Reflexiones sobre la modernidad desde singular perspectiva

Por Carlos Solero.- El pensamiento del filósofo y sociólogo estadounidense Marshall Berman y del antropólogo belga Claude Levi Strauss.

El filósofo y sociólogo estadounidense Marshall Berman y el antropólogo de origen belga Claude Levi Strauss formularon, cada uno desde su singular perspectiva, una serie de reflexiones acerca de las sociedades de las que somos contemporáneos que merecen ser consideradas con atención. Resulta una ardua tarea descifrar las claves de un presente turbulento y por momentos sombrío, y ciertas ideas elaboradas por sendas alternativas resultan pertinentes y esclarecedoras.

Sociedades tan contradictorias en las que, contando con los medios materiales y un inmenso desarrollo científico tecnológico, aún persisten irritantes desigualdades y hasta un abismo entre una minoría que despilfarra, depreda el medioambiente, destruye ecosistemas y contamina y mayorías que padecen, sin acceder a lo elemental: tierras fértiles, agua potable, medicina curativa. Además, desde los centros de poder hegemónicos se predican como únicos caminos los que están poniendo a las especies, la humana incluida, al borde del colapso. Bien sabemos que no es así y que es preciso ir construyendo las herramientas de la emancipación integral.

Berman

Marshall Berman nació en el Bronx, en Manhattan, New York, Estados Unidos de Norteamérica en 1940. En 1982 irrumpió en la escena intelectual con un libro extraordinario titulado con una frase del Manifiesto Comunista de Marx y Engels: Todo lo sólido se desvanece en el aire. La experiencia de la modernidad.

Produjo en días agitados para la especie humana por la amenaza de nuevas guerras, además de los conflictos bélicos ya en curso. En jornadas con mensajes contradictorios que pretenden sostener la paz con la fuerza de más armas.

Marshall Berman murió paradójicamente el 11 de septiembre de 2013. Decimos que su muerte es paradojal pues ese día se cumplieron dos aniversarios muy significativos para la modernidad: cuarenta años del golpe de Estado encabezado por el general Pinochet en Chile contra el gobierno de Salvador Allende, y más de una década del impacto de los aviones contra las Torres Gemelas del World Trade Center en New York.

Con un modo originalísimo de pensar la sociedad, sus transformaciones y avatares, Berman nos brindó agudos análisis del devenir histórico, señalando las principales características del período histórico denominado “modernidad”.

En efecto, en su libro emblemático se analiza textos de magna importancia: El Fausto, de Goethe, el Manifiesto Comunista de 1848, los bulevares parisinos del Barón Haussmann para garantizar las circulación de mercancías y reprimir proletarios insumisos, la aparición de caminos y rutas asfaltadas con la invención, la evolución de la ciudad de San Petersburgo (Rusia), las autopistas de Mosses.

Marshall Berman no sólo es autor de libros fundamentales para la teoría social como Todo lo sólido se desvanece en el aire. Formuló agudas críticas a las sociedades del presente, desde una nueva perspectiva propia, sin apologías ni complacencias, señalando entre otras cosas la ambigua sensación de las mujeres y los hombres modernos de sentirnos así y poqué no también “antimodernos”.

Escribió también obras como La política de la autenticidad y Aventuras del marxismo.

Berman fue profesor de ciencia política en el City College de New York y enseñó a reflexionar filosófica y políticamente sobre urbanismo en City University de la metrópoli junto al río Hudson.

Marshall Berman ha partido al infinito con su excelsa humanidad, sin acartonamientos cientificistas, legando un inmenso bagaje de ideas-herramienta para construir una sociedad menos injusta. Sus libros son una clara expresión de un pensamiento potente y estimulante para continuar reflexionando.

Las reflexiones de Levi Strauss

Claude Levi Strauss fue uno de los titanes del pensamiento contemporáneo, siguiendo los versos del poeta anarquista Felipe Aldana podría decirse que fue uno de los hermanos mayores de nuestra especie, por su sabiduría y su amplitud de perspectivas. Ha sido uno de los grandes del pensamiento y la reflexión en la historia de las ciencias sociales. Impulsor fundamental de la corriente estructuralista, ensamblador de la reflexión lingüística, sociológica, antropológica y filosófica. Sus libros Estructuras elementales del parentesco, Tristes Trópicos, la maravillosa zaga las mitologías.

Bisagra extraordinaria entre la obra de Emile Durkheim, Ferdinand de Saussure, un personalísimo enfoque y una innovadora metodología de trabajo de campo. Originales y polémicos planteos que implican un giro copernicano en los estudios humanísticos.

Reflexivo, contundente en sus críticas al antihumanismo de la alienante sociedad burguesa. Incitador del respeto a los pueblos de las más diversas latitudes y sus culturas autóctonas.

En su libro La antropología frente a los problemas del mundo moderno, Levi Strauss, nacido en Bruselas (Bélgica) el 28 de noviembre de 1908 y muerto en París (Francia) el 30 de octubre de 2009, expresa entre otras reflexiones la siguiente: “La ciencia y la técnica han ampliado de manera prodigiosa nuestro conocimiento del mundo físico y biológico. Nos han dado un poder sobre la naturaleza que nadie hubiera podido sospechar hace tan sólo un siglo. Sin embargo, estamos comenzando a sopesar el precio que hemos debido pagar para obtenerlo. Se está planteando cada vez más la necesidad de saber si dichas conquistas no han tenido efectos deletéreos. Estas han puesto a disposición del hombre medios de destrucción masiva que, aun cuando no se utilicen, con su mera presencia amenazan la supervivencia de nuestra especie. De forma más insidiosa pero real, esta supervivencia también se ve amenazada por la escasez o contaminación de los bienes más esenciales: espacio, aire, agua, riqueza y diversidad de los recursos naturales”.

Un señalamiento como el antedicho merece un atento cuestionamiento a las estructuras fundamentales en que se cimientan las sociedades contemporáneas.

Fuente: elciudadanoweb, Rosario, Miércoles 2 de octubre de 2013.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*