La “tinellización” de la política argentina

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio Sol Rafaela (FM 90,9) que conduce Emilio Grande (h.).- Lamentablemente, el presidente Mauricio Macri en vez de ocuparse de los graves problemas que tienen hoy los argerntinos, le dedica tiempo y lo reproduce mediáticamente y por las redes sociales con el animador y oportunista Marcelo Tinelli, conductor de Showmatch. ¿Por qué lo recibió en la Casa Rosada? En una entrevista con el periodista Joaquín Morales Solá, el domingo 26 de julio pasado en el diario La Nación Macri admitió que “es increíble que se ofenda. Tinelli me satiriza de mala manera ante tres millones de personas en televisión y se ofende porque lo critican 30.000 tuiteros”. Negó que el Gobierno haya estado detrás de los cientos de tuits con críticas e insultos que recibió Tinelli en la red social Twitter por sus dardos al oficialismo. Tinelli se llevó muy bien con el gobierno anterior. El candidato del kirchnerismo a presidente Daniel Scioli cerró su campaña en el programa de Tinelli, pero a Scioli no le fue tan bien en la primera vuelta (perdió definitivamente la provincia de Buenos Aires) y le fue peor en el balotaje. A decir verdad, es muy relativa la importancia política del programa de Tinelli. Durante el velatorio de Néstor Kirchner ni los integrantes de la Corte Suprema de Justicia, ni la conducción nacional del radicalismo, ni Macri (era jefe del gobierno) pudieron acercarse a Cristina Kirchner para darle el pésame. Tinelli ingresó por un acceso reservado a una estricta lista de privilegiados y se abrazó durante varios minutos con la Presidenta. Ambos sellaron las paces en una reunión esta semana en Olivos. El Presidente elogió las imitaciones que hace de él mismo el actor Freddy Villarreal en el programa televisivo y le sugirió que todavía estaba a tiempo de ser candidato a presidente de la AFA luego de la gestión normalizadora de Armando Pérez, si se llama a elecciones. Para escenificar la reconciliación, se abrazaron, sonrieron y, a propuesta del propio Presidente, jugaron con un recurso de la red Snapchat. Más allá de algunos logros del actual gobierno como el levantamiento del cepo al dólar, el arreglo con los holdouts, la designación de los nuevos integrantes de la Corte, mientras tanto siguen sin resolverse problemas de mayor envergadura antes que preocuparse por la sátira de Tinelli, como la inflación, el impacto del excesivo tarifazo, la inseguridad, la caída del empleo. ¿Se viene la tinellización de la política en la Argentina? Si fuera así, sería la banalización del concepto sobre la política que debe apuntar a trabajar por el bien común de todos las personas y como servicio a la gente, buscando resolver sus reclamos.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *