Restaurando nuestra alma: sembrando semillas de fe

Por María Inés Adorni.- Nuestra esencia de vida es el amor, el amor al prójimo, el dar. Queridos amigos, a veces nos hacemos una pregunta… ¿para qué venimos a este mundo?

Venimos a conocernos. Venimos a aprender y a desaprender. A perdonar y a sanar. Venimos a amar. Venimos a ser felices. Venimos a aportar. Todos venimos a este mundo a dejar nuestro granito de arena, a sembrar, a devolverle a la tierra, a enseñar, a liderar, a trabajar, a sentirnos útiles. A sentirnos útiles nos llena de vida. Venimos a cumplir una misión. Venimos a dejar un legado. En este mundo estamos para sobresalir.

Quería contarles algo muy lindo y un ejemplo de vida. Se llama Laura Varela, responsable de la Asociación Civil Manzanitas. Es un comedor nocturno comunitario que funciona de lunes a viernes, en donde concurren chicos del barrio: los lunes, miércoles y viernes se les da de cenar, y los martes y jueves se les da la merienda, también tienen la escuelita de fútbol.

El comedor funciona en el domicilio de Laura, calle Monseñor José Marozzi 2550 del barrio 2 de Abril, desde el año 2016.

Dan de cenar a 110 chicos del barrio, el comedor fue creado con el fin de ayudar a salir de las calles a los niños, ya que ellos estaban hasta altas horas de la noche, a veces hasta sin cenar y junto a la escuela de fútbol “los ayudamos a ellos que se distraigan y disfruten de su infancia”.

Me comenta Laura que están realizando una campaña de socios, para poder comprar un freezer, bancos para que los chicos puedan sentarse a cenar.

Les pido a la comunidad que los ayude, yo como docente y restauradora me ofrezco para darles talleres a los chicos taller de arte terapia y a los padres de oficio. Contacto comedor Manzanitas 3492-278359.

Como enseñanza de vida, nos corresponde ayudar al prójimo, a nuestro hermano, tendiéndole una mano, y así el amor cambiará nuestros corazones y estoy muy segura que cuando demos ese granito de arena nuestro corazón será muy feliz, como decía nuestra Santa Madre Teresa de Calcuta, “dar hasta que duela”. Bendiciones. Sembrando semillas de fe.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*