Siguen los cambios de feriados

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por Mitre Rafaela (FM 91,9) que conduce Emilio Grande (h.). ¿Qué dirían algunos de los próceres de aquella época como Manuel Belgrano, José de San Martín, Mariano Moreno sobre el espíritu económico por encima del verdadero sentido de esta fecha patria?

Compartir:

Mientras este fin de semana largo permite a miles de argentinos aprovechar para un mini-turismo en distintos lugares del país y, al mismo tiempo, permite a las agencias de turismo, hoteles y empresas de colectivos recaudar buenos dividendos en tiempos de vacas flacas, lo concreto y palpable es que da lo mismo respetar un feriado o correrlo por conveniencias netamente económicas. Ciertamente que no es una medida aislada ni de este gobierno de Cristina de Kirchner sino que se remonta de varios gobiernos anteriores democráticos. ¿Dónde quedaron las tradiciones y los valores heredados de nuestros mayores? Al respecto, el presidente de la Academia Nacional de Historia, César García Belsunce, evaluó que “tanto los feriados cívicos como los religiosos tienen un significado intrínseco que es la recordación de lo ocurrido ese día y no cualquier otro, por lo que deberían ser inamovibles. Cuando se cambian para facilitar la conformación de fines de semana largos se está perdiendo la conciencia de la razón de ser del feriado”. En esta misma línea opina el historiador Félix Luna: “Va provocando que el sentido de las efemérides patrias, que deberían formar parte de la conciencia nacional, se vaya diluyendo. Los feriados no deberían moverse en ningún caso”. En el caso del cambio de este feriado del 20 de junio Día de la Bandera el cambio es más traumático: la fecha patria es sábado y se adelanta para este lunes cuando correspondía el día anterior viernes o el lunes siguiente por cercanía. ¿Qué dirían algunos de los próceres de aquella época como Manuel Belgrano, José de San Martín, Mariano Moreno sobre el espíritu económico por encima del verdadero sentido de esta fecha patria? A decir verdad, varios miles de argentinos aprovechan este fin de semana largo para viajar y los que están en el rubro de turismo se benefician con ingresos económicos, pero cuánto pierde la Argentina en un día al no producir materias primas y parar toda la maquinaria comercial, de servicios e industrial. La Argentina cuenta con hermosos lugares turísticos naturales y algunos históricos, pero no hay infraestructura acorde como contar con una red de autopistas –la tienen otros países- que además de evitar muertes y accidentes favorecerá enormemente las comunicaciones y vías terrestres rápidas con la mayoría de los puntos del país. Además, falta hotelería en mejores condiciones y con precios distintos para los turistas extranjeros respecto a los argentinos, como así retomar las comunicaciones ferroviarias como tienen otros países y profundizar los vuelos aéreos a precios más accesibles. En definitiva, es una fecha para reflexionar sobre el Día de la Bandera en esta crisis que atraviesa la Argentina, pero se tergiversa con un espíritu turístico, económico y de descanso. Qué dirían si se despertaran nuestros abuelos y bisabuelos…

Emilio Grande (h.)

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*