Mal de Chagas: ¿una enfermedad silenciosa o está silenciada?

Este fue el disparador de un debate sobre esta enfermedad de la pobreza en Buenos Aires, con la participación de médicos, periodistas, chagásicos y cineastas. Se exhibieron dos películas: “Chagas: un mal escondido” -se estrena el viernes en Rafaela y “Casas de fuego”.

por Emilio Grande (h.)

Compartir:

El sábado último se realizó una jornada denominada “La enfermedad de Chagas y la incomunicación social” en el mítico teatro Verdi (de 1878) de Buenos Aires, lugar donde había sido proclamado el diputado Alfredo Palacios en 1904, ubicado a unas cuadras del estadio La Bombonera, siendo organizado por el grupo Roma. Uno de los disparadores del debate fue: ¿enfermedad silenciosa o silenciada? Actuó de moderador el periodista Armando Vidal del diario Clarín, quien hizo hincapié en que los colegas tomen conciencia sobre esta problemática que afecta a unos 2,5 millones de personas en Argentina y a unos 18 millones en Latinoamérica, según la Organización Panamericana de Salud. A decir verdad, no hay cifras precisas en nuestro país porque se dejó de cuantificar al no ser más obligatorio el servicio militar. Por la mañana se proyectó el filme “Chagas: un mal escondido”, con la presencia del director Ricardo Preve. Esta película documental y educativa se verá el próximo viernes 2 en el Centro Cultural Municipal de Rafaela, también con la participación del citado Preve: a las 18,30 para estudiantes y a las 20,30 para el público en general. Por la tarde, actuó el grupo de teatro “Los Argerichos” (Hospital Argerich) y luego fue el turno de la proyección de la película “Casas de fuego” (1995), que ganó 7 premios y tuvo la actuación de Miguel Angel Solá (interpreta a Salvador Mazza), estando presente el director Juan Bautista Stagnaro. Es una ficción, no es una biografía y toma las luces y las sombras de algunos hechos de la vida del médico que vivió entre 1886 y 1946, especialmente en el norte olvidado y recorrió el país en un vagón para descubrir que era una enfermedad social. Para luchar contra el Mal del Chagas había propuesto la necesidad de quemar todos los ranchos y así erradicar la vinchuca -es el transmisor del parásito tripanosoma cruzi-, aspecto que con el aumento de la pobreza no disminuyó sino que se multiplicó. El crítico de cine Sergio Ambrogi de Rafaela hizo un análisis técnico de las dos películas vistas, en el contexto entre países ricos y pobres y el desafío que constituye hacer cine independiente.

Pocos síntomas

¿Por qué es una enfermedad silenciosa? Hay pocos síntomas y en muchos casos aparece cuando se hacen análisis de sangre o el paciente empieza a sentir dolores en el corazón. A la hora de hablar de números, Sergio Sosa Estani, médico del ministerio de Salud, citó que 5 de cada 100 donantes de sangre están infectados y se repite la estadística con las embarazadas. ¿Por qué es silenciada? No le interesa a los políticos ya que es una enfermedad de la pobreza, ni tampoco a los laboratorios. De hecho la última droga fue fabricada en la década del 70. “Al Gobierno no le interesan estas poblaciones, porque es poco lo que se sabe y es mucho lo que hay que investigar”, disparó el doctor Héctor Freilij. El doctor Rubén Storino de La Plata se quejó en público porque sigue vigente la ley 22.360 del último gobierno militar y así se margina al enfermo chagásico que no puede conseguir trabajo si en el análisis de sangre le da serología positiva. “Es una perversidad del sistema y seguirá si no cambiamos esta lógica”, precisó. Con el fenómeno de la globalización no son pocos los que emigran, especialmente desde los países latinoamericanos al primer mundo. Por este motivo, esta enfermedad está llegando a Estados Unidos y países europeos. Al respecto, en la película de Preve la gente americana y europea consultada desconoce el Mal de Chagas. Uno de los personajes entrevistados es Lorenzo Colocho -de El Salvador- residente en Estados Unidos. Parece increíble pero durante la filmación murió a causa de esta enfermedad -posiblemente por no contar con la medicación adecuada, transformando a la película en una historia paradigmática. Con el paso del tiempo los médicos estadounidenses empezaron a “empaparse” de este tema y si detectan esta enfermedad es un motivo válido para echar a los inmigrantes del país. Preve contó que un hospital no le quiso suministrar información y llegó al punto de presionar a un canal de televisión para silenciar, pero igual se emitió el programa. La historia de la humanidad indica que hubo enfermedades que hicieron caer a los imperios: el Romano fue por culpa de la peste y el Azteca por la viruela. ¿Será el Mal de Chagas el que termine con el imperio americano? Por su parte, el doctor Eric Pairone comentó que los técnicos que están en el Estado pueden ocultar la información y entonces las autoridades desconocen esta realidad. Puso como ejemplo el trabajo de campo que hizo este médico rafaelino hace unos tres años en Gato Colorado – departamento 9 de Julio- junto a este cronista, detectándose que el 35% de la población era chagásica. Puso como ejemplo que a la población de Fortín Olmos -departamento Vera- no llegaron los programas para combatir el Chagas y hay dos médicos para unos 3.000 habitantes. Uno de los problemas es que el profesional que trabaja con chagásicos no gana dinero, según observó Miguel Angel De Rosa, de la Sociedad Argentina de Cardiología.

Emilio Grande (h.)

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*