Rafaela y su gente: Nelvio D. Lubatti

Es presidente del directorio de SA de Hacendados de Rafaela. Cuestiona las políticas del gobierno nacional al sector agropecuario.

Por Emilio Grande (h.)

Compartir:

El elegido de esta semana es Nelvio D. Lubatti quien nació en la zona rural de Villa Trinidad (departamento San Cristóbal) hace 75 años, cuyos padres se llamaban Juan Bautista y Ana Testa, teniendo un hermano Selenio, todos fallecidos. Realizó sus estudios primarios en la escuela N° 416 “Mariano Quiroga” de esa localidad y los secundarios en Rafaela, los dos primeros años en el Colegio San José que ante su cierre en 1949 tuvo que continuar en el Instituto Adscripto Escuela de Comercio de Rafaela (hoy EEM N° 429) que dependía de la escuela Domingo Silva de Santa Fe, viniendo sus profesores a tomar exámenes en ambas escuelas. Finalmente cursó la carrera de Contador público nacional en la Universidad Nacional del Litoral obteniendo el título de “Contador público y Perito partidor”. Empezó a trabajar como inspector en la Dirección General de Rentas en la capital provincial y siguió en Rafaela como jefe de la oficina de Rentas que funcionaba en calle Belgrano 175, recuerda en su despacho actual de la SA de Hacendados de Rafaela, firma que lo tentó para entrar a trabajar a fines de 1960. “Como se había jubilado el contador Eladio Vottero me convocaron y actualmente soy presidente del directorio de la empresa que se dedica a ser consignatario de hacienda con remates en distintos lugares”, menciona. Realiza remates en la Feria de avenida Brasil y Jorge Newbery todos los miércoles, en Humberto I cada 15 días y en Huanqueros cada 21 días, en algunos lugares puntuales y tiempo atrás en Santa Clara de Saguier. Este cronista le preguntó cómo influyen la sequía y la política gubernamental sobre el campo. “Las dos son negativas: la primera porque la actividad disminuye la producción de animales y alimentos y la otra porque hay menos ganadería y el productor se vuelca a la agricultura”, explicó. Puso como ejemplo que hay carne para consumo interno que proviene del animal liviano (vaquillona y novillo). “Como no son rentables en este momento a nadie le conviene invertir en animales que pesan entre 300 y 400 kg. Distinto es la cuota Hilton que es otro tipo de animales cuya media res sola de carne alcanza a 120 kilos”, sostiene.

FAMILIA Y SOCIEDAD

Se casó en enero de 1967 con Liliana Chatelet de cuyo matrimonio hicieron Daniel y Carina y luego vinieron 4 nietos (Belén, Gaspar, José, Lautaro y otro en camino para diciembre). “El matrimonio requiere una responsabilidad de convivir con otra persona y es un contrato conyugal y civil a respetar. Como dice el Evangelio no hay que mirar para atrás”, reflexiona. Quien esto escribe cursó la escuela primaria con su hijo Daniel en el Colegio San José, habiendo tenido juntos una experiencia periodística con apenas 11 años el 30 de agosto de 1978 durante el incendio de la tapicería Ludueña en bulevar Lehmann al 400. En la vida política participó en el Partido Demócrata Cristiano, llegando a ser fiscal de mesa en una elección. En lo religioso estuvo en la Acción Católica de la Catedral en los tiempos del párroco José Tacca. También participó en la comisión de la escuela granja Francisco Peretti (hoy con la modalidad de recuperación de adicciones en adolescentes). En un momento colaboró con el Centro de Empleados de Comercio de Rafaela.

Fuente: Emilio Grande (h.) en diario La Opinión de Rafaela, 20 de setiembre de 2009.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*