Reinauguran el templo de la Iglesia Bautista

Por Emilio Grande (h.).- En la tarde-noche de ayer se realizó la reinauguración del templo de la Iglesia Evangélica Bautista “La casa del Padre”, ubicado en calle Alem 444, ante la presencia de autoridades y más de 400 miembros de la citada comunidad religiosa. En la oportunidad, el pastor Carlos Terranova expresó fuera del templo que “estamos emocionados porque es una noche soñada y es un milagro con el aporte de los voluntarios… la alegría de un clásico es pasajera, dura hasta el próximo clásico; en cambio esta es una alegría que perdura para siempre”, parafraseando al resultado del partido de ayer (Boca 1-River 3). Después vino el tradicional corte de cintas, el ingreso de la gente en el flamante templo, entre las autoridades estuvieron el intendente Luis Castellano, los concejales Jorge Muriel, Natalia Enrico y Lisandro Mársico, funcionarios municipales, representantes de esta obra en Sunchales, Lehmann y Esperanza, y de otras iglesias evangélicas de nuestra ciudad. Ya adentro se vivieron momentos de alabanzas con canciones a cargo del grupo musical propio, sumado a las palabras de Terranova, su esposa Elvira y los co-pastores Mónica y Carlos, señalando el poder de Dios en el obrar de esta Iglesia a través de la generosidad de sus integrantes, el amor y la fidelidad de Dios que permanecen para siempre: “cuán grande es Dios…”, se cantaba y se podía leer en los textos reflejados en las paredes. También fue entonado el Himno Nacional. “El templo había quedado chico y hace unos 7 años habíamos soñado con su ampliación, tirando abajo una pared y tinglado, siendo agrandado a 22m x 8,5m, con lo cual el salón pasó de 300 m3 a 500 m3; se hicieron pilotes de 14 m de profundidad”, destacó Terranova (hace 13 años que está en Rafaela) ante la consulta de este cronista. Construyeron nuevos el portón de ingreso, la plataforma de 60 m2, un púlpito para la predicación, 2 aulas y oficinas; sumado a la colocación de alfombrado, la iluminación LED, el sistema de sonido, consola y parlantes, más de 100 sillas, matafuegos, luces de emergencia, 4 aires acondicionados, estufas. “Se hizo todo a pulmón, con la mano de obra y el aporte del trabajo voluntario de profesionales: arquitecta, ingeniero, electricista, carpinteros, albañiles, pintores, entre otros”, agregó. El monto invertido rondaría más de un millón de pesos. Para concretar estas reformas, en los últimos seis meses hicieron las celebraciones de los domingos en el salón del Velódromo y otras actividades en las casas de familias. Los domingos a las 19 horas realizan la reunión general y los miércoles a las 20 una reunión de oración. Se trata de una de las expresiones evangélicas de esta Rafaela diversa en el plano religioso: se constituyó el 28 de noviembre de 1919 con el primer templo en Bolívar y Lamadrid. ¿De qué manera se puede trabajar en la unidad de los cristianos? Seguramente, el obrar del Espíritu Santo suscitará nuevos encuentros…

Fuente: diario La Opinión, 15 de mayo de 2017.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *