La radio y los jóvenes

Investigación académica Universidad: Universidad Católica de Santiago del Estero – Departamento Académico Rafaela Carrera: Licenciatura en Comunicación Social Año de cursado: Tercero Materia: Periodismo Radiofónico Profesor: Emilio Grande (h.) Alumnas: Camila Peter, Jesica Giraudo, Estrella Vercelli, Ivón Pronotti

Índice Marco Metodológico 4 Marco Teórico 6 Jóvenes Radiofónicos 12 Conclusiones 25 Anexo 1: Apreciaciones personales 28 Anexo 2: Entrevistas 38

Marco Metodológico Pregunta problema: ¿Cuántos jóvenes trabajan en radios comunitarias y comerciales en Rafaela y qué rol/es desempeñan en ellas? Área temática: Periodismo radiofónico Técnica de recolección de datos: ? Selección de cuatro radios comerciales: ADN (97.9), Galena (94.5), Unired (104.3), Universidad (97.3); y tres radios comunitarias: Radio Norte (92.3), Power (99.1), Tradiciones (97.9). ? Entrevistas a jóvenes que trabajan en radios comerciales y comunitarias. ? Entrevistas a los propietarios de las siete emisoras mencionadas. ? Relevo de la cantidad de jóvenes que trabajan en las radios seleccionadas en relación al total de empleados de las mismas (especificando la diferencia cuantitativa entre radios comerciales y comunitarias). Grupo etario: ? Hombres y mujeres entre 18 y 30 años. Objetivos generales: Conocer el ingreso laboral de los jóvenes en radios comerciales y comunitarias de Rafaela. Objetivos específicos: ? Determinar la cantidad de jóvenes que ejercen su labor en las radios investigadas. ? Investigar la predisposición de los propietarios, de las emisoras analizadas, en la contratación de jóvenes. ? Conocer cuáles son las tareas que desempeñan los jóvenes en las radios. Diferenciar las actividades en emisoras comunitarias y comerciales. ? Conocer qué importancia recibe el título universitario u otro tipo de formación profesional para acceder a un puesto. ? Comparar la diferencia etaria entre los empleados. Determinar qué edades prevalecen.

Marco Teórico Para abordar nuestra investigación acerca del rol que han tomado los jóvenes tanto en las radios comunitarias y comerciales es necesario explicar algunos aspectos del devenir histórico de la radio. Hemos comprendido, tras leer los escritos de diversos autores, que la labor del joven en la radio no corresponde solo a un mero deseo de trabajar, sino que a su vez, es resultado de todo un proceso que involucra los intereses de ambas partes: tanto los del propietario del medio como el de los jóvenes. Antes de iniciar este recorrido, nos parece fundamental precisar qué es la radio y entender que no solo persigue fines comerciales sino que también es utilizada como herramienta que tiene varias funciones, entre ellas la de difundir mensajes sin fines de lucro. A su vez, haremos hincapié en la importancia de las FM y de las radios comunitarias como lugares de acción de los jóvenes, y avanzaremos sobre las nuevas tecnologías. Por lo tanto, observamos el devenir histórico de la radio focalizando en ciertos aspectos, como lo son las FM, principal eje de acción de los jóvenes, radios comunitarias y las nuevas tecnologías, ingresando con ellas a la “era digital”. Por lo expresado, partiremos definiendo qué es la radio, siendo considerada como “un medio técnico de comunicación social, cuya materia significante es de orden auditivo, con una infraestructura material temporal y con series informacionales que pueden ser: lingüísticas, paralingüísticas y no lingüísticas” (Muñoz, 1987). La primera transmisión radial fue el 27 de agosto de 1920, desde la azotea del Teatro Coliseo de la ciudad de Buenos Aires. Por lo tanto, estamos antes uno de los principales medios masivos de comunicación más antiguos y que ha logrado permanecer “vivo” a pesar de la revolución tecnológica que lo ha sacudido con la llegada de la televisión, de la computadora y del internet. De la misma forma, en el año 1967, se destaca el comienzo de una nueva era con el nacimiento del fenómeno de las FM (frecuencia modulada), que viene de la mano con el surgimiento de “Radio Nacional”. Más adelante en 1970, la “Radio Municipal” de Buenos Aires será la primera en transmitir en frecuencia modulada estereofónica. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las primeras transmisiones de forma regular no se darán hasta 1975 con las emisoras “FM Radio del Plata” y “FM Radio Rivadavia”. Las FM marcaron un antes y un después en la historia radial, logrando retener más de la mitad de la audiencia total y superando en rating a las AM, en algunos horarios. A su vez, éstas no solo pelean la torta publicitaria, sino que también han generado un lenguaje propio (target, top, ranking). En esos espacios y en estos años iniciales, la radio enfrentó cambios tecnológicos y estéticos, como el desarrollo de nuevos profesionales: operadores, locutores, seleccionadores musicales, entre otros. Pero, siempre fue la “audacia, algo de locura, la creatividad, rebeldía, iconoclasta, frescura y un lenguaje directo e informal parecido al que se habla en la calle” (Ulanovsky, Merkin, Panno y Tijman, 2004) lo que distinguía a las FM. Por otra parte, un aspecto a destacar y que las diferencia puntualmente de las AM son los receptores. Mientras que las segundas, tienen generalmente una audiencia adulta, las primeras se dirigen principalmente al público juvenil. Esta última característica es de total relevancia por el hecho de que estas emisoras, en su buena parte, son manejadas por jóvenes, generando un ámbito más dinámico, menos estructurado y permitiendo una mayor adaptación a los cambios tecnológicos. En relación a ésto, es correcto afirmar que si bien algunas FM “se caracterizan por difundir música, un disco tras otro, al ritmo que van marcando los 40 primeros puestos de los rankings de los más vendidos o los más escuchados. En otras se dibuja, en trazos gruesos, el gusto juvenil actual en muchos rubros”(Ulanovsky, Merkin, Panno y Tijman, 2004). Ahora bien, varios autores opinan que la particularidad más importante de las FM es que propicia la participación de otros actores sociales, dándoles voz a quienes no la tenían. Como dijo Santo Biasatti: “la radio logró convertirse en el lugar en que la gente puede manifestarse con libertad, con una fórmula que podría sintetizarse en verdad más sentimiento” (Ulanovsky, Merkin, Panno y Tijman, 2004). Por ello, un claro ejemplo, que refleja esta afirmación es el nacimiento de las “radios comunitarias”, las que surgieron en 1979 de la mano del locutor Miguel Ángel Biagoni, quien desde Rosario puso al aire la primer emisora barrial: FM Canal 19. Las radios comunitarias, también llamadas clandestinas, libres, auto-gestionadas, alternativas, piratas, barriales, de baja potencia o ilegales, pero legitimadas por su numeroso público eran una realidad en los años 80. Y es que las FM alternativas no solo trajeron consigo otras voces y propuestas, desempeñaron un papel clave en el proceso de democratización y como dice Biasatti también “cubrieron un espacio no explorado o directamente desdeñado por los grandes medios: el que se refiere a las preocupaciones vitales, cotidianas de la comunidad. La radio interpretó a la gente” (Ulanovsky, Merkin, Panno y Tijman, 2004). En la Argentina, las radios comunitarias comenzaron a crecer sin tener en cuenta el decreto-ley Nº 22.285 de Radiodifusión (1980), “que no permitía ni a entidades intermedias ni a grupos sociales el acceso a licencias de radios y canales, dispuestos a producir otra comunicación, alejada de los centros de poder dominante” (Ulanovsky, Merkin, Panno y Tijman, 2004). En 1994, según el COMFER, ya había 800 emisoras clandestinas funcionando. Son numerosas las suposiciones que pretenden explicar la proliferación de estas emisoras, “una sostiene que se trata de una reacción social por insatisfacción contra la homogeneidad de mensaje de los medios tradicionales (…) Otra afirma que hay una nueva valoración de la idea vecinal comunitaria, con tendencia autonómica, que busca crear círculos cerrados ajenos a la corrupción del poder (…) Y hay quienes piensan que son una forma particular de movilización juvenil que busca conjugar cierto compromiso político con la actividad cultural” (Uranga y Pasquini, 1998). En estos años, en Argentina no sólo hubo un gran auge de las radios barriales, sino que a su vez, empezaron a observarse los inicios de la “radio por Internet”. Tal denominación refiere a una concepción instrumentalista de Internet como mero soporte de difusión, lo cual presenta ciertas ventajas como por ejemplo: ? Acceso a cadenas de todo el mundo. ? Una más variada oferta. ? Mayor disponibilidad (necesitamos simplemente un dispositivo de acceso a Internet y una conexión de banda ancha). Ahora bien, tiempo después se introdujeron otros elementos propios de Internet a la radio y se comenzó a hablar de la “radio en Internet”. A partir de esta designación se rompe la concepción instrumentalista y se da paso a otra, en la que se establece una relación entre ambos términos. “Las vinculaciones se generan en una doble orientación. Por una parte, desde una apertura de la radio tradicional para incorporar componentes propios de Internet como los correos, chats, foros y otras modalidades de participación cibernética. Por otra, desde la apertura de Internet para recoger las aportaciones de la radio y del audio tradicionales como los archivos de audio, contenidos musicales, acceso a la programación de las emisoras. Ambas orientaciones funcionan por separado con diversos enriquecimientos mutuos y, además, aparece otra variante que tiende a establecer una plena convergencia y diversas sinergias que dan origen a la propiamente denominada ciberradio” (Cebrián Herreros, 2008). La radio abre una nueva vía de expansión, ya no solo se escucha, también se ve, se interviene por escrito y oralmente, se participa, se chatea. En otras palabras, Internet se apropia de los componentes de los medios de comunicación tradicionales, ya sean auditivos, escritos o audiovisuales, brindándoles un nuevo tratamiento; así sucede con la hipertextualidad, la interactividad y la navegación. “La ciberradio es la entrada plena en el cibermundo, un universo con sus espacios y tiempos correspondientes, diferente al del mundo real y al del mundo radiofónico tradicional. Es una radio sin límites de espacio. Ahora todo es global” (Cebrián Herreros, 2008). De la mano de todos los cambios mencionados, es necesario referirse a la forma en que se consume radio actualmente. El acceso al medio es a través de múltiples canales, que van desde el aparato tradicional a los diversos dispositivos portátiles (computadoras, celulares, tablets y demás artefactos de audio con conexión a la red). Sin embargo, este fenómeno no se desarrolló por completo la primera vez, sino que hubo la siguiente evolución: 1. Radiodifusión de la programación por Internet: la radio tradicional emplea Internet como recurso, pero la interactividad, enlaces y navegación se producen sólo dentro de la web, no se relacionan con la programación. 2. Integración de los aportes de Internet a la radio a la radio tradicional: surge la ciberradio propiamente dicha. 3. Creación de productos propios de la ciberradio como en las emisoras nacidas en la red: son productos pensados conforme a los servicios que ofrece Internet, incorporándose la interactividad, la navegación y enlaces. También se observa una integración de lo visual, lo escrito y lo auditivo. Los usuarios puede empezar a subir sus propios programas a la red por medio de la emisora. 4. Experimentación de otras modalidades o extensiones a partir de la ciberradio: encontramos podcasting, audioblogs, radioblogs, radio móvil, entre otros. Con las ciberradios ya no puede hablarse de audiencias en el sentido tradicional, sino de usuarios internautas. Desaparecen los receptores pasivos, modificándose los papeles del emisor y del receptor, ahora es un encuentro interactivo de ambos. “El emisor pierde su hegemonía conductora de la secuencialidad radiofónica para abrirse a la secuencialidad que quiera efectuar el usuario en su navegación” (Cebrián Herreros, 2008). El proceso de la ciberradio modifica el concepto de programación. Con este fenómeno, las personas tienen la posibilidad de acceder, elegir lo que desee de la oferta expuesta y crear su propio recorrido. Consecuentemente, la llegada de esta era digital también exigió una modificación en los perfiles profesionales. Es común observar que en los medios de comunicación, sin exceptuar a la radio, la preferencia por personas jóvenes debido a la facilidad con las que manejan las nuevas tecnologías y a su rápida capacidad de adaptación. Además, hay que tener en cuenta la capacitación que existe hoy en día, donde los jóvenes en su mayoría que ingresan a trabajar cuentan con un estudio previo especializado (periodismo, comunicación social, nuevas tecnologías, entre otros). Otro aspecto a señalar en el cual entran en relación directa la juventud con la era digital son las redes sociales. Las mismas han abierto una nueva forma de interacción mucho más profunda e inmediata entre la audiencia y los prestadores de servicios audiovisuales, siendo común ver en las páginas de Facebook o de Twitter, perfiles de programas de radio o de televisión. Por otra parte, los telespectadores y los oyentes comparten al momento en que están viendo o escuchando tal canal o emisora, valoraciones y comentarios. De este modo, las redes sociales se han convertido en el nuevo escenario en el cual los programas y periodistas se transforman en protagonistas directos o indirectos en conversaciones cotidianas. Las redes sociales son parte del presente y hay quienes se animan a afirmar que el futuro de la radio está en los dispositivos móviles. El radiofonista Alejandro Nieto (director general de Cadena SER de España) dijo: “La radio será el mundo del audio de las redes sociales. Se están lanzando aplicaciones para los móviles que permiten grabar, editar y enviar audio, vídeo e imagen a la estación, que se pueden utilizar en el aire y en línea, creando una comunidad social móvil. De esta forma, se crearán emisoras personalizadas. Será entonces el momento de mi radio”. Tras hacer hincapié sobre determinados aspectos de la historia de la radiodifusión, nuestro objetivo fue observar el rol del joven y su importancia en cada una de esas etapas. En las FM y en radios comunitarias, los mismos se hicieron eco de ese espacio para expresarse, compartir sus ideas y aprender. En lo que respecta a la ciberradio y al manejo de las redes sociales, el ser nativos justamente de esta cultura digital les permite tener mayor facilidad para manejar las nuevas tecnologías y colaborar en la adaptación de los medios tradicionales a esta nueva realidad. Es la juventud, generalmente, la que se encarga de incorporar a la radio tradicional al mundo de internet, de compartir sus contenidos en redes sociales, de generar enlaces y de navegar por elementos visuales como sonoros. Los jóvenes estamos intentando mejorar el alcance radial a un público diverso. ? JÓVENES RADIOFÓNICOS “Y eso es lo que necesitamos de los jóvenes hoy: jóvenes con esperanza y jóvenes con fortaleza. No queremos jóvenes debiluchos, jóvenes que están ´ahí no más´, ni sí, ni no, no queremos jóvenes que se cansen rápido y que vivan cansados, con cara de aburridos. Queremos jóvenes fuertes, queremos jóvenes con esperanza y con fortaleza.” (Papa Francisco, durante viaje apostólico a Paraguay, julio de 2015). El trabajo de investigación denominado “La radio y los jóvenes” nace para evacuar nuestras dudas en relación a la salida laboral y/o participación de los jóvenes en medios de comunicación de Rafaela. Decidimos enfocarnos en la radio en el marco del trabajo de investigación de la cátedra “Periodismo Radiofónico”, ya que es el medio en el que más nos interesaría trabajar en el futuro y porque la ciudad contempla una gran cantidad de emisoras, con diversos perfiles, que compiten por la atención de las audiencias. Como primera instancia, establecimos los objetivos que pretendemos mostrar al finalizar la investigación. Ellos son: determinar la cantidad de jóvenes que ejercen su labor en las radios investigadas; investigar la predisposición de los propietarios, de las emisoras analizadas, en la contratación de jóvenes; conocer cuáles son las tareas que desempeñan los jóvenes en las radios; diferenciar las actividades en emisoras comunitarias y comerciales; conocer qué importancia recibe el título universitario u otro tipo de formación profesional para acceder a un puesto; comparar la diferencia etaria entre los empleados determinando qué edades prevalecen. En segunda instancia de nuestro análisis, nos abocamos en la busqueda y seleccion de FM de diferentes modalidades y estilos. Nos pareció pertinente abarcar radios comerciales y comunitarias, por las diferencias que presentan, siendo unas con fines de lucro y las otras sin intereses económicos. En tercer instancia, decidimos contactar a las radios: ADN (97.9), Galena (94.5), Unired (104.3), Universidad (97.3), Radio Norte (92.3), Power (99.1), Tradiciones (97.9) y La Minga (94.9), pero esta última emisora fue imposible hacer la entrevista por falta de predisposición de sus directivos. Luego de formular un cuestionario, en el que se veían reflejados los objetivos de la investigación, nos dirigimos a cada una de ellas.
En el siguiente desarrollo, se plasma el cruce de la información que pudimos recopilar, con el diálogo que mantuvimos con los entrevistados: propietarios, directores, periodistas y jóvenes, que ejercen su labor en las FM mencionadas.

JÓVENES DE RADIO Un elemento es clave a la hora de describir la labor que realizan los jóvenes, tanto en las radios comerciales como en las comunitarias. Este factor es la vocación, que se manifiesta en las ganas de trabajar y de perfeccionarse que poseen y que los acompaña en su formación como profesionales de la comunicación. Ellos nunca pudieron imaginarse una opción laboral diferente, teniendo bien en claro, desde muy pequeños, que la radio era la actividad que querían desempeñar a futuro. Y es por ésto que, motivados por un interés particular, todos los entrevistados iniciaron sus primeros pasos en el medio a partir de una edad muy temprana, generando, al día de hoy, una experiencia significativa. Sin embargo, no han perdido las ganas de seguir aprendiendo y esforzándose para lograr superarse día a día. Es notable la pasión con la que desempeñan su rol en las emisoras, por más mínimo que éste sea, como también, es fácil de escuchar el orgullo que sienten cuando describen su labor. No es extraño encontrar este tipo de jóvenes incorporados al staff de las radios analizadas, si tenemos en cuenta que la fuerza de voluntad y el empeño puesto en el trabajo, es determinante para los directores de las mismas, a la hora de incluir recursos humanos. Al respecto, Alberto Menardi, propietario de Radio Galena, afirma que hay un montón de cosas que advertir, pero lo principal es que, quien trabaja en radio, sea una persona responsable, porque muchas veces “joven” es sinónimo de poca seriedad. Además, expresa: “Hay gente grande que viene y se instala acá, pero no se mueve ni pone ganas o no te suma y es complicada. Tienen experiencia, capacidad de análisis, pero no ponen ganas para moverse, conseguir móviles y demás, tal vez, un joven si lo hace, se mueve más, va de acá para allá, porque tiene ganas de aprender y de trabajar”. Desde Unired, Javier Colombo destaca que los jóvenes tienen un empuje particular que es propio de la edad y que se observa en la frescura y en las ganas de ejercer sus funciones. Asimismo, Ezequiel Barberis, de radio Universidad, dice que es la energía y las ganas de perfeccionarse día a día lo que caracteriza a la juventud y eso aplicado al medio radial es un aporte muy significativo. A estas posiciones, se suma Marcelo Schiavi, de ADN, quien resalta que, en un medio como la radio, el joven debe empezar en puestos inferiores para luego ir avanzando y aprendiendo, para transformarse, así, en un buen periodista. Pero, para lograr ésto, tiene que tener mucha vocación, de lo contrario, si no le gusta lo que hace y no pone empeño en su trabajo, es difícil que pueda prosperar. Del lado de las FM comunitarias, se sostiene una postura similar en el momento de decidir integrar personal. En base a ésto, Carlos Quinteros, propietario de radio Power, afirma que, si bien las puertas de la emisora están abiertas para todo aquel que quiera participar, prefiere sumar jóvenes, ya que ellos, al no tener demasiada experiencia, son más espontáneos, se involucran más en su labor y logran darle una impronta distinta, un carisma particular a la comunicación. A ésto se suma la opinión de Claudia Quiroga, quien, representado a radio Tradiciones, exalta el interés y empeño de la generación actual por ayudar a la comunidad a través del medio radial. Otra visión es la de Ricardo Vivas, director de radio Norte, quien remarca la importancia de que la juventud encuentre una actividad sana y útil en la cual volcar sus energías y propone que el medio radial es una opción muy interesante, porque requiere de una gran responsabilidad y esfuerzo. De esta forma, participando en el medio y contrayendo un compromiso, el joven logra salir de la calle y mantenerse al margen de los peligros que en ella circulan. La mirada joven de la realidad también es clave para los propietarios de las FM, a quienes les interesa que en su programación se incluyan temas de actualidad tratados desde la perspectiva de la nueva generación. Como Javier Colombo nos dice: “tienen una visión diferente de la profesión, de la vida, por una cuestión generacional lo cual me parece importante”. Algo parecido nos cuenta el director de Galena: “En la radio cuanto más joven sea la voz y el pensamiento activo vinculado a los social mejor”. A esta postura se suma Carlos Quinteros, quien opina: “son voces nuevas, voces frescas que dan un aire distinto a la comunicación en Rafaela”. Asimismo, los jóvenes de las radios seleccionadas destacan que una de las causas por las que eligieron desempeñar el periodismo es la posibilidad de que sus opiniones sean escuchadas por la sociedad, fundamentalmente, aquellas ligadas a temas tabú o de reciente impacto, ya que, desde el medio, aportan elementos que le permiten a la comunidad formar una postura racional sobre diversas cuestiones de la realidad. Otro factor en el que coinciden las radios comerciales y comunitarias es el del fácil dominio de las tecnologías que poseen los jóvenes, siendo éste el aporte primordial que ofrecen a los medios tradicionales. Así, para el director de Power, son ellos los que mejor manejan las herramientas digitales y las redes sociales, las que son fundamentales para la comunicación. “Hoy el 90% de la información nos llega a través de Internet, entonces los jóvenes son esenciales, ya que nos tenemos que adaptar a esto”, agrega Quinteros. Completando esta mirada, Ricardo Vivas, cuenta que fueron los muchachos del barrio, los que lograron que se modernice y adopte una computadora como medio de trabajo,la que le permitió una mayor practicidad y rapidez en la realización de sus tareas.
Desde el lado de las radios comerciales, Schiavi expresa: “Los jóvenes están más familiarizados con la tecnología, lo que a los más grandes nos cuesta mucho, es por eso, también, que nos interesa incorporarlos”. Algo similar opina Ezequiel Barberis, quien advierte que actualmente es necesario incorporar jóvenes que tengan asimilado el nuevo paradigma informacional, ya que si bien “la gente grande o con experiencia tiene conocimiento de los nuevos medios de comunicación y de las redes sociales, es mucho más difícil de manejar para ellos” que para la generación de nativos digitales, a los cuales les resulta algo sumamente sencillo. A ésto se agrega la percepción de Gastón Areco Bravo, locutor de Unired, que reflexiona acerca de los aportes, que como joven podía prestar. Uno de ellos, fue el interés por adaptar a la radio a la era digital, ya que desde su rol de conductor comenzó a contribuir en la mantención y actualización de las cuentas de facebook y de twitter, que el medio poseía y a las que no les prestaba demasiada atención. Por último, todas las radios analizadas, coincidieron en que el título en Comunicación Social es importante para seleccionar personal, sin embargo no es lo principal. Como informa Marcelo Schiavi, la teoría siempre es buena como base para comenzar a desempeñarse en la radio, pero luego la experiencia es lo que termina haciendo al profesional, quien debe poner mucho empeño y ganas de superarse para ir avanzando en su labor. Del mismo modo, Alberto Menardi asegura que tiene muy en cuenta si la persona que se suma a la emisora está formada intelectualmente o no, sin embargo ésto no le garantiza ganarse un lugar detrás del micrófono, ya que tiene que esforzarse para habituarse a los ritmos y exigencias del medio y eso se va logrando en la práctica e iniciando desde un rol menor. “Hay chicos que los vas guiando y arrancan bien, pero hay otros que no quieren salir de lo que aprendieron y no se dejan ayudar, ni pretenden aprender y adaptarse”, expresa el dueño de radio Galena. Así mismo, el director de Unired afirma que prefiere que tengan un título o algún estudio en Comunicación iniciado, pero no es una condición excluyente, ya que si es un buen periodista en la práctica y tiene constancia puede integrar un grupo de trabajo. A esto se suma Ezequiel Barberis, quien explicaba que el conocimiento siempre es bueno y que el título es una apoyatura muy grande, pero las ganas de aprender, demostrar y tener entusiasmo, querer conocer y entrometerse, es fundamental en el periodismo y agrega: “La experiencia en esto es muy importante y el título, a veces, lo termines teniendo por añadidura”. Del lado de las radios comunitarias, el propietario de Power enfatiza que la FM está abierta para el que quiera participar, más allá de tener estudios en periodismo o no. Sin embargo, la única condición es que la persona que se sume a contribuir sea educada, respetuosa y que al hablar lo haga con una cierta formalidad. En conclusión, la vocación, la mirada joven, el manejo de las nuevas tecnologías y la importancia de la teoría aplicada a la práctica para la formación del profesional son los elementos comunes que surgieron del análisis de las entrevistas realizadas en las radios seleccionadas. Tanto las emisoras comunitarias como las comerciales resaltaron que el esfuerzo, las ganas de aprender y de superarse son primordiales al momento de decidir integrar a un joven al personal y es un factor clave a la hora de evaluar su desempeño, ya que si bien el estudio es importante, éste no habilita al futuro comunicador a ser parte de la emisora, sino que es un lugar que debe ganar con empeño y dedicación. De la misma forma, los directores de las FM rafaelinas están muy interesados en incluir jóvenes, ya que entienden que son los que mejor se desempeñan en el uso de las actuales formas de comunicación digital y porque, además, son el futuro del periodismo y de ellos depende darles una oportunidad.

LAS RADIOS COMERCIALES Y LOS JÓVENES Características y fines de la radio comercial La radio no es solo un medio de comunicación, también es un medio de la imaginación tal como dijo Sergio Pollacia (Merca 2.0; 2011). Constituye el medio más idóneo para demostrar que a través de la radio-escucha, el receptor puede crear imágenes mentales de acuerdo a su interpretación. La radio comercial sobrevivió a la llegada de las nuevas tecnologías, ya que es el medio de comunicación por excelencia, el de más íntima llegada, el que acompaña a cada uno en todo momento y lugar. Es un medio caracterizado por la inmediatez y el acompañamiento cercano de los oyentes. Estos son los condimentos necesarios para atrapar, conservar y aumentar su audiencia. El servicio de radiodifusión comercial consiste en elaborar una programación que satisfaga los gustos e intereses del oyente y se adecúe a sus hábitos. De esta manera, sin perder de vista su fin de lucro, las emisoras comerciales deben atender el propósito educativo, recreativo, cultural, científico e informativo que debe regir a todo medio de comunicación masivo. Las radios comerciales que visitamos para realizar nuestra investigación, ADN, Unired, Universidad y Galena responden a la modalidad y los fines mencionados. Se trata de emisoras locales que, cada una con su perfil particular, procuran satisfacer las necesidades de información y entretenimiento de distintos sectores del público rafaelino.

Adaptación a los cambios Una condición esencial para lograr esta tarea, es adaptarse a los cambios y transformaciones que afectan a la sociedad y, particularmente, a los medios de comunicación. En este sentido, algunos de los entrevistados coinciden en que los jóvenes constituyen un gran aporte al trabajo en el medio, ya que impulsan nuevas miradas, defienden ideas renovadoras y tienen capacidad de adaptarse a los cambios. Ezequiel Barberis expresó: “Al ser joven tenés mucha energía, querés que todo salga bien; entonces es esa misma energía y esa vorágine lo que te puede aportar la juventud”, y desde la postura de director, Alberto Menardi afirma que en la radio cuanto más joven sea la voz y el pensamiento activo vinculado a los social mejor”.

Nuevas tecnologías Otro de los cambios a atender, tiene que ver con las tecnologías que, desde mediados de los años 90 se encuentran en constante evolución. En este punto, los jóvenes resultan ser los mejores recursos humanos. En esta franja etárea, no superan los 30 años y son denominados “nativos digitales” por nacer en tiempos de pleno desarrollo tecnológico, logran adaptarse con facilidad al manejo de los productos, que este fenómeno evolutivo proporciona, y las emisoras de radio deben utilizar indiscutidamente para la real satisfacción de las necesidades de la sociedad. A propósito de esto, Marcelo Schiavi, director de ADN, afirma: “los jóvenes están más familiarizados con la tecnología, lo que a los más grandes nos cuesta mucho. Por eso también nos interesa la gente joven porque nos puede aportar mucho en las nuevas tecnologías”. Por su parte, Alejandro Menardi, uno de los jóvenes que trabajan en Radio Galena, reconoce que su capacidad de adaptación a las innovaciones tecnológicas es un elemento fundamental para cubrir su puesto de productor y musicalizador. “Mi generación comenzó a absorber la tecnología más fácil, cosa que les cuesta a los más grandes, aunque en su vida cotidiana hayan resuelto problemas más difíciles. Esto es lo que le puede aportar un joven a la radio: el vínculo con las nuevas tecnologías”, afirma.

Formación profesional Otra particularidad destacada en nuestras entrevistas a las radios comerciales es la importancia que recibe la formación y capacitación en el campo de la comunicación y, puntualmente, la radio. Si bien en ninguno de los casos se determinó al estudio o preparación profesional como condición excluyente, la mayoría de los jóvenes que respondieron nuestras preguntas, son estudiantes de la carrera en Comunicación Social. Es el caso de Ezequiel Barberis, de radio Universidad; Sebastián Pintos, de radio ADN; y Gastón Areco Bravo, de Unired. Por su parte, Alejandro Menardi, de Galena, dice nunca haber estudiado por un título, pero habla de su constante capacitación e innovación técnica, y afirma que aceptaría cualquier oportunidad para comenzar una carrera. Además destaca que “el hecho de ser autodidacta tiene una limitante: te encerras en tu círculo de conocimiento y te estancas ahí, porque nadie te exige más”.

El rol de los jóvenes Una salvedad interesante por parte de los directores de las radios fue que los jóvenes que ingresan a trabajar en radios comerciales deben responder, más allá de su derecho a la libertad de expresión, a la lógica de la línea editorial del medio en el que decide insertarse, proponiéndose aprender y superarse. Para esto, es necesario que comiencen realizando, por ejemplo, tareas de control técnico o de producción, y desde estos puestos adquirir los conocimientos necesarios para ocupar, en un futuro, otro roles como el de locución o conducción de programas. En este punto, y con firmes palabras, Alberto Menardi dice que “el hecho de ser joven y de haber estudiado una carrera no te da derecho a tener un programa y considerarte periodista. Uno incorpora un joven comunicador, luego de que lo evaluó, que conversó con él, que lo probó y, además, encaja en lo que vos venís haciendo”. En el mismo orden, el director de ADN afirma: “hay que recorrer un camino para la conducción, a esta tarea la desempeñan las personas con más experiencia. Cuando uno entra en un trabajo nuevo empieza a conectarse con gente, conocer a las personas, a familiarizarse con los actores locales, regionales y se empieza a conectar con las fuentes, con los entrevistados, todo ésto es el rol de producción”. Los jóvenes también mostraron su mirada al respecto. Así, Ezequiel Barberis opina que lo ideal para empezar es en la parte de producción. “Largar a un joven a la conducción de un programa puede terminar siendo hasta riesgoso para el mismo joven porque la falta de experiencia lo puede llevar a que no lo disfrute”, expresa.

La radio comercial como salida laboral Durante las entrevistas, también surgió como tema la rentabilidad de las emisoras en Rafaela y en qué medida las radios constituyen una salida laboral para los jóvenes comunicadores. Todos reconocieron que la realidad económica no es del todo óptima para la venta de espacios publicitarios, sustento de las radios comerciales, sobre todo teniendo en cuenta que en la ciudad hay decenas de emisoras compitiendo. Pero aseguraron que están dispuestos a contratar jóvenes en la medida en que se les pueda retribuir su trabajo. Menardi asegura: “tenemos intención de incorporar jóvenes y lo venimos haciendo en la medida de las posibilidades. Hay un hecho que es clave, que es cómo resolver comercialmente el problema: yo incorporo jóvenes pero en la medida que haya recursos para pagarles. Hoy las radios más chicas estamos en una situación compleja en lo comercial”. Con la misma postura Schiavi dice que ADN tiene el compromiso de incorporar jóvenes a la radio, pero que la difícil situación económica, muchas veces, constituye un límite.

