Perotti privilegia el poder sobre los reclamos del campo

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio Mitre Rafaela (FM 91,9) que conduce Emilio Grande (h.). Está claro que el intendente Perotti privilegia sus ansias de poder a cambio de la “caja kirchnerista”, olvidándose de su reciente pasado productivo. Es llamativo que no haya sido entrevistado por los medios nacionales sobre este conflicto, ya que opinaron intendentes de ciudades más pequeñas.

Compartir:

Tarde o temprano cada uno va mostrando sus intenciones y objetivos personales. En el caso del intendente Omar Perotti se va aclarando con el paso del tiempo al privilegiar su obsesión por el poder a “cualquier precio” por encima de los intereses de la gente como es el reclamo de los productores, que contribuye a la economía zonal y nacional. Luego de ochenta días de conflicto entre el Gobierno y campo, el Partido Justicialista nacional conducido por Néstor Kirchner salió con los “tapones de punta” sin importar las consecuencias de la hora que vive la Argentina, emitiendo un documento -del que participó Perotti- y a decir verdad está fuera de contexto actual. Acusó al agro de “antidemocrático”, de tener “ánimo destituyente” y comparó la actitud del campo con los derrocamientos de 1930, 1955 y 1976. El contenido fue ratificado sin debate por los presentes y a pesar de las observaciones realizadas por algunos entre ellos el intendente Perotti –el único representante de la provincia Santa Fe- quien pidió “no confundir la actitud de quienes denunciamos con los pequeños y medianos productores que forman nuestros pueblos”, a decir verdad los miles de productores agropecuarios no tienen un “ánimo golpista” y “saltaron” a las calles y rutas del país para defenderse del espíritu confiscatorio del gobierno nacional y, al mismo tiempo, sin ánimo federal porque las retenciones no son coparticipables. Un ejemplo fue el acto masivo en Rosario sin “clientelismo político”. Si analizamos personalmente a Perotti proviene de una familia agropecuaria de la vecina localidad de Bella Italia, conoce de cerca los padecimientos de los productores no sólo por vivir en esta zona productiva sino porque fue ministro de la Producción de Obeid. El intendente Perotti tuvo un tibio acercamiento con los productores al recibirlos en el edificio municipal y al participar de un acto reciente en la vecina localidad de San Vicente, pero viene a la memoria la frase popular que dice “no se puede estar con Dios y con el diablo” y los Kirchner fomentan la dualidad “amigo-enemigo” como expuso en su momento el teórico Karl Schmidt. No se puede omitir la actitud del gobierno municipal en no autorizar el “encuentro por los valores y el trabajo” frente al monumento a Lehmann, demostrando “egoísmo político” y la excusa no fue por el tránsito a la hora de su realización, recordándose los numerosos actos institucionales, culturales, religiosos y deportivos que se hicieron en ese lugar. Los organizadores se equivocaron y debieron hacer tal actividad en otro lugar. Las críticas a Perotti se escuchan en distintos sectores sociales de la ciudad y daña la buena imagen que venía teniendo en la opinión pública. Está claro que el intendente privilegia sus ansias de poder a cambio de la “caja kirchnerista”, olvidándose de su reciente pasado productivo. Es llamativo que no haya sido entrevistado por los medios nacionales sobre este conflicto, ya que opinaron intendentes de ciudades más pequeñas.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*