“Que los logros no impidan reconocer materias pendientes”

Así se expresó el obispo Franzini en su homilía de ayer en la Catedral, con motivo del 124 aniversario de Rafaela. También rezó por las nuevas autoridades legislativas y por la patria. Se inauguró la capilla del Santísimo Sacramento. Homenaje a Guillermo Lehmann.

Por Emilio Grande (h.)

Compartir:

“No quiero concluir esta homilía sin invitarlos a que recemos en esta celebración por todas las necesidades de nuestra ciudad. Para que siga creciendo en los valores que le dieron origen, para que sepa acoger e incluir a cuantos se acercan a ella, con espíritu solidario y responsabilidad social; para que sus logros y evidentes conquistas no le impidan reconocer sus «materias pendientes»”. Así se expresó monseñor Carlos Franzini durante la misa de ayer en la Catedral San Rafael con motivo del aniversario de Rafaela y de la fiesta patronal, ante la presencia de autoridades y numerosos feligreses. Se pueden hacer distintas interpretaciones entre las materias pendientes, pero hay algunas evidentes, por ejemplo la mayoría de la dirigencia mercantil e industrial no toma conciencia y le cuesta sumarse con inactividad en el cumpleaños de la ciudad -como se respeta en pueblos y grandes ciudades- y de varios comerciantes e industriales que abrieron ayer sus puertas, una mejor distribución de las riquezas con mejores sueldos y blanquear las sumas en negro tanto en la administración pública como en el sector privado, achicar la desocupación actual del 12% -más de 7 mil rafaelinos sin trabajo-, priorizar una pacífica y respetuosa convivencia entre los ciudadanos de distintas clases sociales, religiones y etnias, entre otras. Y agregó: “recemos por las autoridades legislativas que han sido elegidas por la ciudadanía ayer (por el domingo): que sepan cumplir con honestidad y espíritu realmente patriótico la alta misión que el pueblo les ha encomendado. Recemos también por nuestra patria para que se afiance en ella una auténtica democracia, con igualdad de posibilidades para todos, con capacidad de diálogo y disenso, superando la tentación de imponer el «pensamiento único», con respeto hacia las instituciones y creciente inclusión social”. En varias partes de su sermón hizo hincapié en la trascendencia religiosa. “No hay ámbito de la vida que quede ajeno a la dimensión religiosa: la vida familiar, el trabajo, el estudio; las opciones privadas, los actos públicos, la responsabilidad social y el compromiso ciudadano son «espacios religiosos» donde el creyente puede dar un legítimo culto a Dios, adorándolo en espíritu y verdad”, señaló. “De ello -continuó- fueron conscientes nuestros abuelos, aquellos gringos inmigrantes que hace 124 años pusieron las bases de lo que hoy es esta pujante ciudad de Rafaela (…) Nuestro desafío es hoy no descuidar la necesaria referencia al mundo de Dios, a la trascendencia, al sentido religioso de la vida”. Al inicio de la misa bendijo la capilla del Santísimo Sacramento ubicada al costado sureste de la Catedral: “Este templo es un testimonio elocuente porque nuestra fe, de hombres encarnados, necesita materializarse en diversas expresiones que no reemplazan al culto en espíritu y verdad sino que lo alimentan y estimulan. En este espacio material han nutrido su fe generaciones de rafaelinos que -como los fundadores- han sabido reconocer el valor plenificante y liberador de una fe vivida con madurez”. Y explicó el sentido de este nuevo lugar del templo mayor de la diócesis: “El «sagrario», según la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II, merece un espacio propio y destacado dentro de las iglesias, sobre todo cuando se trata de catedrales o de iglesias cuyas dimensiones lo permiten. Al terminar el año internacional de la eucaristía, como culminación de lo vivido en él y como memoria de este año de gracia, nuestra iglesia Catedral inaugura su capilla del Santísimo Sacramento. Esperamos que el Señor siga acogiendo y alimentando la fe de los rafaelinos, para ser cada día más auténticamente cristianos”. Al final de la celebración y en procesión con los sacerdotes concelebrantes, el obispo llevó el copón con las hostias consagradas hasta el sagrario reubicado en la nueva capilla, cuya obra estuvo a cargo de los profesionales Jorge Garrappa y Homero Ingaramo más el aporte económico de la gente.

Homenaje a Lehmann

Previamente, se realizó un homenaje a Guillermo Lehmann, el formador de la colonia Rafaela en 1881 a instancias de su empresa colonizadora, en el hall del edificio municipal por el mal tiempo. Estuvieron presentes el intendente Omar Perotti, Luis Castellano – presidente del Concejo-, Omar Vecchioli -titular de la Cámara de Apelaciones en lo Penal-, el senador Alcides Calvo, el diputado Ricardo Peirone, Hugo Jaime -subjefe de la UR V de Policía a cargo de la Jefatura-, Jorge Maina -secretario general de la CGT-, Cintia Levin – jefa de la Zona de Salud-, Beatriz Falchini -directora regional de Educación-, Graciela Balario -jefa de la ANSES-, funcionarios municipales, concejales, entre otros. Lucía Pautasso y Joaquín Dietz -alumnos de 2do. año del Polimodal de Humanidades y Ciencias Sociales de la escuela Joaquín Dopazo- evocaron la figura de Lehmann en la distribución de las tierras a través de la venta a los colonos, su actuación pública en Esperanza, destacando a su esposa Angela de la Casa. “La empresa de Lehmann ofrecía en Rafaela las tierras a menores precios que los de las colonias vecinas. Esto fue un atractivo para individuos o sociedades que procedían de colonias muy diversas, todas ellas dentro de los límites del entonces departamento Las Colonias”, destacaron. Durante el acto se colocó una ofrenda floral frente al monumento a Guillermo Lehmann, depositada por Perotti, Castellano, Jaime y el matrimonio alemán integrado por Anita y Sebastián Gretz, oriundos de Sigmaringendorf, pueblo natal de Lehmann.

Emilio Grande (h.)

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*