Significado de la renuncia de Fayt a la Corte

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio Sol Rafaela FM 90,9 que conduce Emilio Grande (h.).- El juez Carlos Fayt presentó el martes 15 de setiembre su renuncia a la Corte Suprema de Justicia y dejará de integrar el máximo tribunal a partir del 11 de diciembre próximo, un día después de que se produzca el cambio de autoridades de gobierno y asuma el nuevo presidente. Durante los últimos meses, el magistrado soportó una fuerte embestida del kirchnerismo para que diera un paso al costado. “Fayt continuará trabajando normalmente hasta la fecha en que se haga efectiva la renuncia”, indicó el Centro de Información Judicial en un comunicado. El magistrado presentó su dimisión en una carta dirigida a la presidenta Cristina Kirchner. “Tengo el agrado de dirigirme a la señora Presidenta de la República con el objeto de presentar mi renuncia al cargo de Juez de la Corte Suprema de Justicia, con efectos a partir del 11 de diciembre del corriente año”, expresó Fayt. El magistrado les comunicó su decisión a sus pares de la Corte, Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda, quienes “lo reconocieron por su trayectoria”. La Corte y el Senado organizarán actos en homenaje a Fayt antes del 11 de diciembre. Después de que asuma el nuevo gobierno, la Corte quedará integrada por tres jueces. La ley, sancionada en 2006, redujo el número de miembros a cinco. El presidente que resulte electo en los próximos comicios generales tendrá la posibilidad de cubrir dos vacantes. Tras la renuncia de Raúl Zaffaroni, que se concretó el 31 de diciembre pasado, la jefa del Estado propuso a Roberto Carlés, de 36 años, como reemplazante. Como la oposición rechazó la posibilidad de debatir el pliego de Carlés en el Senado -se necesitan dos tercios de los votos de la Cámara para aprobar la designación-, el Gobierno redobló su presión contra Fayt para que abandonara su cargo. El kirchnerismo cuestionó que Fayt haya firmado en su casa la acordada del 21 de abril por la que Lorenzetti fue reelegido como presidente de la Corte hasta 2019 y abrió en el Congreso “un proceso investigativo” para saber cuál era el estado de salud mental del juez. El magistrado resistió la ofensiva del oficialismo y advirtió que seguiría trabajando hasta que Dios le dé “fuerza, vida y plenitud”. Fayt cumplió 97 años en febrero pasado e integra la Corte desde diciembre de 1983. De acuerdo con la ley, los jueces deben jubilarse a los 75 años, pero el magistrado presentó un amparo donde argumentó que él había llegado a la Corte antes de la reforma constitucional de 1994, que fijó ese tope. Así el ministro soportó los embates políticos del Gobierno y dejará la Corte al día siguiente que termine el mandato la poco democrática Cristina Fernández, una ironía sugestiva.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *