La verdad en el periodismo

Se trata del editorial del programa radial “Sábado 100” por Mitre Rafaela (FM 91,9) que conduce Emilio Grande (h.). ¿Cómo decir la verdad en una sociedad cuyos intereses económicos buscan desplazar a la dignidad de la persona? ¿Cómo decir la verdad cuando los valores son pisoteados por intereses políticos? ¿Cómo decir la verdad cuando los sueldos de muchos periodistas no alcanzan para vivir dignamente y tienen que trabajar en más de un lugar?

Compartir:

Este domingo se celebra el Día del Periodista en la Argentina, en recordación de la Gazeta de Buenos Ayres, fundada por Mariano Moreno, fecha instituida en un congreso de periodistas realizado en Córdoba en 1938. En aquel tiempo ni tampoco en el presente resulta sencillo ejercer esta profesión que es apasionante, porque demanda horas la búsqueda de información, chequeo de las fuentes, para así interpretar los hechos de la realidad con criterios éticos. ¿Cómo decir la verdad en una sociedad cuyos intereses económicos buscan desplazar a la dignidad de la persona? ¿Cómo decir la verdad cuando los valores son pisoteados por intereses políticos? ¿Cómo decir la verdad cuando los sueldos de muchos periodistas no alcanzan para vivir dignamente y tienen que trabajar en más de un lugar? En este contexto, no se puede dejar de analizar el proyecto del Gobierno nacional para modificar la vetusta ley de radiodifusión que data de 1980 de la última dictadura. Se trata del proyecto de Servicios de Comunicación Audiovisual que en su texto avanza en materia de libertad de expresión y pluralismo democrático, busca romper con el monopolio de la televisación de los partidos de fútbol de primera, pero hay interrogantes sobre el otorgamiento de las licencias porque cada dos años serán revisadas y se establece una sola prórroga por 10 años, y se crea un defensor del público designado por el Gobierno. No hay que olvidar que tanto Néstor como Cristina Kirchner nunca ofrecieron conferencias de prensa. Si no tenemos un periodismo independiente no puede hablarse de una sociedad democrática y en este concepto se encuentra la relación más conflictiva que el periodismo independiente debe afrontar, que es la relación prensa-poder. Por este motivo, el significado social del rol del periodista y los riesgos que el ejercicio profesional comporta fundamentan la exigencia de una ética de la responsabilidad en toda práctica profesional del periodista, que contribuirá decididamente en el servicio de la verdad y el bien común, y con un sentido crítico de la realidad. Si en más de una oportunidad realizamos críticas desde esta función a la dirigencia por sus malas prácticas, los periodistas también tenemos que hacer una autocrítica sobre aquellas prácticas oscuras y en algunos casos poco dignas de nuestra profesión. Más allá de esta celebración, no podemos abstraernos de la coyuntura política preocupante nacional, en la que el principal responsable es el gobierno nacional por crear conflictos innecesarios con el campo el año último sin resolverse y ahora atacó al grupo Techint, exigiendo Néstor Kirchner que apoyen el modelo. ¿Será el modelo de la prepotencia y el cinismo desenfrenado? La gente tiene que discernir objetivamente en estas elecciones del 28 de junio. Es bueno recordar un pensamiento del prócer Mariano Moreno: “Más vale una libertad peligrosa que una tranquila esclavitud”.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*