Polémico subsidio por hijo de 180 pesos

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio Mitre Rafaela (FM 91,9) que conduce Emilio Grande (h.). Los fondos provienen de la ANSES, pero a los pobres jubilados que aportaron toda la vida están cobrando la mínima de 827 pesos, viviendo como indigentes.

Compartir:

En respuesta a reclamos de la oposición y de la Iglesia Católica, la presidenta Cristina Kirchner anunció hace unos días el pago de una asignación de 180 pesos mensuales a todos los menores de 18 años que no perciban beneficios, y de por vida para discapacitados, en un plan que tendrá un costo fiscal cercano a los 10.000 millones de pesos anuales. Según el decreto firmado por la jefa de Estado y todo el Gabinete, el pago se hará por medio de una tarjeta magnética -se crearán cuentas en el Banco Nación- con fondos de la ANSeS engrosados a partir de los recursos procedentes del desaparecido sistema jubilatorio privado. Tanto la Iglesia como diversos sectores de la oposición y el gremialismo venían reclamando la puesta en marcha de un subsidio universal para todos aquellos menores pertenecientes a hogares pobres. Si bien la medida fue anunciada como de carácter “universal”, no abarca a aquellos padres cuyos hijos reciben un subsidio similar y tampoco a empleados en blanco, y sólo se entregará un máximo de cinco asignaciones por familia. Desocupados y trabajadores informales recibirán el mismo beneficio que obtienen los trabajadores en blanco, según anunció la mandataria en el acto realizado en Casa Rosada. “El que piense que con esto se erradica la pobreza, está mintiendo”, aclaró la Presidenta, y destacó que sólo el trabajo genuino y “decente” soluciona ese problema. Al realizar el anuncio, Cristina dijo que el Gobierno revisó los proyectos de ley presentados para crear la asignación universal y dispuso implementarla con fondos de la ANSeS, ya que está en contra de la creación de nuevos impuestos en el actual contexto. “Este es el sistema más redistributivo y más justo, porque paga por cada uno de los hijos, sin distinción”, consideró Cristina, y agregó que “el trabajo decente es el único instrumento para combatir y erradicar la pobreza”. A decir verdad, el Gobierno empieza a reconocer el aumento de la pobreza estimada entre el 30 y 40% de la población, pero también hay varias cosas cuestionables de esta decisión política. No incluye a todos los menores de 18 años, teniendo en cuenta que el costo de vida no alcanza solamente con un sueldo en blanco, hay padres que tienen dos y tres trabajos para llegar a fin de mes. Otro elemento es el origen de los fondos: provienen de la ANSES, pero a los pobres jubilados que aportaron toda la vida están cobrando la mínima de 827 pesos, viviendo como indigentes. Por último este proyecto tiene que pasar por el Congreso para que ambas cámaras propongan mejoras pensando en el bien común de la comunidad.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*