Se cumplen 100 años del comienzo de la Recova

La Comisión de Fomento autorizó la construcción de la galería en la primera cuadra de calle 9 de Julio, debiendo tener 3 metros de ancho, conservar las formas estáticas y el material empleado ser de primera calidad.

Por Emilio Grande (h.)

Compartir:

El 9 de junio de 1909 la Comisión de Fomento -con las firmas de Pedro Avanthay, presidente, y Camilo Simonetta, secretario- autorizó a Faustino Ripamonti la construcción de una galería de acuerdo con el plano presentado (había solicitado el permiso de construcción el 4 de junio de ese año), debiendo tener un ancho mínimo de 3 metros contados desde la pared del edificio que ocupaba la casa de ramos generales. La construcción debió conservar las formas estéticas especificadas en el plano y el material empleado debía ser de primera calidad. Se trata del primero y único pórtico en nuestra ciudad -en la Región del Piemonte la ciudad de Torino está rodeada de numerosas recovas de material- que debió estar a la altura de la citada casa tradicional, que tenía amplitud en sus salones y excelente iluminación procedente de sus techos. Esta hermosa construcción vino a apuntalar el edificio de ramos generales de la familia Ripamonti -en 1888 inició sus actividades- y engalanar al paseo principal: la plaza 25 de Mayo. La galería -ubicada en la primera cuadra de 9 de Julio- fue sólida por muchos años -la que todavía se conserva pero no en buen estado-, siendo de singular atracción para los rafaelinos y los visitantes de todas las épocas. Entre 1894 y 1897 fue construida la primera casa de dos plantas que tuvo Rafaela, ubicada en calle 9 de Julio frente a la plaza, contigua al almacén de ramos generales. En 1903 Faustino Ripamonti la adquirió, introduciéndole algunas reformas en base a un estilo italianizante, guardando relación con la construcción comercial.

RAMOS GENERALES

Como consecuencia del flujo inmigratorio en la provincia de Santa Fe, también se multiplicó la cantidad de comercios, entre ellos los almacenes de ramos generales. Estos últimos ayudaron al crecimiento de la región. En Rafaela el nombre de Faustino Ripamonti Limitada fue sinónimo de “almacén de ramos generales”, que vendía al colono las herramientas de trabajo, alimentos, vestimenta, pagando con el producido de las cosechas. En este sentido, la palabra empeñada tenía un valor superlativo al ser el único comprobante de esa época. Más tarde, al comerciante le interesó competir con las fondas de ese entonces, construyendo un espacio para que la gente pudiera almorzar. Así el espíritu de la recova Ripamonti fue confeccionada con ese fin y proteger del sol y la lluvia a quienes concurrían a su negocio, ubicando largas mesas para “hacer sociales”. Los comensales podían degustar fuentes de queso, fiambres, aceitunas, sardinas, anchoas y pan fresco. La actividad comercial de esta tradicional firma se desarrolló durante varias décadas hasta su cierre definitivo en 1973 debido a problemas económico-financieros. Los herederos de Ripamonti donaron el 6 de noviembre de 1980 la galería -junto con una suma de dinero para su restauración- a la Municipalidad de Rafaela con el objetivo de conservarla como lugar histórico. Hace unos años el gobierno provincial declaró patrimonio histórico a la recova, el inmueble ubicado en 9 de Julio y Belgrano y la casona Ripamonti sobre 9 de Julio. En este contexto hay que recordar el proyecto para construir un hotel en el inmueble pegado a la Recova, contando con un dictamen favorable de la Comisión de Patrimonio Urbano que luego fue presentado al Municipio para su aprobación. Por estos días se estuvo cavando en el ex almacén encontrándose algunos túneles que podrían haber comunicado con otros lugares.

Emilio Grande (h.)

Fuentes: La Opinión, revistas “50 años”, 1971 y “75 años en el corazón de la ciudad”, 1996; Stoffel, Leticia, “Ripamonti, un hito en la historia de los comerciantes de la pampa gringa”, 1994; Escuela de Comercio “Mario R. Vecchioli” de Rafaela, Proyecto: optativa de historia, “En Torno al entorno”.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*