¡Otra vez Santa Fe!

Por María Herminia Grande.- En Argentina no sólo los candidatos presidenciales “no son nítidos” como dice Beatriz Sarlo; tampoco parecen serlo algunos procesos electorales. Santa Fe otrora provincia que, junto a Mendoza fueran reservorios de calidad institucional, parece a la luz de los últimos acontecimientos, declinar. No es bueno que el principal garante de la transparencia institucional el gobernador Antonio Bonfatti, con el resultado de mesas testigos de su partido, haya festejado y dado como cierto un resultado electoral que al cierre de este análisis (lunes 15) presenta 104 telegramas ilegibles que representan 106.000 votos. La diferencia entre Lifschitz y Del Sel es de 2100 sufragios. Las elecciones como muchas cosas en la vida se ganan o se pierden por un voto. Eso es correcto. Ahora bien, cuando se produce como en Santa Fe la aparición de un terceto en la paridad política, es absolutamente necesario por la buena salud democrática, política e institucional de quien finalmente resulte ganador, que la ciudadanía tenga la certeza de la transparencia en el conteo final. Luego de ocurrido el exabrupto antes citado de proclamarse ganadores los candidatos del Frente, cuando al mismo tiempo los zócalos televisivos marcaban una diferencia de dos puntos a favor del candidato del PRO Miguel Del Sel; aparece la explicación del por qué, emparentada con “madrugar” la intención que habría tenido el candidato a presidente del PRO Mauricio Macri de hacer lo mismo. Tal vez esta “picardía” desechable desde la seriedad política no tenga el repudio que debiese, dado que Argentina no castiga transgresiones. ¿O acaso hasta al día de hoy no se festeja la mano de Dios de Maradona ante los ingleses?.
Si lo dicho anteriormente fuese la razón del festejo anticipado, pareciera que se borró con el codo lo que se escribió con la mano, Miguel Lifschitz, Antonio Bonfatti, Mónica Fein, manifestaron durante toda la campaña el abismo que había entre la manera de hacer y entendedor la política de un Del Sel al que se denigró por su falta de profesionalismo político; y ellos Un temor no menor a la hora de esclarecer el resultado final del escrutinio tiene que ver entre otras cosas con la gobernabilidad. Si Lifschitz termina siendo el gobernador de Santa Fe al igual que la intendente Monica Fein en Rosario, concitaron ambos un 30% de adhesión y un70% de desacuerdo. Deberán hacer del ejercicio del consenso, con propios y extraños, su mayor virtud. Obviamente que los otros dos candidatos también arriban a los mismos guarismos, pero ninguno de ellos llevan años de ejercicio de gobierno. Indudablemente el sistema electoral en vigencia en nuestra provincia deberá ser revisado oportuna mente dado que mi percepción en coincidencia con el Dr Rondina, es que “en una elección en que un candidato diferencia a otro con dos mil votos, esto se va a resolver por quien tenga los mejores técnicos y mejores expertos en el Tribunal Electoral” Otro detalle y no menor, tiene que ver con lo nacional, Santa Fe le muestra a Mauricio Macri que de haber realizado un acuerdo estratégico al igual que lo hizo en otras provincias con el Frente Renovador, habría ganado seguramente Rosario y la provincia. Me refiero al 13% obtenido por Alejandro Grandinetti en Rosario, realizando una excelente elección; y del 4…. de Cachi Martínez a nivel provincial. Seguramente la definición final de este escrutinio llevará varios días. Sucede que mientras tanto, el próximo sábado 20 de junio, vence el plazo para el cierre de listas de candidatos a diputados y senadores nacionales. El actual gobernador Bonfatti resultó ser el candidato más votado como cabeza de lista de diputados provinciales. Aseguró que ese, es su lugar pero, la necesidad a veces tiene cara de hereje, de lo contrario remitirse a los párrafos anteriores ¿no terminará siendo entonces el candidato a senador nacional del Socialismo? Claro que, su frente se presentará con lista corta. O sea no van pegados a ningún candidato a presidente de la nación. Por otro lado, la excelente performance de Omar Perotti lo ubica como candidato natural a este sitial, ahora bien ¿renunciará a la expectativa de pelear voto a voto en el intento de ser gobernador de su provincia?. Miguel Del Sel renunció a su banca de diputado para dedicarse de lleno a esta campaña electoral, por lo tanto estaría en condiciones de ocupar algunas de las candidaturas nacionales, pero está en la misma o quizá peor situación que Omar Perotti, dado que puede pelear el voto a voto por la gobernación santafesina desde una brecha más cercana. Por otro lado y sin irnos del tema, la Presidente estará este próximo sábado, día de la bandera en Rosario ¿incluirá en Santa Fe en las listas del Frente para la Victoria a su fiel servidor Agustín Rossi?. Si por alguna razón esto no ocurre, le decisión del sector político del ministro de Defensa es concurrir con lista propia. Los juegos del poder para permanecer en él existen desde que existe el Hombre. El tema es que además existen otros problemas que la política debe resolver y no lo está haciendo. Hace 60 años en nuestra querida Argentina el 60% de las muertes infantiles son por causas evitables. Lamentablemente hasta hoy, esta tendencia no se ha modificado porque no se han atacado las principales causas: la pobreza y la prevención. ¡El asesinato de pequeñas víctimas atrapadas por la droga y el narcotráfico siguen el camino de lo inevitable cuando la política podría torcer ese destino fatal! www.mariaherminiagrande.com.ar @mhgrande htpps://www.facebook.com/mgperiodismo

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *