Preocupante situación en la Universidad Nacional de Rafaela

El pasado 14 de julio, encontrándose afectada al receso invernal, la comunidad de la Universidad Nacional de Rafaela tomó conocimiento por vías extraoficiales del desplazamiento de Dr. Oscar Madoery, rector organizador que planificara y llevara a cabo el Plan Institucional vigente a la fecha, aprobado por la Comisión Nacional de Evaluación Universitaria. La medida referida en diario local -en ese entonces aún ausente del Boletín Oficial- se trata de la resolución 865/16 del Ministerio de Educación, firmada por el ministro Esteban Bullrich, según la cual se designa a Rubén Ascúa nuevo rector de laUniversidad Nacional de Rafaela. Ante tal avasallamiento institucional y la falta de razones y argumentos que sustenten la medida, los claustros universitarios se congregaron en Asamblea. Por votación unánime se resolvió declararse en estado de alerta y movilización; exigir, mediante carta formal al ministro Bullrich, se dé a conocer los motivos de la resolución y, en caso de ser éstos insuficientes, se revise la medida. Como parte del plan de acción de la Asamblea también se llevó a cabo una clase pública en las inmediaciones de la Universidad con la consigna “Defendamos la universidad pública, gratuita, inclusiva y de calidad”. La convocatoria, que reunió alrededor de doscientas personas, planteó la educación superior como derecho adquirido y la necesidad de la autonomía universitaria para la construcción de universidades democráticas. El lunes 1 de agosto, representantes estudiantiles elegidos en Asamblea presentaron al rector Ascúa un petitorio en el cual se le requiere convoque explícitamente y por vías institucionales a una reunión a toda la comunidad universitaria. Los delegados estudiantiles que presentaron el escrito fueron atendidos por funcionarios de la universidad –luego de treinta minutos en que, destrato mediante, nadie les recibiera el documento-, pero aún no se les ha asignado un número de expediente en mesa de entrada. Ascúa, contador y economista fuertemente vinculado al senador Omar Perotti, quien aún no se ha presentado formalmente ante estudiantes y docentes, es cuestionado por referirse a las carreras como “productos” y a los estudiantes como “clientes”, en entrevistas realizadas para la prensa local. Además, presenta un dudoso currículum, en cual figura entre sus logros académicos un PhD otorgado por la Pacific Western University, entidad no acreditada en los Estados Unidos y denunciada por la General Accounting Office (GAO) ante la cámara alta del Congreso norteamericano. A este panorama se suman (sin argumentos sólidos, excusadas en la promoción de figuras locales) groseras manipulaciones de documentación en las designaciones de docentes. Esta situación desvincula de la UNRA a profesionales e investigadores de altísimo prestigio académico a nivel nacional, lo cual afecta en detrimento de la calidad educativa y pone en riesgo propuestas académicas que ya estaban consideradas en la gestión anterior, como el primer Instituto de Investigaciones Metodológicas del país y algunos “Seminarios UNRA”. Finalmente, la situación se ve agravada por el silenciamiento de los medios locales, por lo que la Asamblea Interclaustro de la UNRA publica sus comunicados en su página de Facebook UNRA para Todos.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *