Las cosas lindas de la vida

Como así trabajan todos los hombres y mujeres sencillos de mi ciudad, los que no salen en los diarios, por aquello de “en eldiario no hablaban de ti, ni de mí…”

Por Rosa Mayo de Marcuzzi (Esperanza)

Compartir:

Entre tanta malaria diaria, se producen también hechos gratos que nos proporcionan alegrías. Particularmente, tengo la suerte de que mis cuatro hijos y sus respectivas familias tengan bastante trabajo y vivan medianamente bien. Además, cuatro nietos, pequeños aún, que parecen ser inteligentes y sensibles. El mayorcito (seis años, casi siete), juega bien al rugby. Vive en Rosario y ya viaja, sin los padres, con su equipo. La prima, hija de mi hijo, Sere, patina muy bien y le gusta muchísimo la escuela. Los otros dos son pequeños aún, pero desenvueltos y respetuosos. Sé que existen problemas serios en la sociedad: aquí en Esperanza, todo este lío del Standard Bank, que estuve investigando. Eso pasa porque los concejales y demás funcionarios poco se ocupan de lo importante. Están en la discusión y la diatriba, en lo pequeño. La Comisión de la Biblioteca se olvidó de conmemorar a Arturo Jauretche a cuarenta años de su muerte, el 25 de mayo, y también se olvidó de Paulina Simoniello. Así, también se olvidaron de los habitantes que poseen comercios y a los que desde otros lugares les hacen una competencia desleal. Varias veces me dirigí al C.D. con estas inquietudes, pero nunca he sido escuchada. Los cargos se siguen cubriendo sin concurso. ¿No tienen un poco de imaginación? Bueno, no criticaré más. Vayamos a lo lindo: los conciertos, las exposiciones, etc. Las películas que puedo recomendar: “Slumdog millonaire”, una joya; se puede alquilar. Y en el cable hay alguna buena. “Australia” no me gustó, salvo por el personaje del niño. Pero lo mejor viene por el lado de la música. Los que tengan computadora, ingresen por Google a Yundi Li, un jovencísimo intérprte chino , que a los 18 años se consagró como el mejor ejecutante, al piano, por supuesto, de Chopin en Varsovia. Ahora recorre triunfalmente el mundo. Es un fuera de serie. Aprovecho la oportunidad para felicitar a los suizos por el magnífico concierto presentado en la basílica el viernes 29. Así se trabaja. Como así trabajan todos los hombres y mujeres sencillos de mi ciudad, los que no salen en los diarios, por aquello de “en eldiario no hablaban de ti, ni de mí…” ¡Buen domingo per tutti con los tallarines o el pollo!

Rosa Mayo de Marcuzzi

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*