Muestra fotográfica sobre las aventuras de Kuky Carena

Se habilita el 25 de julio a las 19 en UCES centro. La actividad es organizada por el Círculo de la Prensa de Rafaela y el auspicio de UCES Rafaela. Las visitas se pueden realizar de lunes a viernes de 8 a 12 hasta el 31 de agosto.

Compartir:

El acto de apertura de la muestra de fotos será este lunes 25 de julio a las 19:00 horas en el local de UCES centro (bulevar Santa Fe 462), que incluirá unas palabras de Amílcar Kuky Carena, siendo organizada por el Círculo de la Prensa de Rafaela y el auspicio de UCES Rafaela. Las visitas se pueden realizar de lunes a viernes de 8:00 a 12:00 horas hasta el 31 de agosto, con acceso libre y gratuito.

Estas fotos (algunas fueron premiadas a nivel nacional e internacional) expuestas incluyen las aventuras experimentadas en los viajes por distintos lugares de la Argentina y de otros países.

El expositor juega con los interrogantes: ¿sabés de trufas? Vivencias de vidas y alegrías. Preguntas de riesgo, ¿dónde? Sorpresa, escapes, sonrisas, misterios, asombros. De la ilusión a la decepción. La maravilla: ¿París o un potrero? ¿Sabés cómo es transitar en camello por una ruta increíble? ¿Y en elefante? Veremos tigres de bengala, la Argentina desde el Baritú a la Antártida. ¿Los momentos mágicos? ¿Sirven las comparaciones? ¿Hay lugares distintos, diferentes y únicos? ¿Lugares musicales? ¿Sabés algo del Negev y el burrito que transitaron Jesús, María y José?

Se trata de diferentes temáticas: madera tirado por búfalos en el Himalaya, beduinos en Wadi Rum (Jordania), guanacos en la cordillera de Los Andes, Kilimanjaro (Tanzania), oryx en el desierto del Negev (Israel), búfalos en Zambia, plaza de Armas de Lima (Perú), Palacio Real de Kyoto (Japón), templo de los jesuitas en Cusco (Perú), Bahía Paraíso en la Antártida Argentina, plaza San Martín de Lima (Perú), koala (Australia), mercado regional en Kasane (Botswana), wiell witchita mirabilis en Namibia, Palacio de Oro en Kyoto (Japón).

También sobre leones en el Parque Hwange (Zimbabwe), con niños en Nepal, panda durmiendo en China, la lechuza Chuchu escuchando radio (construida por Amílcar César Carena, papá del Kuky), una mujer coqueando en Cusco (Perú), masais en Ngorongoro, con los pandas en la selva de Bambú (China), en camellos por el Samburu (Kenya), flores con teatro en Anchorage, cordillera Laguna Brava a 4.200 m en La Rioja, rezando por la paz en el Muro de los Lamentos en Jerusalén (Israel), saltos del Moconá en Misiones, edificio en Petra (Jordania), delta del Okavango (Botswana), el rafaelino Javier Frana en las olimpíadas de Barcelona (España) en 1992 y algunas páginas publicadas en el diario La Opinión.

Conviene recordar que Carena fue reconocido como ciudadano distinguido por el Concejo Municipal por su aporte y su participación en diversos ámbitos de la ciudad.

En la oportunidad, fue resaltada su multiplicad de facetas. Desde su juventud inquieto y con iniciativas, como el rugby, la peña RUEDA, 10 años en la directiva de Atlético y 15 años en el automovilismo. En la preservación del patrimonio dejó su huella, fue fundador de la comisión de preservación del patrimonio urbano. Con la iniciativa en distintos proyectos, el museo de autos en la vieja estación (no concretado), puso el nombre de placita Honda en el barrio San Martín.

El medioambiente lo ocupó y lo ocupa, juntó con alumnos de la escuela Normal 4.000 firmas, participó en la Eco Río 1992, en la constitución de Amigos de la Vida, en la defensa de árboles en espacios verdes. En el Cine Belgrano corrió peligro y salió airoso. Tuvo su faceta de periodista, transmitió carreras de distintos categorías y en F1, en distintas radios de Rafaela y de otros lugares, columnista de diario La Opinión. Desde 1910 el negocio está tal cual con la fachada y en su interior, declarado como bien protegido.

La fotografía en los distintos lugares del mundo como un soldado rezando en el muro de los lamentos en Jerusalén (premiado en Barcelona). Escribió un libro de poemas. Una persona interesada por la ciudad, emprendedora. Solidario con los conocimientos de los viajes, con una cultura general, abierto, un sentido del humor envidiable. Interés permanente por la ciudad y lo histórico.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*