Los obispos analizaron con Filmus la reforma a la Ley de Educación

Los integrantes de la Comisión Episcopal de Educación, que preside monseñor Guillermo Garlatti, arzobispo de Bahía Blanca, visitaron al ministro de Educación, Daniel Filmus, para transmitirle la preocupación de la Iglesia por los posibles cambios a la Ley Federal de Educación, al que estiman todavía un instrumento válido. El funcionario nacional llevó tranquilidad a los obispos, según trascendió, y se comprometió a que la Iglesia no sea excluida del futuro debate de la norma y a que el articulado mantenga los contenidos “axiológicos” referido a los valores del encuadre legal vigente.

Compartir:

Los integrantes de la Comisión Episcopal de Educación, que preside monseñor Guillermo Garlatti, arzobispo de Bahía Blanca, visitaron al ministro de Educación, Daniel Filmus, para transmitirle la preocupación de la Iglesia por los posibles cambios a la Ley Federal de Educación, al que estiman todavía un instrumento válido. El funcionario nacional llevó tranquilidad a los obispos, según trascendió, y se comprometió a que la Iglesia no sea excluida del futuro debate de la norma y a que el articulado mantenga los contenidos “axiológicos” referidos a los valores del encuadre legal vigente. Por su parte, desde el Ministerio anticiparon que el presidente Néstor Kirchner presentará la semana próximo, muy probablemente antes del 25 de mayo, los primeros lineamientos de la nueva ley educativa. Filmus recibió a los obispos en su despacho, donde intercambió opiniones sobre los cambios en materia educativa durante una hora. También participó de la reunión el presidente del Consejo Superior de Educación Católica (CONSUDEC), el sacerdote jesuita Hugo Salaberry. La Asamblea Plenaria del Episcopado había expresado el sábado preocupación por la reforma educativa, que la Iglesia considera “todavía un instrumento válido”, pero sin objetar los posibles cambios pedagógicos que la normativa requiere. Los obispos dejaron trascender entonces el deseo de que la futura ley mantenga el “espíritu” de la vigente, surgida del Congreso Pedagógico Nacional. Es decir, que respete la libertad de enseñanza, el papel subsidiario del Estado, el derecho de los padres a elegir la formación de sus hijos y la apertura de los contenidos a los valores trascendentes.

Fuente: www.aica.org.ar.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*