Nueva estación terminal de ómnibus de Rafaela

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por Mitre Rafaela (FM 91,9) que conduce Emilio Grande (h.). Es una obra que se valorará en el tiempo más allá del rédito político que se quiera sacar.

Compartir:

Hace unos días fue inaugurada la nueva terminal de colectivos pegada al norte de avenida Zóbboli a la altura de avenida Salva, constituyendo motivo de alegría para los usuarios y los vecinos del lugar que ven ahora como el sector cambia de fisonomía, sumado al ensanche de la ruta 34. A decir verdad, es una obra imponente para la ciudad y que se pone a la altura de su crecimiento vertiginoso, reemplazando a la vieja estación de ómnibus en pleno centro que cumplió un ciclo desde que fue habilitada en 1971 hasta hace unos días, pero que quedaba chica en capacidad y operatividad para hacer los maniobras de los grandes colectivos. Buceando un poco en la historia reciente de Rafaela, hay que decir que el proyecto de la nueva terminal se inició durante la gestión municipal del intendente Ricardo Peirone hace unos 10 años en el marco del debate del Plan Estratégico para Rafaela (PER). Había varios lugares en danza: el ex predio de la Flor, frente al club Ferro, el Colegio de Arquitectos aconsejó el ex local de Grossi ubicado en la esquina de las rutas 34 y 70 al considerarlo estratégico para los colectivos, pero finalmente se decidió el actual emplazamiento perteneciente a Rafaela Alimentos que lo había transferido a la firma Niwol, pero hubo suspicacias de varios sectores en esta elección por dos motivos: lo bajo del terreno y cierto amiguismo con los vendedores. En lo concreto el Municipio empezó la construcción de la nueva terminal, fue afectado por la crisis de 2001-2002 y se reactivó luego hasta la culminación del mandato de Peirone hacia fines de 2003. Pero volvió Omar Perotti a la Intendencia y los celos y egoísmos políticos con su antecesor –que son del mismo partido político- llevaron a paralizar inexplicablemente la obra durante tres años. Por esto motivo se decidió que no se incluyera en los sucesivos presupuestos municipales con el objetivo de una inversión privada que se hizo esperar, hasta que llegó en 2007 a través del grupo Libertad de Rosario, pero el oficialismo municipal previamente incluyó un millón de pesos para obras de mantenimiento. La concesión es por 20 años y se puede renovar por otros 10 años. No hay que olvidar que la inundación de marzo de 2007 también afectó seriamente al predio de la nueva terminal como ocurrió con los barrios lindantes, por lo cual se incluyó dentro del pliego de licitación para efectuar una obra de desagüe en el lugar. La obra se terminó en noviembre de 2008, pero recién ahora se habilitó la nueva terminal para el bien de la ciudad más allá de algunas quejas por su ubicación –lejos de la comodidad del centro, pero en otras ciudades ocurre lo mismo- y también la puesta a punto de todos los servicios: boleterías, negocios comerciales, remises, taxis, minibuses. Es una obra que se valorará en el tiempo más allá del rédito político que se quiera sacar.

Compartir:

1 thought on “Nueva estación terminal de ómnibus de Rafaela

  1. muy buena la cronica de los hechos.- y es bueno recordar el pasado reciente de esta manera , para cuando sea historia , todo esté mas claro.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*