Restaurando nuestra alma: a mi mamá María

Por María Inés Adorni.- Quiero decirles que sean felices, rogarles que lo sean, quiero pedirles que lo sean que no escatimen esfuerzo en serlo, que luchen para serlo, que nunca bajen los brazos, si lo que se está esperando es la felicidad, para eso hemos venido a este mundo, para ser felices.

Permítanme agradecerles porque soy muy feliz de que están allí mis queridos lectores.

Ave María, eres la madre del amor,

Por ti hoy se eleva mi plegaria,

Por ti mi canto es una oración.

Eres luz en medio de la oscuridad, me iluminas con tu bondad,

Y en tus ojos encuentro paz.

Sin ti soy un niño indefenso en medio de la tempestad

y hoy aquí madre del alma, rogamos por toda la humanidad.

Ave María.

Ave María, eres la madre del amor.

Por ti elevo mi plegaria, pidiéndote por un mundo mejor,

Eres tu consuelo para mi dolor, mi camino eres tu corazón,

Sin ti la vida es un abismo, sin ti no hay esperanza ni fe, y hoy aquí Madre del alma

Estamos todos venerándote, Ave María.

Con tu amor, Ave María. Feliz día de las madres.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*