Los mandamientos del hombre moderno

Estos mandamientos totalmente apócrifos, constituyen una broma. Espero que no resulte de mal gusto. Mi consejo: tratar de practicar los de siempre. A la larga, se verán los resultados.

Por Rosa Mayo de Marcuzzi (Esperanza)

Compartir:

Desde niños, casi todos hemos aprendido y practicado los mandamientos de la Ley de Dios, entregados a Moisés en las Tablas de la Ley. Hoy, ¿alguien los practica? Quizás sí, pero yo diría que se trata de una minoría. Han sido reemplazados por otros: 1) Amarás el dinero (y el consumo desaforado), sobre todas las cosas. 2) No tomarás en vano lo que dice tu PC. o la Televisión. 3) En las fiestas, si quieres ve a misa, pero luego cómprate riquísimas tortas, platos exóticos, y riégalo con varios tintos espumantes y seis o siete Heineken. Como hace frío, no te olvides del whisky o la vodka. 4) Manda a tus padres, ni bien puedas, a un geriátrico, allí los cuidarán bien. De cuando en cuando, si tienes tiempo, visítalos, pero sólo un ratito. 5) Sigue el ejemplo de los Guardianes de la Revolución, de los etarras, y también de la C.I.A.La Magnum es formidable. 6) Si visitas a algún amigo, y te gusta el saco de gamuza que se ha comprado, tómalo prestado para siempre. Pídele además algún cheque para llegar a fin de mes, con la promesa de devolvérselo para el día del Juicio Final. 7) ¿Algún juez condena por falso testimonio? Y tú, si anhelas éxito, miente más o menos como los políticos. 8) Haz el amor (o ten sexo) en cualquier momento del día, con quien quieras. Todo sitio es bueno. ¿No viste “Sex and city”? 9) Las mujeres ajenas suelen arreglarse mejor que la tuya, no te exigen nada, te llaman, te provocan, suelen estar alegremente alcoholizadas, se visten como las velinas de Silvio Berlusconi. 10) Los bienes de tus amigos son lindos. ¿Por qué no puedes codiciarlos? Y de paso, cañazo, birlarte alguno. Lógicamente, estos mandamientos totalmente apócrifos, constituyen una broma. Espero que no resulte de mal gusto. Mi consejo: tratar de practicar los de siempre. A la larga, se verán los resultados.

Rosa Mayo de Marcuzzi.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*