Significado del Día de la Independencia

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio Sol (FM 90,9) que conduce Emilio Grande (h.). Hoy como hace 196 años de aquella gesta histórica argentina, el espíritu independizador vuelve a cobrar vigencia. Más allá de aquel histórico Congreso de Tucumán, todavía no se materializó el sueño emancipador de nuestros próceres.

Compartir:

Por Emilio Grande (h.).- Este lunes es feriado nacional por la fecha del 9 de Julio de 1816 y es un momento para repensar nuestra historia y la coyuntura nacional que por momentos se torna difícil de comprender. “Recuperar los derechos de que fueran despojadas las provincias”, dice uno de los puntos del Congreso de Tucumán del 9 de julio de 1816, que proclamó la independencia nacional. Al respecto, Joaquín V. González había señalado que “es justo decir que el Congreso de Tucumán ha sido la asamblea más nacional, más argentina y más representativa que haya existido jamás en nuestra historia”. En la sesión del 9 de Julio de 1816 se acordó tratar la declaración de independencia. El secretario Juan José Paso leyó al Congreso la propuesta para el voto: “Si querían que las Provincias de la Unión fuesen una nación libre e independiente de los reyes de España y su metrópolis”…. Así se había concretado el primer y principal objetivo del Congreso: la independencia nacional. A través de su fórmula la asamblea subrayaba el triunfo de la idea americana de la revolución. No se declararon emancipadas las Provincias Unidas del Río de la Plata sino las de Sud América, en un gesto de dramática amplitud, que importaba un compromiso hacia el resto del continente y una vocación de unidad. También representaba el Congreso el ideal de la unidad nacional frente a un localismo disolvente. Hoy como hace 196 años de aquella gesta histórica argentina, el espíritu independizador vuelve a cobrar vigencia. Más allá de aquel histórico Congreso de Tucumán, todavía no se materializó el sueño emancipador de nuestros próceres. Luego de varios años de crecimiento económico y en estos últimos meses el gobierno viene generando problemas innecesarios, volviendo a haber una crisis socioeconómica con sectores de la población sumida en la pobreza e indigencia, mientras se cerraron las importaciones y está prohibido comprar dólares, quedando así aislados del mundo. Después de la crisis de diciembre de 2001 parecía que se iniciaba un nuevo período institucional, pero la actual coyuntura muestra un panorama sombrío especialmente de la presidente Cristina de Kirchner, que no admite opiniones y críticas de la oposición, de distintos actores sociales, menos aún del periodismo independiente que lo considera un enemigo. Los actuales autoridades y dirigentes debieran reflexionar sobre el sentido de esta fecha patria, leer un poco la historia argentina y la actuación ue tuvieron aquellos próceres, pensando más en el bien común de la Argentina, dejando de lado los intereses particulares y sectoriales.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*