Los escenarios del 2010

¿Qué elementos ideológicos prevalecerán? ¿Quiénes serán las referencias políticas o sociales que capitalizarán los acontecimientos que por ellos transcurran? Preguntas que atravesarán el Bicentenario de la patria.

Por Carlos Borgna (Rafaela)

Compartir:

El año 2008, entre otros tantos elementos que aportó para conocer el entramado de intereses económicos, mediáticos y sectoriales, fue que puso en evidencia un cambio de los escenarios políticos.

Uno de ellos se explicitó, alrededor de la Resolución 125, en el Parlamento Nacional y el otro en las rutas de casi todo el país. Dos espacios diametralmente diferentes en su geografía, pero atravesados por los hechos, en su morfología.

Es de vital importancia reconocer, entonces, los escenarios donde los sectores políticos y las clases sociales interactúan, y ver allí, el poder de influencia y decisión para que los acontecimientos transcurran de una manera y no de otra.

Pero cuáles serían los escenarios del 2010?

Ambas cámaras legislativas, luego del resultado del 28 de Junio, anuncian ya otra dinámica, no sólo por lo cuantitativo –cantidad de diputados o senadores por partido- sino por lo cualitativo, por ejemplo, el sector agropecuario contará con delegados directos de la Mesa de Enlace.

El otro, seguirán siendo los medios masivos de comunicación detrás de estrategias e intereses económicos concretos y allí el rol del Estado con su política comunicacional. Aquí, cabe preguntarse, luego de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, que peso tendrán los nuevos actores que pueden aparecer, lenta pero progresivamente: universidades, gremios, gobernaciones, experiencias comunitarias.

El que asoma claramente es el Judicial. Hasta hace pocos años los tribunales –en su más amplia versión- albergaban las causas sobre violaciones a los derechos humanos y una decena con cierta notoriedad. Hoy es evidente que la Justicia es el campo elegido para dirimir todo tipo de acción política y en vista a la cotidianeidad de los hechos, lo seguirán siendo cada vez más.

En este nivel de espasmos transcurren los acontecimientos y muestran el nivel de involucramiento de ciertos sectores económicos, como así también lo medular y la potencialidad de algunas decisiones adoptadas por el gobierno nacional.

Las rutas y las calles fueron lugares de cierta similitud geográfica pero de un componente social distinto. El primero fue ocupado por los productores rurales más concentrados; el segundo por los pobres, los trabajadores, y los excluidos de los beneficios de la reactivación económica.

El corte de calle se ha complejizado en cuanto al tipo de demanda y grupos que lo expresan. La protesta por situaciones de inseguridad, por problemas vecinales o la implementación de planes sociales son sólo muestras de lo que el 2010 puede reflejar al respecto.

Se verificará, entonces, la capacidad del gobierno para determinar o influir con sus políticas en los cambios que puedan producirse, o en la correlación de fuerzas en esos espacios, como así también, si aparecen construcciones organizativas desde la sociedad que modifiquen o cuestionen las reglas de juego del sistema. La Coalición por los 21 puntos es un buen ejemplo de esas experiencias.

¿Serán estos los únicos escenarios? ¿Cómo coexistirán? ¿Qué elementos ideológicos prevalecerán? ¿Quiénes serán las referencias políticas o sociales que capitalizarán los acontecimientos que por ellos transcurran? Preguntas que atravesarán el Bicentenario de la patria.

Carlos Borgna

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*