Preocupación por los fondos de las AFJP

Se trata del editorial del programa radial “Sábado 100” que conduce Emilio Grande (h.) por Mitre Rafaela (FM 91,9). El Gobierno desconoce la voluntad de la mayoría de los afiliados de las AFJP que decidieron quedarse en este sistema. ¿Por qué hay tanto apuro en aprobar esta ley? ¿Será porque el 2009 es un año electoral y hace falta dinero para la caja?

Compartir:

Todo indicaría que el proyecto oficialista del traspaso de los fondos de las AFJP al sistema de reparto va camino a concretarse. Ya tiene media sanción de la Cámara de Diputados y dentro de unos días será tratado en Senadores. Sin tomar en cuenta las duras advertencias del defensor del pueblo de la Nación, Eduardo Mondino, sobre la incapacidad de la Anses para administrar los más de 90.000 millones de pesos que recibirá de las AFJP, el kirchnerismo del Senado firmó el dictamen al proyecto de reforma del sistema previsional argentino. “La Anses es un organismo absolutamente ineficiente, que no reúne las condiciones para resolver cuestiones mínimas como la atención telefónica al público”, sentenció Mondino para justificar su propuesta de crear un banco público que administre “con seguridad jurídica y transparencia” los fondos que recibirá el Estado con la aprobación del proyecto de la Casa Rosada. El economista Javier González Fraga expresó que “hoy la Anses ni siquiera resiste una auditoría porque no tiene la contabilidad al día”. El ex presidente del Banco Central en el gobierno de Raúl Alfonsín también cuestionó la “oportunidad” de la reforma. “No hubiera elegido octubre de 2008, en medio de la crisis, para presentar este proyecto”, afirmó González Fraga, quien dijo que el anuncio del Gobierno de eliminar la jubilación privada provocó “una caída del 6% en los depósitos y una fuga de capitales de 4000 millones de dólares”. En esta misma línea, el periodista Joaquín Morales Solá escribió en diario La Nación que hubo una fuga de capitales del orden de los 3500 millones de dólares desde que se anunció la estatización de los fondos privados de pensión. Ya se habían ido 8000 millones de dólares durante la crisis con el campo. Dos conflictos provocados por el Gobierno sacaron del sistema cerca de 12.000 millones de dólares en apenas 7 meses. El Banco Central debió jugar 500 millones de dólares en un día para sostener el valor del peso. En esa faena para sofocar la intensa desconfianza social que se refugia en el dólar, la autoridad financiera ya usó 2000 millones de dólares de las reservas desde que se anunció el fin de las AFJP. Dos poderes del Estado, el Ejecutivo y el Legislativo, han ignorado la opinión del 80 por ciento de los aportantes al sistema de jubilaciones, que hace un año decidieron quedarse en las entidades privadas. Quizá no lo hicieron porque las hayan considerado mucho mejores, sino sólo el mal menor. Pero fue así y no de otro modo. Para la política importó más la ideología que la voluntad de los propietarios de los ahorros. El Gobierno desconoce la voluntad de la mayoría de los afiliados de las AFJP que decidieron quedarse en este sistema. ¿Por qué hay tanto apuro en aprobar esta ley? ¿Será porque el 2009 es un año electoral y hace falta dinero para la caja?

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*