Trabajo y vocación Otra perspectiva en cuanto a lo económico es la de los jóvenes entrevistados que, más allá de encontrar en la radio un trabajo y un sustento, hallan un modo de vida, una pasión, una forma de comprometerse con la verdad y la sociedad. Esta vocación hace que los altibajos en la situación económica no representen un obstáculo a la hora de elegir la radio como medio para desplegar su capacidad y potenciar sus habilidades. Así lo demuestran sus palabras: “Siempre hay algo de vocación en cada elección que uno hace a cualquier edad. Y después hay una cuota del propio ejercicio que se va dando. Yo arranqué en radio a los 12 años y me encantó (…) Me bastaron un par de días para darme cuenta que era lo mío y que era lo que quería hacer”. (Ezequiel Braberis. Radio Universidad.) “Como estudiante de comunicación siempre tenés ganas de trabajar en algún medio tradicional (…) Una de las cosas que más motiva de la radio es tener un espacio que es tuyo, ser escuchado y que lo que estás haciendo puede repercutir en otras personas”. (Sebastián Pintos. ADN.) “Empecé a los 12 años, en un programa donde invitaban a chicos a participar y me gustó. (…) prefiero la radio porque es mucho más dinámica”. (Gastón Areco Bravo. Unired) “Yo creo que inconscientemente siempre me preparé para trabajar en radio. Desde muy chico me interesé por la música y toda mi vida me distinguí por eso. Yo veía que el ámbito ideal para desempeñarme en la música era la radio (…) Hoy en día no me veo haciendo otra cosa”. (Alejandro Menardi. FM Galena)

LA VOZ DE LOS JÓVENES EN LAS RADIOS COMUNITARIAS Las radios comunitarias ya son de por sí un ambiente particular. La iniciativa de personas que por vocación quieran tener y sostener un medio de comunicación que emitan mensajes diferentes a los que provienen de la hegemonía tradicional y comercial, pero que además se sostenga con el esfuerzo de los que trabajan allí es algo fuera de lo común. La participación de jóvenes en estos ambientes es bastante común, porque el medio es, en palabras de Carrillo Olano, “un espacio de encuentro, de enseñanza y de expresión para los jóvenes” (2013). La teoría del autor es real en las tres radios comunitarias que visitamos: Norte (92.3), Power (99.1) y Tradiciones (97.9). Los directores de las mismas expresan que, si bien les brindan el espacio, cada radio es particular y lo hace con diferente fin. Si hablamos de Tradiciones (97.9), estamos frente a un ambiente de encuentro que busca ser la contención de un grupo, que en palabras de Claudia Quiroga, son “jóvenes de distintas edades, mayormente aquellos que padecen de cariño, de contención familiar, que buscan la calle, la droga y demás”. Entonces, desde su proyecto radiofónico Claudia y Walter Quiroga dan lugar para que los chicos puedan producir contenidos de su interés. Por su parte, Ricardo Vivas hace un trabajo similar en FM Norte (92.3). Desde su humilde posición, produce y dirige su radio que ante todo es familiar. En la conducción están sus hijos Manuel de 21 años y Jesús de 16, con los que formaron un espacio de enseñanza mutuo: mientras Ricardo transmite sus conocimientos sobre conducción y dirección, los chicos hacen aportes desde la tecnología, incorporando computadoras al trabajo manual que hacía su padre con las “compacteras” pasando música. Pero, además, Ricardo ofrece a los jóvenes un lugar de instrucción porque considera que “para la juventud es lo mejor, los tenés encerrados, haciendo algo útil, sano y si se preocupan van a tener un dinero de publicidad”. En Power (99.1) el espacio que encuentran los jóvenes es de expresión sobre problemas sociales, situaciones cotidianas que afectan a la sociedad rafaelina, interpretando a la gente y sus necesidades. Carolina García expresa que disfruta de trabajar en una radio comunitaria “por el trabajo social que nos permite hacer. No es solamente hacer radio y hacernos conocidos, sino darles oportunidades a los chicos, mostrarles que es un medio de comunicación, cómo funciona”.
La labor de esta FM se puede interpretar como el trabajo que deberían hacer comúnmente las radios comunitarias: pensar a la comunicación como un derecho humano que se debe respetar al igual que los demás derechos, abordando los temas de interés desde todos los ángulos, dando voz a todos lo que quieran opinar. Carlos Quinteros expresa que en Power el programa “Tiempo de debate” invita a participar a jóvenes oyentes para que ocupen el rol de panelista del día. Así, se abre el juego para que se escuchen opiniones afines y discordante sobre un tema reunidos en una mesa redonda, contando con la presencia del panelista de la ocasión, un panelista habitual y algún invitado que responda todas las dudas, siendo estos en general políticos. Este tipo de experiencias son sinónimo de participación, ya que ayudan a interpretar colectivamente lo que pasa desde lo social, con el fin de llegar a todos de la mejor manera. Los jóvenes interpretan esto y al momento de participar en una radio comunitaria tratan de hablar de temas locales, de la provincia y a nivel nacional, que afectan a todos. Intentan hacerlo con la mayor libertad posible, considerando ellos qué es lo que les interesa y lo que no es relevante. Como expresa Carolina “Nadie nos dice ´no hables de tal´ o ´cuidado de no decir nada malo de…´.” Lo que caracteriza a las radios comunitarias es cómo se transmiten los contenidos. Los periodistas valoran que primero la información sea veraz, clara y sencilla, y que después se explique el cómo, cuándo y dónde. Pero lo que más les interesa transmitir es quien hace las cosas, porque lo hace y a quiénes afecta el suceso que están transmitiendo, intentando que el pueblo participe emitiendo su interpretación y así dar solución a los problemas. Juan Quinteros expresa que lo más jugoso de trabajar en un medio tan particular es que no tiene una bandera política o económica a la que se debe responder y el rol que más les interesa desempeñar como jóvenes comunicadores es desde lo político y social: “sobre todo hoy con la grieta que hay en la sociedad, que los grandes medios monopólicos fomentan, en cuanto a posturas, ideologías y tendencias sociales.” En radio Norte, los Vivas aportan al desarrollo de la participación comunitaria, sin caer en el lucimiento de ellos como periodistas soberbios y aburridos. Hacen uso de elementos de la cultura popular como el humor, la música, los dichos y refranes, que le permiten crear un lazo con los oyentes para que ellos sientan que también son parte y pueden interactuar con el medio. De cierta forma lo han logrado y Ricardo cuenta las experiencias que viven con Manuel y Jesús día a día en sus programas: “la gente nos manda mensajes y los leemos, ahora también envían audios de WhatsApp que pasamos al aire, porque ponemos el celular cerca del micrófono y lo reproducimos ahí”. Además aclaran que mientras sea con respeto, educación y sin decir malas palabras, en su radio reciben a todos. Pero al igual que sucede en radio Power, Norte se preocupa por su rol social y en familia colaboran con instituciones, familias y grupos de barrios que están dentro de su zona de influencia: Zazpe, Barranquitas, Villa Dominga con el fin de incentivar entre los jóvenes valores como la solidaridad y el respeto. Con el fin de ser un medio de comunicación social, Tradiciones tiene un proyecto que contempla la participación de niños de entre 10 y 14 años que asisten a la Casona de los pibes. El plan tiene como fin la participación de los menores en un espacio radial los fines de semana y con ese propósito, la locutora de la Casona, Walter y Claudia, están preparando con los niños el programa. De los chicos que buscan para la participación de su programación en la radio, los Quiroga están interesados principalmente en los “jóvenes a los que les encanta ayudar a la gente, a los ancianos y por eso la participación de ellos es muy importante porque saben que ayudando a la gente que necesitan saben que tiene la posibilidad de hacer un programa radial del interés que a ellos les gusta”.
A partir de estas acciones lo que buscan las tres radios consultadas es principalmente cumplir su rol social de manera responsable. Pero también lo que les interesa es rescatar la visión de los actores menos presentes en los grandes medios, escapando de las fuentes oficiales como único origen informativo. Todo lo que hacen es con el fin de enriquecer su información, sin contentarse con una sola mirada sobre un tema y dando un enfoque propio a lo que transmiten. En relación a esto, Carolina García sostiene que el aporte principal que le pueden hacer ellos al medio es sin dudas la opinión y el pensamiento, porque “es distinta la opinión de un joven hoy en día, que la que tenían nuestros padres o abuelos a nuestra edad”. Y es muy interesante que en los medios se puedan presentar la mirada de un joven y la de un mayor, porque son los conocimientos y las opiniones de ambos las que hacen al vivir en la sociedad actual y las que permiten hacer un seguimiento de los procesos sociales, un análisis de las primicias y la concepción de propuestas que contribuyan en la solución de problemas. La radio comunitaria lo que se propone con la inclusión de la juventud a su programación es, al fin y al cabo, lograr un cambio social, una transformación en la forma de comunicar. Porque como dice Carlos Quinteros, los jóvenes son “voces nuevas, voces frescas y dan un aire distinto a la comunicación en Rafaela”.

CONCLUSIONES Con la información recopilada durante el desarrollo de la investigación y en respuesta a los objetivos planteados al comienzo del trabajo, llegamos a las siguientes conclusiones. En primer lugar, con respecto a la cantidad de jóvenes que ejercen su labor en las radios analizadas, se puede determinar que en las radios comerciales, si bien se le da participación a principiantes, los equipos que trabajan en las emisoras aún están integrados, en mayor medida, por gente con experiencia en los medios y que supera la franja etaria estudiada (18 a 30 años) que representa, en promedio, el 35% aproximadamente. Esto no quiere decir que los propietarios de las FM no se encuentren interesados en las nuevas generaciones, sino que la cuestión es la situación económica desfavorable que está atravesando el país en este momento. La causa es que las pequeñas y medianas empresas mediáticas atraviesan dificultades en la venta de espacios publicitarios, que es su sustento, en un contexto de fuerte competencia por la presencia de varias FM en Rafaela. En cuanto a las comunitarias, están abiertas a la incorporación de todas las personas que deseen acceder a un espacio de libre expresión, para ayudar a la comunidad desde su humilde posición como voceros de la opinión popular. En consecuencia, no es posible establecer un número exacto de jóvenes participantes. En comparación con las comerciales, las radios sin fines de lucro no tienen requisitos, siempre y cuando sean responsables y respetuosos, ni límites económicos a la hora de brindar un lugar a la juventud. Aún así, el porcentaje de jóvenes trabajando en ellas es menor. Un aspecto para destacar es que el fácil dominio de las nuevas tecnologías y de los medios digitales que tiene la juventud, es lo que más genera interés en los directores de las emisoras a la hora de incorporarlos al staff de la radio, siendo estas comunitarias o comerciales. En segundo lugar, teniendo en cuenta las tareas que desempeñan los jóvenes en las FM comerciales, determinamos que los puestos que ocupan, inicialmente, son producción, control técnico y administración de redes sociales y páginas web. Esto es así debido a que los directores prefieren formar a sus recursos humanos en tareas donde comprendan la dinámica del medio y se adapten a su nuevo espacio laboral. A su vez, los jóvenes, concuerdan con esta postura que favorece su formación e incrementa su experiencia para poder ocupar, con el tiempo, un lugar en la conducción u otros puestos superiores. En cambio, quienes dirigen las radios comunitarias eligen voces frescas y nuevas para estar frente al micrófono y encuentran en las generaciones recientes esta característica. De esta forma, consideran que el compromiso social, la voluntad y las ganas de aprender son suficientes para ocupar cualquier función.
Por último, el título en Comunicación Social o en Periodismo es importante, pero no es una condición excluyente en ninguno de los casos estudiados. Coordinadores de las radios coinciden en que la teoría es un gran apoyo, pero lo más importante es aplicarla a la práctica con vocación y empeño. Sin embargo, pudimos advertir que la mayor parte de los entrevistados en radios comerciales tenían estudios iniciados en algunas de las carreras mencionadas. Por esto concluimos que en este tipo de emisoras la formación profesional tiene mayor peso a la hora de la decidir a quién contratar. En general, podemos decir que saldamos todas las dudas que teníamos, cumpliendo con todos los objetivos planteados en el comienzo de la investigación. Consideramos que fue un trabajo enriquecedor para nuestra experiencia pre profesional, ya que nos permitió conocer el funcionamiento interno y el ambiente laboral de las radios locales que en un futuro pueden representar una salida laboral. También, el hecho de estar frente a dos tipos de radios tan diferentes, es lo que hace que uno comprenda la vocación con la que se mueven las personas que trabajan allí. Siempre se trata de un mismo medio de comunicación, pero éste puede tener dos orientaciones completamente distintas, regalando experiencias y satisfacciones diferentes. Por un lado, en una radio alternativa, el principal objetivo es promover la solidaridad. En radio Norte, su director, Ricardo Vivas, dijo que lo suyo se trataba de una radio de “trabajo social”, en la cual uno se desempeña con cariño y respeto. En tanto, la directora de Tradiciones, Claudia Quiroga, afirmó que lo que interesa es el proyecto que tenga la persona para volcarlo a la comunidad.
Este tipo de emisoras, no tiene límites económicos ni bandera política como dijo Juan, el director de Power. Es un medio que permite firmemente ayudar y expresar lo que uno cree, piensa o siente sin la obligación de seguir una línea editorial. Personalmente, a nosotras nos despertó admiración y orgullo porque en este tipo de radio realmente uno dedica su tiempo a colaborar con el otro, no hay un salario ni una recompensa, pero hay amor y verdadera libertad de expresión. En fin, la palabra se democratiza y los que no tenían voz ahora la tienen. Por otro lado, la radio comercial alude más al ámbito informativo, de deportes o entretenimiento. Y si bien no se habla de censura, siempre hay una línea editorial que respetar. De aquí la importancia a la hora de incorporarse a determinado medio, de estar de acuerdo con la ideología que allí impera. La radio comercial surgió primera, es la tradicional y de la mano de ella nacieron grandes periodistas y locutores con años de antigüedad que no se arrepienten del camino elegido, guardando en su memoria grandes reportajes, entrevistas y noticias. Este tipo de emisoras es la más reconocida, la más compañera porque todos escuchamos alguno de sus programas estando en el auto, en el trabajo o en casa. Por lo tanto, logra establecer una relación estrecha con el oyente. Para nosotras, conocer el funcionamiento de este segundo tipo de emisoras, nos sirvió para observar cómo se llevan a la práctica todos los conocimientos adquiridos en la universidad, sentir la vocación de los jóvenes que se desenvuelven allí y que creen en la capacitación constante como en la experiencia para lograr un mejor trabajo. Se puede decir, que nos sentimos identificadas con ellos, chicos estudiantes que trabajan y a la vez aprenden. A modo de cierre, tanto la radio comercial como la comunitaria son excelentes fuentes de trabajo pero con fines diferentes por lo que depende del perfil profesional de quien quiera incorporarse, elegir cuál medio es el mejor. En cada una de las entrevistas, quienes hablaron lo hicieron con pasión: en la comunitaria recalcaban el trabajo social que podían hacer, mientras que en la comercial, si bien reciben un salario, todos repararon en el amor, en la responsabilidad y energía con la que desempeñaban su labor.

