Otra vez polémica por los resultados provinciales en Santa Fe

Se trata del editorial del programa «Sábado 100» por radio Sol Rafaela (FM 90,9) que conduce Emilio Grande (h.).- Como ocurriera en las elecciones primarias del 18 de abril pasado con sospechas sobre el escrutinio con un 10% de las mesas no escrutadas y una paridad entre los tres candidatos principales, en esta oportunidad sucedió algo muy similar. Además de una diferencia exigua de Lifschifz sobre Del Sel de apenas 2.200 votos sobre 2.500.000 de electores, otra vez hay interrogantes sobre el actual sistema electoral porque el domingo a la noche se cerró el escrutinio provisorio con el 95% de las mesas escrutadas, ¿cuál fue el motivo de no dar a conocer los resultados del resto 5%? En otras provincias y países hace tiempo que se implementó la boleta electrónica, ¿no será el momento ya para la provincia de Santa Fe? Al mismo tiempo, el candidato del PRO denunció que no coinciden los resultados de varios telegramas firmados por las autoridades de mesas con los datos cargados en la web provincial. En este contexto los partidos del Frente para la Victoria y el PRO pidieron la apertura de todas las urnas para hacer un conteo de la totalidad de los votos, lo que permitiría despejar todo tipo de dudas, pero no está permitido legalmente. De los tres candidatos para llegar a la gobernación el que más creció electoralmente fue el rafaelino Perotti, quien aumentó un 45% entre ambas elecciones, pasando de los 327 mil votos en las PASO a los 520.000, pero por ahora no le alcanza para ser el primero. Desde el domingo a la noche hasta el presente el candidato Frente Progresista y su entorno ya lo consideran el nuevo gobernador, pero me parece que se adelantan desmesuradamente porque ¿cuál es la seguridad de considerarse ganadores anticipadamente ante semejante paridad de votos? El escrutinio definitivo comenzó el miércoles pasado y hasta la semana que viene estaremos frente a la incertidumbre de quien será el verdadero ganador para gobernar Santa Fe durante los próximos cuatro años. En nuestra ciudad, como se preveía, volvió a ganar el intendente Luis Castellano con una diferencia de 20 puntos sobre Bonino, quedando más atrás Enrico. Pero para los concejales el electorado votó de manera equilibrada, obteniendo dos ediles el oficialismo (Bonafede y Garrappa), otros dos el PRO (Menossi y Visintini) y solamente uno el Frente Progresista (Mársico). Así, el nuevo cuerpo deliberativo estará compuesto por cuatro del PJ, tres del Frente Progresista y otros tres del PRO, pero de seguir presidente Bonafede habrá un triple empate de ediles, con la posibilidad de la oposición de presentar proyectos comunes y la urgencia del partido gobernante de negociar con los opositores. Se trata de un escenario político novedoso y desafiante.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *