Navidad en el balance anual 2009

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por Mitre Rafaela (FM 91,9) que conduce Emilio Grande (h.). Vivimos un alocado mundo del consumo desenfrenado, el egoísmo y la indiferencia frente a tantos hermanos necesitados, enfrentamientos sociales, guerras sin sentido y el secularismo que le da la espalda al Dios creador, que envió a su único hijo Jesús, nació en un pesebre de Belén y hoy nos sigue animando en este caminar.

Compartir:

En el marco del espíritu navideño se puede caer en la tentación que nos propone la sociedad del consumo de quedarnos en los regalos solamente, compartir con familiares y amigos y comer y tomar más que otras veces. Pero es solamente eso o hay algo más profundo en el sentido de la Navidad en la que el hijo de Dios se hace hombre en una familia de Nazareth hace más de dos milenios. La Navidad es la presencia de Dios que viene a iluminar nuestras realidades más dolorosas y oscuras de nuestras vidas. Por eso el angel del Señor les dijo a los pastores: “No teman porque les traigo una buena noticia (…) Les ha nacido un salvador, que es el Mesías, el Señor”. Hay que dejarse iluminar con la estrella que nace en Belén para que la solidaridad y el amor nos hagan diferentes. Justamente, celebrar la Navidad es creer que la vida siempre tiene sentido y la muerte ha sido vencida con la luz de una nueva esperanza. La Navidad debe ser una oportunidad para cuestionarnos sobre el sentido de la vida que está tan amenazada en nuestra sociedad de hoy con la niñez en riesgo desde el mismo momento de la concepción, el abandono de las personas mayores que nos dieron la vida, la falta de ayuda a los jóvenes y desorientados. El pesebre de Belén nos puede iluminar a mirar nuestros interrogantes sobre el futuro, el sentido en definitiva de la vida eterna que solamente se encuentra en Dios. ¿Habrá un antes y después en nuestras vidas a partir de esta Navidad? Para no quedarnos abstraídos de la coyuntura se puede esbozar un especie de hechos destacados en este 2009 que ya finaliza: en el plano mundial se observa la falta de un mayor compromiso de sus autoridades porque se perdió la oportunidad en el encuentro reciente de Copenhague para luchar sobre un mejor y sano medioambiente. En Argentina seguimos padeciendo la falta de diálogo para trabajar por el bien común y no solamente de los intereses y negocios de este Gobierno de los Kirchner porque realmente se están perdiendo las oportunidades de encuentro, producción e inversiones. La provincia de Santa Fe es un ejemplo palpable de lo que pasa en el país: exceso de gastos del Gobierno y exceso de egoísmo del PJ, además de la falta de gestión para enfrentar los grandes problemas: trabajo, inseguridad, acueductos. Finalmente, la patria chica de Rafaela se está transformando en una mediana ciudad en la que empiezan a aparecer varios problemas: presión de agua, vivienda, caótico tránsito, inseguridad, mini-buses. ¿Está preparada para este crecimiento vertiginoso? Vivimos un alocado mundo del consumo desenfrenado, el egoísmo y la indiferencia frente a tantos hermanos necesitados, enfrentamientos sociales, guerras sin sentido y el secularismo que le da la espalda al Dios creador, que envió a su único hijo Jesús, nació en un pesebre de Belén y hoy nos sigue animando en este caminar.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*