Murió Luis Etchevehere, director de El Diario de Paraná

En 1982 fue elegido para la presidencia de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), cargo que ocupó 7 veces. El 23 de junio de 1995 vino a Rafaela al sepelio de María Ivete Actis de Grande -esposa de Emilio J. Grande, entonces director de La Opinión-. Al año siguiente volvió con motivo de la XXXIV asamblea de ADEPA en Rafaela por el 75 aniversario de La Opinión que se desarrolló del 25 al 27 de setiembre.

Compartir:

El domingo falleció en Capital Federal el Dr. Luis Félix Etchevehere, director de El Diario de la ciudad de Paraná. Nació el 6 de julio de 1934 en Paraná, ocupó la Dirección en 1982, sucediendo en tales funciones a su padre el Dr. Arturo J. Etchevehere, hijo a su vez del Dr. Luis L. Etchevehere, fundador y primer director de El Diario y también gobernador de la provincia de Entre Ríos entre 1931 y 1935. Abogado, recibido en 1961 en la Universidad Nacional del Litoral, Etchevehere realizó una gira de diez meses de duración por países europeos y en países del continente americano. En 1973 fue fundador y primer presidente de la Asociación de Diarios Entrerrianos (ADDE), función que desempeñó nuevamente en 1975. Tras integrar varios años la Junta Ejecutiva de la agencia informativa Noticias Argentinas, en 1982 fue elegido para la presidencia de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), cargo que ocupó 7 veces. Fue consejero administrativo de la Cooperativa de Provisión de la Prensa Argentina Ltda. durante varios períodos. En el orden internacional formó parte de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), en la que fue vicepresidente por la Argentina de la Comisión de Libertad de Prensa e Información. Fue miembro de la Comisión de Chapultepec. La Comisión de Postulaciones de la SIP lo nominó como candidato a la Junta de Directores de la entidad en la asamblea realizada en Vancouver, Canadá, en 1986, resultando elegido en Santiago de Chile en 1987. Dos años antes realizó un viaje de estudio e información por Alemania Occidental, invitado por el Gobierno federal, haciendo lo propio en Japón y China en 1986. Fue miembro de la Asociación Mundial de Periódicos (WAN), institución que congrega a más de 15.000 publicaciones en todo el mundo. Entre otras distinciones se destaca el Premio de Comunicación Internacional, otorgado en octubre de 1997 por el Gobierno de la República de China en Taiwan. Etchevehere fue designado académico correspondiente en la provincia de Entre Ríos por la Academia Nacional de Periodismo y cubrió las funciones de Cónsul de Francia en Entre Ríos, fue en su juventud un activo deportista, vocación que lo llevó a la práctica del rugby y el remo de carrera. Fue un entusiasta aficionado y propulsor de la aviación, en la que obtuvo su brevet de piloto profesional; ejerció funciones directivas, ocupando la presidencia del Aero Club. Fue productor agropecuario y era socio de la firma consignataria Etchevehere Rural SRL. Estaba casado con Leonor Barbero Marcial, abogada, editorialista de El Diario y con quien tuvo cuatro hijos: Luis Miguel, Arturo Sebastián, Dolores y Juan Diego. Sus restos fueron inhumados ayer a la tarde en el Cementerio Municipal, previa misa oficiada por monseñor Estanislao Karlic. Había estado en Rafaela en varias oportunidades. El 23 de junio de 1995 vino al sepelio de María Ivete Actis de Grande -esposa de Emilio J. Grande, entonces director de LA OPINION-, siendo en ese momento presidente de ADEPA. Al año siguiente volvió con motivo de la XXXIV asamblea de ADEPA en Rafaela por el 75 aniversario de LA OPINION que se desarrolló del 25 al 27 de setiembre, terminando su mandato de presidente. “La libertad de expresión significa que cada uno en una sociedad organizada debe decir lo que piensa. Creo que el periodismo siempre va a molestar al funcionario público que no le gusta que lo critiquen y seguramente los periodistas nunca seremos buenos amigos de los gobiernos y forma parte del libre juego de los poderes dentro de la democracia”, expresó en una entrevista con el cronista Emilio Grande (h.). Respecto a la Argentina había dicho que “se necesita madurez porque tenemos recursos naturales humanos como los existentes en Rafaela y su zona. Ustedes tienen una población de primer mundo pero no funciona porque está desarticulada por este medio ambiente que no llegamos a resolverlo. El fondo de esta crisis es moral. Para salir de la misma hay que recomponer la vergüenza nacional argentina, apuntalando la educación; se debe alfabetizar más de lo que somos”.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*