Siete miradas sobre el Mapa Social de Rafaela

Por Natalia Aquilino.- La tradición de articulación público-privada de la ciudad de Rafaela, se materializó en el Mapa Social de las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) a través del trabajo y compromiso del Instituto de Capacitación y Estudios para el Desarrollo Local (ICEDeL) de la Municipalidad de Rafaela, y del Programa IncluiRSE de la línea de Responsabilidad Social Empresaria del Centro Comercial e Industrial de Rafaela y la Región (CCIRR). Si miramos de cerca el Mapa Social, vamos a encontrar elementos indispensables para conocer más y mejor el trabajo imprescindible que realizan las entidades que aportan al bien común en la ciudad. También vamos a encontrar datos relevantes para distintos usos. En primer lugar el Mapa Social es un inventario global de las instituciones sociales que trabajan en beneficio de la comunidad. El inventario proporciona datos completos sobre localización geográfica, domicilio, número de teléfono o página web de las distintas instituciones que participaron en el relevamiento. El inventario es una herramienta para acercar a las personas individuales a las instituciones que, por otra parte, son quienes más colaboran con las OSC (el 73,8% de los fondos que llegan provienen de individuos). Segundo, el mapa es una radiografía institucional de las organizaciones de la sociedad civil que ayudan a construir bienes públicos con datos sobre su condición jurídica de las entidades; la disponibilidad de infraestructura con la que cuenta cada organización; cantidad y tipo de colaboradores que apoyan a la institución (aquellos que son voluntarios o rentados tanto como las distintas edades que tienen); el presupuesto anual con el que opera la entidad en aquellos casos que los hayan informado; el origen de los fondos con los que cuentan para llevar adelante sus actividades; y los recursos en general de los que dispone. Esta radiografía ayuda a mejorar la transparencia institucional (sólo el 58,8% de las OSC conocen e informan su presupuesto anual) y a que las organizaciones se conozcan entre sí. El Mapa Social también es una mesa de ayuda para aquellos que necesitan apoyo en nuestra comunidad proporcionando información sobre cuáles son las organizaciones que contribuyen con la defensa de derechos, con la investigación, con el desarrollo productivo, cuáles son las que brindan asistencia técnica o financiera o las que apoyan la prevención. El mapa reúne las estrategias de intervención social en el ámbito público que muestra los modos en que las organizaciones contribuyen al desarrollo comunitario. Cuarto, el mapa es un catálogo de colaboradores sociales que pone en valor el enorme trabajo que realiza voluntariamente la comunidad en favor de quienes lo necesitan. Muestra una amplia variedad de especialistas que va desde adultos mayores, comedores, artes visuales, contaminación y degradación hasta droga dependencia, salud mental o violencia. El Mapa Social también es una herramienta de responsabilidad social empresaria ya que aporta información valiosa que ayuda a las empresas a, por un lado, encontrar organizaciones capaces de canalizar sus proyectos de RSE en distintos barrios o con distintos públicos y, por otro lado, a identificar los temas que priorizan como parte de sus estrategias de negocios. En sexto lugar el mapa constituye de manera incipiente, pero creciente, una hoja de ruta para la construcción de políticas públicas y actividades privadas de inversión social. Es indispensable para mejorar la asignación de recursos, aumentar la coordinación de acciones y tener información sobre qué pasa en el territorio, dónde y cuáles son los problemas sociales que las OSC perciben. Séptimo, el mapa es para estudiantes, docentes y académicos una herramienta abierta de investigación social que reúne información dispersa, permite el análisis comparado de distintos aspectos sociales y facilita el conocimiento de lo que sucede en el territorio. El Mapa Social es un proceso indispensable para revalorizar, visibilizar y visualizar el trabajo social y comunitario que las OSC brindan como factor del desarrollo y progreso local; para mejorar la articulación social, identificando y fomentando sinergias entre actores y estableciendo redes que potencien el trabajo individual, y; para apoyar la creación de una red de OSC conectadas entre sí a través de una herramienta tecnológica. Además, es útil para brindar insumos de información que permitan diseñar, implementar y evaluar políticas públicas y actividades privadas de inversión social, mejorar la asignación de recursos públicos y privados y lograr así un impacto la calidad de vida de las personas. Complementado con otras acciones, el Mapa es la iniciativa ideal para dinamizar, profesionalizar y renovar las organizaciones sociales ya que el 39,9% de los colaboradores tienen más de 46 años. De la capacidad de mantener viva la llama de solidaridad dependerá, en gran medida, el futuro de la red de apoyo que la ciudad construyó y debe ayudar a mejorar y perdurar.

Agosto de 2016 La autora es rafaelina y directora del Programa de Incidencia, Monitoreo y Evaluación del CIPPEC (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento).

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *