Príncipe jordano agradece al Papa su valentía moral

Palabras de Su Alteza Ghazi Bin Muhammed Bin Talal en el marco del viaje de Benedicto XVI a Tierra.

Por Mirko Testa (Jordania)

Compartir:

AMMÁN, sábado, 9 de mayo de 2009 (ZENIT.org).- Una de las personalidades más importantes en el mundo del diálogo interreligioso, el príncipe Ghazi Bin Muhammed Bin Talal, primo y consejero del rey de Jordania, destacó la “valentía moral” de Benedicto XVI, tras su visita a la mezquita.

El presidente del Instituto ‘al-Bayt para el Pensamiento Islámico, fue el promotor de una carta firmada originalmente por 138 sabios musulmanes, dirigida a los líderes de las Iglesias cristianas, con el título “Una palabra común entre vosotros y nosotros”, tras el discurso que el Papa pronunció en Ratisbona en septiembre de 2006.

Esa carta ha dado origen al Foro Católico-Musulmán que surgió en Roma en noviembre pasado, con el apoyo de Benedicto XVI.

El príncipe dirigió un profundo y amplio discurso en inglés en el que consideró que con esa visita a la mezquita Al-Hussein Bin Talal, inaugurada en abril de 2006, transmitía “un claro mensaje sobre la necesidad de armonía y respeto recíproco entre las religiones del mundo contemporáneo”.

El príncipe Ghazi expresó luego su aprecio por las palabras de aclaración que el Papa pronunció tras la conferencia de pronunciada en la Universidad de Ratisbona, que había suscitado fuertes protestas en el mundo islámico.

Además, entre los pasos que el pontífice ha dado en el camino del diálogo, alabó la audiencia que concedió en noviembre de 2007, por primera vez en la historia de un Papa, a un rey de Arabia Saudí, Su Majestad Abdalá bin Abdulaziz Al Saud.

Su Alteza Real alabó la contribución de la comunidad cristiana a Jordania y afirmó que los cristianos del país “han contribuido incansable y patrióticamente a la construcción de Jordania”.

Deseó que este “espíritu único de Jordania” pueda ser tomado como modelo en todo el resto del mundo, especialmente en zonas como Mindanao, en Filipinas, y en países subsaharianos donde las “minorías musulmanas son sometidas a duras presiones por parte de las mayorías cristianas, así como en otros lugares donde sucede lo contrario”.

El príncipe concluyó acogiendo al Papa como “guía espiritual”, sucesor de Pedro, “cuyo pontificado ha estado marcado por la valentía moral para hablar y actuar en conciencia más allá de las modas del momento”.

Para Ghazi Bin Muhammed Bin Talal el Papa es un “líder mundial” a la hora de afrontar “las cuestiones principales” ligadas a la actualidad y la ética; y al mismo tiempo un “simple peregrino de paz que ha venido con humildad y mansedumbre”.

Por Mirko Testa

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*