“Se evoluciona en la protección ecológica”

Es la opinión del doctor Adrián Cornaglia quien participó de la visita a las empresas por las obras de efluentes con la comisión de seguimiento. Aclaró que “nos falta muchísimo, recién estamos en el 10% de la tarea”. Es patrocinante de la comuna de Humboldt sobre una demanda que tiene sentencia del Juzgado de Faltas. Rafaela Alimentos apeló el fallo.

Por Emilio Grande (h.)

Compartir:

“La situación actual es que una de las empresas -la defensa técnica de los particulares que han sido sancionados- apeló la medida judicial del juez Ferrer, con lo cual estamos esperando que la Cámara de Apelaciones decida la situación, si confirma o modifica la sentencia en primera instancia. Creemos que la va a confirmar porque es una sentencia que está muy bien justificada a nivel probatorio, estamos esperando y después evaluar los pasos a seguir con la sentencia firme”. El entrecomillado pertenece al doctor Adrián Cornaglia, patrocinante de la denuncia escrita promovida por el presidente comunal de Humboldt, Germán Kahlow, acompañado por otros presidentes comunales de la zona afectada por contaminación. El profesional oriundo de la ciudad de Santa Fe estuvo el jueves último en la recorrida de la comisión de seguimiento a las empresas Molfino, Sodecar y Rafaela Alimentos, quienes están terminando las obras para tratar los efluentes después de tres décadas de pasivo ambiental, pero con un retraso de la última citada. -¿La empresa que apeló fue Rafaela Alimentos? -Sí, apeló la defensa técnica de los particulares que están en la dirección de la empresa Rafaela Alimentos. -En los tres casos son multas que oscilan montos pequeños, ¿de cuánto sería? -El mayor es entre 7.500 y 8.000 pesos el particular que más va a tener que pagar. Acá lo importante que hay que señalar es que si bien los montos son ínfimos, teniendo en cuenta el volumen económico que manejan las empresas, hay algunas cuestiones que hay que resaltar: primero se sancionó personalmente al directorio de las empresas, ya que la empresa como entidad jurídica no puede ser sancionada penalmente, pero los directores, los responsables, los gerentes fueron sancionados penalmente y esto es importante. Además, es una sanción que va al prontuario de las personas y me parece que es un paso adelante: de la nada a tener esto y a partir de ahora generar para futuro. -Desde el punto de vista técnico no se considera un delito sino una falta, ¿habría que modificar la legislación? -Como delito está previsto cuando la contaminación afecta a las personas, pero cuando solamente afecta al medio ambiente es una falta. Acá lo que hay que ver o sería importante tener es la posibilidad de una reforma de las leyes nacionales con respecto al cuidado del medio ambiente. Ya hay una nueva ley sancionada hace poco tiempo en donde hay bastante protección, son principios generales, cómo interpretar las normas y los comportamientos para el cuidado del medio ambiente. Desde que empezamos con esta tarea desde la comuna para hacer este reclamo y a llamar la atención de la gente, hasta hoy vemos que tanto la legislación como el juez que intervino y los entes públicos, van evolucionando en la protección del medio. Creo que nos falta muchísimo, recién estamos en el 10% de la tarea que nos toca realizar, pero estamos caminando, cosa que antes no se hacía. Me parece que es positiva la idiosincracia que se va creando en la gente tanto a nivel nacional como a nivel provincial, presionando a la secretaría de Medio Ambiente para que tome las cartas en el asunto e insista a las empresas para que termine las obras que han iniciado.

Detalles del fallo

La demanda judicial se había iniciado el 12 de setiembre de 2002 y fue tramitada en el Juzgado de Faltas a cargo del doctor Ferrer, reclamando “la probable comisión de una contravención, falta o infracción – atentado contra los ecosistemas y contaminación de recursos hídricos- que afectan las aguas y el territorio de nuestras localidades”. En el mes de abril último, Ferrer condenó a las empresas Rafaela Alimentos, Molfino y Sodecar, y en forma personal a los directivos y responsables del volcamiento contaminante producido por estas empresas. Además, los denunciantes realizaron ocho presentaciones más en el que explicaron que la situación de contaminación existente se originó por el uso irracional de los recursos natulares (particularmente, el fluvial), provocado por el vertimiento constante de desechos tóxicos producido por curtiembre, empresas lácteas, papeleras y criadores de animales de la ciudad de Rafaela. El problema reside en que las industrias rafaelinas vierten sus residuos considerados peligrosos sobre las canales de desagües pluviales norte y sur, cuyos cauces desembocan en aguas que cursan las localidades de los denunciantes. En este contexto, hay que decir que las empresas Molfino y Sodecar ya terminaron las obras de tratamiento de los efluentes y Rafaela Alimentos tenía previsto para abril de 2006, pero tiene un atraso de dos meses.

Delitos

Durante los meses de mayo de 2003 a junio del año 2005 se desarrolló el seminario jurídico “Hacia la creación de los delitos contra el ambiente natural”, a cargo del doctor Fernando Gentile, en el Departamento Académico Rafaela de la Universidad Católica de Santiago del Estero, cuyo objetivo final consistió en la elaboración de un anteproyecto de ley penal.

Emilio Grande (h.)

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*