentina también resultaba apetecible para los ciudadanos del mundo que visitaban sus bellezas lejanas y exóticas, dejando gran cantidad de divisas en estos viajes. Hoy la fama de capital insegura reflejada por el National Geographic Channel hace que Buenos Aires se vea despoblada de turistas extranjeros. Por estas horas –de per saltum, de nombramientos de jueces obsecuentes- nada hace prever que se piense en cambios favorables para el país, desde la política. Días atrás el Dr. Juan Carlos Vega a propósito de este tema me decía: “Los regímenes autoritarios de derecha o de izquierda, fundados o no en el voto popular, sólo garantizan riquezas extremas, pobrezas extremas y Justicia del poder. Es hora de decidir en qué modelo de país queremos vivir. Pero que quede claro que los países con reelección sin límites son: Emiratos, Arabia Saudita, Irán, Angola, Corea del Norte, Cuba y Venezuela. Y que también quede claro que los exiliados del terrorismo de Estado argentino no fueron a estos países, sino que pidieron asilo en Suecia, España e Italia.” Política en Santa Fe Indudablemente el problema central que tiene el gobierno del Dr. Bonfatti es la seguridad y su contracara: el delito; cuya mayor peligrosidad la ostenta el narcodelito. Esta semana este tema alcanzó su máxima expresión con la renuncia del Jefe de Policía de la provincia de Santa Fe, Hugo Tognoli; tras la denuncia periodística publicada en el diario Página 12. Resulta de un infantilismo increíble la respuesta del ministro de Seguridad, Raúl Lamberto, quien manifestó haberse enterado por los medios de comunicación… La Cámara de Diputados conformó esta semana la Comisión de Seguridad. El presidente de dicha Cámara, Luis Rubeo, llamará a constituirla e intentará junto al Senado citar al ministro de Seguridad.

Fuente: diario La Capital, Rosario, 20-10-12.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*