Qué hay detrás de la renuncia de Fidel Castro

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio Mitre Rafaela (FM 91,9) que conduce Emilio Grande (h.). ¿Será el comienzo de otra etapa en Cuba, con la recuperación de la democracia y de las libertades, conculcadas en los últimos 49 años por una dictadura unipersonal con sesgo marxista?

Compartir:

Después de casi medio siglo en el poder, Fidel Castro anunció que renuncia a la presidencia de Cuba por motivos de salud y abre interrogantes sobre el futuro, causando conmoción en el mundo político. El sucesor es su hermano Raúl, quien viene ejerciendo la presidencia provisionalmente desde que una enfermedad intestinal obligó a Fidel a traspasar el mando en julio de 2006. Raúl anunció cambios en la isla y que el sistema comunista debía rever sus métodos y corregir sus errores. La Casa Blanca afirmó que en el futuro inmediato no levantará el embargo económico vigente desde 1962, que fue impuesto como rechazo a la revolución comunista que llevó adelante Castro y el Che Guevara en 1959 contra la dictadura de Fulgencio Batista. Como hechos para destacar, quién puede negar los avances que se registraron en materia de salud, educación y cultura general de la mayoría de la población cubana si se compara con otras sociedades latinoamericanas, pero es un país con salarios que no superan los 20 dólares mensuales. Al mismo tiempo, hay que decir también el trato despiadado con toda persona que piensa diferente al régimen y actúa según sus principios, en una clara y flagrante violación a los derechos humanos. En este sentido, varios fueron los cubanos que se manifestaron públicamente en contra del gobierno comunista cubano en los últimos años como el cantante Silvio Rodríguez o también el caso de Hilda Molina (neurocirujana cubana disidente), quien no puede viajar a la Argentina para visitar a su hijo y conocer a sus dos nietos. Por este motivo, el papa Benedicto XVI invitó a la Iglesia cubana a trabajar por la “comprensión, misericordia y reconciliación” de Cuba en un mensaje divulgado con ocasión del décimo aniversario de la histórica visita de Juan Pablo II a la isla. El mensaje del Papa fue entregado por el número dos del Vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, quien llegó esta semana a Cuba. En este contexto, todavía resuena la histórica frase del papa polaco en su visita del 21 de enero de 1998 en La Habana: “Que Cuba se abra con todas sus magníficas posibilidades al mundo y que el mundo se abra a Cuba”. A decir verdad, estas palabras apuntan por un lado a que el gobierno cubano se abra con su economía al mundo y respete los derechos humanos, pero también para que el mundo, especialmente los Estados Unidos, deje atrás las heridas del pasado y levante el deplorable e injusto embargo que pesa sobre la isla. ¿Será el comienzo de otra etapa en Cuba, con la recuperación de la democracia y de las libertades, conculcadas en los últimos 49 años por una dictadura unipersonal con sesgo marxista?

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*