Las enfermedades sociales en la Argentina

Se trata del editorial del programa «Sábado 100» por radio Sol Rafaela (FM 90,9) que conduce Emilio Grande (h.).- No es alocado reflexionar que la sociedad está atravesando una crisis social, cultural y de valores muy marcados, en un contexto de cambios de paradigmas que se registran en otras partes del mundo. Veamos algunos ejemplos para sostener estas reflexiones. Las búsquedas de porno en la web crecieron en la Argentina un 45% en los últimos dos años, y el Observatorio de Internet en la Argentina (OIA) por primera vez tradujo en estadísticas locales un fenómeno que crece en todo el mundo. En la Argentina, 8 de cada 10 personas consumen pornografía a través de distintos dispositivos móviles de forma esporádica. En cuestión de género, la brecha es corta: lo hace el 93% de los hombres y el 71% de las mujeres y la mayoría, casi el 50 %, en forma esporádica. Nueve de cada 10 conductores en la Argentina reconocen que cometen infracciones de tránsito habitualmente, mientras que las mujeres al volante son percibidas como mejores automovilistas que los hombres. Los datos corresponden a un estudio bajo el título «El rol del conductor y el incumplimiento de las normas de tránsito» realizado por la Universidad Siglo 21. El relevamiento señala que la mitad de los conductores reconoce utilizar el celular cuando maneja tanto para hablar como para enviar mensajes. Cuatro de cada 10 encuestados manifestaron haber cruzado algún semáforo en rojo en los últimos tres meses. También mencionar lo que ocurrió en las fiestas de los jóvenes con muertos y heridos en el Gran Buenos Aires en las ciudades de Moreno y Luján, la pelea entre varias chicas a la salida de la escuela secundaria en Rafaela o los tiros entre hinchas del “9” y Peñarol luego del partido de la Liga con dos heridos. Y podríamos seguir con otros ejemplos. Al respecto, el obispo emérito de Viedma Miguel Hesayne había opinado el 12 de julio de 2013: “Basta escuchar o leer las noticias de cada día para diagnosticar que la Argentina está enferma, muy enferma. Está enferma en todos los niveles de la sociedad: en la relación familiar comenzando por esposos; en las relaciones sociales y políticas; en las relaciones sindicales y empresariales y hasta en las relaciones religiosas. Muchas voces se levantan para dar solución al ‘mal argentino’ que corre el riesgo de degenerar en un mal indeleble o crónico que lleve a una Argentina sin solución. Una Argentina sin futuro y que tome el camino de la desaparición como tantos poderosos imperios o naciones que se los recuerda por hazañas pasadas. La Argentina de hoy gime por la corrupción de no pocos y clama esperanzada en gente que impregne con los valores del Evangelio de Jesús las estructuras de la sociedad desde una Iglesia renovada”. ¿Cómo salir de este laberinto en el que estamos los argentinos con una crisis de valores y cambios de paradigmas en las estructuras familiar, escolar, laboral, comunitaria? Primero hacer un diagnóstico de esta enfermedad terminal y luego buscar soluciones posibles…

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *