Piden la castración masiva de perros y gatos para evitar la superpoblación

Este fue el planteo de representantes de ONGs locales en la reunión con los concejales. Hay un proyecto presentado por Juan Senn para crear un sistema de atención primaria, que está en comisión. Estiman que hay más de 50.000 mascotas en Rafaela.

Compartir:

Por Emilio Grande (h.).- En la mañana de hoy se realizó una reunión en la sala de sesiones del Concejo Municipal en el que participaron la mayoría de los ediles y representantes de las ONGs locales, entre ellas ARPA, El Amparo, Adapa, Colitas Felices e independientes.

En la oportunidad, los visitantes plantearon una castración masiva de perros y gatos para evitar la superpoblación, estimándose que hay 1 animal por cada 2 personas, es decir más de 50.000 mascotas en nuestra ciudad, en el contexto del proyecto presentado por Juan Senn para crear un sistema de atención primaria, que se encuentra actualmente en comisión.

Ante la consulta de este cronista, el presidente del cuerpo legislativo Germán Bottero expresó que “hubo consenso para avanzar en el tratamiento de la problemática de perros y gatos, como una temática de salud pública debido a la sobrepoblación de estos animales y la falta de castración masiva. Manifestaron algunos desajustes en el Ejecutivo porque hoy está carente de un referente de dirección, apuntando a una atención primaria en salud para pequeños animales”.

Y agregó: “de nuestra parte seguiremos conversando con funcionarios municipales porque hay un lugar que no está funcionando y depende de la Subsecretaría de Salud, según lo que contaron, y también con integrantes del Círculo de Veterinarios porque quieren ser escuchados sobre la salud animal y cómo atiende el Estado esta problemática”.

Por su parte, Senn opinó que “la reunión giró en torno a la propuesta de crear un sistema de la atención primaria de perros y gatos. Es necesario contar con un sistema de castración masiva y eficaz para trabajar en prevención y así evitar la sobrepoblación de perros y gatos, entendiendo que la salud también incluye a estos animales que está previsto en tratados internacionales y leyes”.

“Quedó claro -continuó- que este sistema de atención primaria del Estado no atentaría contra el trabajo de los veterinarios. En las ciudades que avanzaron con un sistema de atención primaria incrementaron el trabajo de los privados porque va de la mano con una concientización ciudadana para que el animal esté castrado y sea cuidado, que no incluye intervenciones quirúrgicas y otros estudios en la atención primaria. Este proyecto está sujeto a modificaciones para que salga consensuado, no atente contra los intereses de ningún sector y en pos del beneficio de los animales”.

Mirada proteccionista

Finalmente, también consultó a María de Ponti de ARPA: “la importancia de solucionar las irregularidades y los graves problemas en el servicio de castraciones masivas. Para que no haya sobrepoblación de animales va de la mano con la atención primaria de la salud de perros y gatos para abordar eficientemente la salud pública, que incluye a los animales y a las familias que conviven con ellos”.

Esta situación no solamente se observa en los barrios periféricos sino también en otros sectores de la ciudad las insuficientes castraciones. “Esto va sumado a la presencia de sarna, pulgas y garrapatas, observándose lesiones de piel en los chicos. Hay que proteger la salud de perros y gatos como también la salud de las familias afectadas”, destacó.

En otra parte, De Ponti señaló: “también charlamos de los 44 focos de gatos identificados en la ciudad por insuficiencia de las castraciones y de los casos de murciélagos detectados con rabia, muy cerca de esos focos, recordando que en junio una mujer murió de rabia arañada por un gato asilvestrado. Estamos en una situación de alto riesgo por una inminente epidemia de rabia y la única manera de controlarla es con las castraciones masivas para reducir la carga de animales, un servicio de atención primaria para ayudar a la prevención temprana de todas las zoonosis y la vacunación antirrábica”.

Aprovechó para contar cómo se ha beneficiado el sector privado en las localidades donde hace muchos años se prestan castraciones masivas y la atención primaria. “Está comprobado porque el sector público actúa como un gran derivador del sector privado, beneficiándose la comunidad, el Municipio logra con su función de proteger la salud pública y se hace lo complementario en el sector privado”, concluyó.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*