“No delegar a maestros lo que no se enseña en casa”

Esta fue una de las frases de Luis Landriscina quien expuso durante el encuentro diocesano de familias en la Sociedad Rural, participando más de 3.000 personas. Hubo momentos celebrativo, festivo y testimonial, y misa.

Por Emilio Grande (h.)

Compartir:

“Hay que hacer hincapié en los valores. No delegar a los maestros lo que no se enseña en casa. Los chicos no tienen a los padres como ídolos que no llegan a fin mes sino a los personajes de la televisión”. Este fue uno de los disparadores del humorista chaqueño Luis Landriscina durante el Primer Encuentro Diocesano de Familias que se realizó el domingo último en la Sociedad Rural de Rafaela, participando más de 3.000 personas de distintos lugares de los departamentos Castellanos, San Cristóbal y 9 de Julio. Con su estilo campechano, Landriscina mezcló historias de vida con humor que sirvieron para tomar conciencia sobre el rol que tiene la familia en medio del contexto posmoderno y amenazada por distintos sectores sociales. “Así como los jóvenes tienen sus problemas, no se puede dejar de mostrar la responsabilidad que tenemos los mayores hacia nuestros hijos”, dijo. Puso como ejemplo que la adolescencia de los hijos se “estira” hasta los 28 o más años. “No se van del «hotel» porque tienen todo servido, les quitamos responsabilidades y así se educan sobreprotegidos”, agregó. En otro momento, mencionó que ahora está de moda vivir en pareja, pero aclaró que “el varón es un pícaro porque juega con que la mujer es más romántica, se enamora y acepta lo que le proponen. Si al año y medio la convivencia no anduvo se dejan y como impera una cultura machista la más perjudicada es la chica”. Y fue más allá en esta temática: “al sexo no hay que practicarlo como deporte, si después no hay ternura el amor fue un pretexto y entonces no hay que dejarse usar”. Más adelante, habló de fortalecer los lazos familiares. “Construir el hogar lleva años de cariño, memoria y recuerdos; en cambio, hacer una casa lleva poco tiempo. Hay madres que críanmuchos hijos pero llegado su momento los hijos no se hacen cargo de su madre que les dio la vida”. Abordó la dualidad de la vida y la muerte y la vida eterna. “No hay que tenerle miedo a lo que está del otro lado de la muerte o será que si parten de este mundo tienen deudas que saldar. En una ocasión estuve tres minutos del «otro lado» porque tuve un paro respiratorio y allá había gran paz”, señaló Landriscina, quien fue contratado por Sancor Seguros.

Gran colaboración

El lema de este encuentro fue “¡Junto a Jesús, celebremos la alegría de ser familia!”. Justamente, se puso en práctica en la organización previa a través de siete matrimonios (4 de Rafaela, 2 de Sunchales y 1 de Ceres), con el asesoramiento de Raúl Massini quien tuvo a su cargo la celebración de las luces. En el ministerio musical participaron unas 25 personas de distintas parroquias de la ciudad. En la guardería fueron atendidos unos 650 chicos, siendo cuidados por 100 jóvenes de la pastoral juvenil y por coordinadores por mayores. Grupos de guías y scouts brindaron el servicio de información y recolección de residuos y limpieza. La cantina y el buffet estuvieron organizados por Cáritas. Además, se contó con servicios gratuitos de emergencias médicas (Aprisa), la GUR, Control Público, el Municipio colaboró en el escenario y el sonido; el servicio agua de ASSA, el montaje de la carpa en la pista y el predio de la Rural, como así también de particulares y comercios de la ciudad. Hubo delegaciones de Tostado, San Cristóbal, Monte Oscuridad, Villa Minetti, Ceres, San Guillermo, Hersilia, Suardi, Villa Trinidad, Tacural, Aldao, Sunchales, Lehmann, Ataliva, Humberto, Moisés Ville, Plaza Clucellas, Frontera, Vila, Josefina, Ramona, Roca, San Vicente, Angélica, Santa Clara de Saguier, María Juana, Zenón Pereyra, Susana y Rafaela.

Emilio Grande (h.)

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*