Por romper farolas no podrá salir de su casa

La Jueza de Menores dispuso que un chico de 10 años que estaba rompiendo farolas del alumbrado público con una gomera deberá quedarse en su casa durante quince días y no podrá salir de la misma salvo que lo haga en compañía de un mayor. La misma medida se aplicó a otros menores que hirieron a una persona con un rifle de aire comprimido.

Compartir:

En lo que significa un fallo ejemplificador que pone especial énfasis en la necesidad de aportar responsabilidad y resguardo a los menores por sus actos, la Jueza Liliana Spaggiari dispuso que un chico de diez años que fue sorprendido por la policía mientras disparaba su “gomera” u “honda” hacia farolas del alumbrado público -que destruía- no pueda salir de su casa por el término de quince días, salvo que lo haga a cargo de un mayor. La medida, que debe ser considerada como un hecho puntualmente auspicioso, se anexa a otra similar tomada por la misma magistrada con otros menores que hirieron a una persona mientras disparaban casi a mansalva un rifle de aire comprimido en la vía pública. En cuanto al primero de los casos, todo se inició cuando la policía que estaba custodiando los comicios durante la jornada del domingo logró aprehender a un menor de 10 años que en la zona aledaña de la escuela Paul Harris (barrios Barranquitas y Villa Dominga) disparaba con su “gomera” proyectiles contundentes contra las farolas del alumbrado público y -expresa el informe policial oficial- a los servidores públicos encargados de la seguridad. El chico fue llevado a la comisaría 13 y en el mismo instante se notificó a la jueza de Menores quien, luego de interiorizarse de los detalles del tema, dispuso la medida antes mencionada.

Con un rifle de aire comprimido

El otro caso involucra a seis menores de edad, quienes hirieron a un circunstancial paseante con un rifle de aire comprimido. Todo se inició cuando integrantes del Comando Radioeléctrico se hallaban realizando recorridas por distintos sectores de la ciudad, al pasar por calle J.V. González, entre Edison y Champagnat, observaron a unos menores que tenían en su poder un rifle de aire comprimido, con el que momento antes habían lesionado a una persona la cual se dirigió al hospital local para su atención. Con este antecedente, los policías procedieron a la detención en carácter de comunicados de seis menores, todos ellos afincados en nuestro medio. Al ser interrogados sobre el hecho, uno de ellos manifestó que se hallaban cazando pajaritos en el lugar, y que se les escapó un disparo del arma, la cual fue secuestrada. Este tipo de armas, considerada de “uso civil” y sin registro específico por parte de las autoridades suele ser de calibre cuatro y medio o cinco y medio, consistiendo sus proyectiles en diseños de plomo, huecos, que no son mortales en la mayoría de los casos, pero que puede causar serias lesiones según la parte del cuerpo humano en que impacte, hecho sobre lo cual hay reiterados antecedentes. Prosiguiendo con la investigación, se estableció que la persona que había resultado herida era Carlos Gerardo Alberini, de 19 años, quien presenta lesiones leves. Impuesta de la novedad, la Jueza de Menores adoptó una actitud similar a la anterior, comunicando a los progenitores de los menores que los mismos deberán permanecer obligatoriamente en sus domicilios por el tiempo de 15 días, pudiendo salir a la vía pública únicamente acompañados por una persona mayor de edad.

Fuente: diario La Opinión, Rafaela, 9 de agosto de 2005.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*