ANEXO 1: Apreciaciones personales

El mundo de la radio: mirada de estudiante Por Camila Peter.- La radio constituye uno de los medios de comunicación tradicionales aún vigentes, y un espacio de capacitación para comunicadores profesionales y aquellos que, por vocación, eligen informar, entretener y brindar espacios a los que buscan ser escuchados. No se trata de algo simple, mecánico y monótono. No es sólo llevar a cabo una tarea rentable, sostener una fuente de ingresos. Trabajar en radio es primero comprometerse con la realidad y estar al servicio de la verdad, la inmediatez, la actualidad, las necesidades del oyente. Esto descubre quien contempla el “detrás de escena” de una emisión radiofónica, quién conoce cómo se gestan los contenidos que saldrán al aire para ser escuchados. Esto descubrimos un grupo de estudiantes de Comunicación Social que decidimos estudiar a fondo qué es trabajar en radio. La tarea se inició en la facultad, en la cátedra Periodismo Radiofónico, con una consigna tan amplia como interesante: analizar el campo radiofónico y seleccionar un aspecto a investigar. Nos inquietó saber cuál es el papel de los jóvenes hoy en este medio de comunicación y en qué medida la radio constituye para nosotros, los estudiantes, una fuente de trabajo y capacitación. Y para conocer cómo trabajan los que más saben y cómo se incorporan los que recién empiezan, el mejor método de investigación si dudas era ir a su espacio de acción. Visitamos diferentes radios comerciales y comunitarias de la ciudad. El primer destino fue FM “Galena”. Un estudio poco amplio pero correctamente equipado y con un ambiente fresco y juvenil, propició una charla breve pero cargada de información útil y sugerencias para nuestro futuro profesional. Alberto y Alejandro Menardi, padre e hijo, fueron los entrevistados. Nos hablaron de Galena como un proyecto familiar, una radio comercial que, con pocos recursos humanos, hoy cuenta con una audiencia satisfactoria y mantiene el perfil con el que comenzó: el de radio musical. Alejandro, que inició su experiencia en radio desde temprana edad, nos invitó a recorrer su trabajo y de qué manera la producción radiofónica es para él, no sólo una pasión, sino también una fuente de ingresos. “Es difícil la situación económico hoy, y más sabiendo que todo trabajo en radio se sustenta casi exclusivamente con publicidad. Pero si a uno le gusta lo que hace, dan ganas de esforzarse”, expresó. Nos mostró además, lo mucho que los jóvenes pueden aportar a un medio de comunicación, desde sus habilidades con las nuevas tecnologías, hasta la incorporación de contenidos innovadores. Pero quizás lo que más resonó en nosotras fueron las palabras de Alberto, el director, cuando afirmó que aunque signifique un aporte interesante, lo más importante para trabajar en una radio no es la edad ni la formación profesional, sino llevar adelante la tarea con vocación, dedicación, responsabilidad, ganas de aprender y de buscar contenido que atraiga al oyente. Continuamos recorriendo la ciudad y nos detuvimos luego en “Radio ADN”, un espacio con perfil primordialmente periodístico. Allí nos esperaba Marcelo Schiavi, su director, para mostrarnos, con predisposición, cómo se trabaja en su estudio. Al entrar al lugar percibimos una importante preparación técnica y profesional. Eran aproximadamente las cinco de la tarde, y un par de periodistas preparaban el material que saldría al aire en el programa de la mañana, al día siguiente. Luego de que nos invitara a apreciar los equipos y elementos de trabajo, Marcelo respondió nuestras dudas. Cuando le preguntamos cuál es el ingrediente fundamental para ser periodista radiofónico, indicó que la capacitación formal de la persona es importante a la hora de seleccionar recursos humanos, pero que es la experiencia la que en verdad hace al profesional. Además afirmó que los jóvenes son esenciales para aportar nuevas miradas, e incorporar productos innovadores que los más grandes no manejan del todo, pero que deben dejar que aquellos con más experiencia les enseñen y los formen. ADN es una radio comercial, y si bien es una de las emisoras con más audiencia en la ciudad, según afirma su director, también vive de cerca la difícil situación que la economía de hoy desencadena en nuestra sociedad. Sin embargo, dijo Schiavi: “siempre tiene las puertas abiertas a jóvenes que quieran trabajar en el campo de la comunicación”; y a modo de aliento nos recomendó: “trabajen con vocación y empezando desde abajo, para ser grandes mañana”. Otras radios comerciales que visitamos fueron FM Universidad y Unired. En ambos casos, dos jóvenes como nosotras, Ezequiel Barberis y Gastón Areco Bravo, nos hablaron de pasión por la comunicación y nos invitaron a escuchar su experiencia en el medio radiofónico; larga, por cierto, y cargada de aprendizajes a pesar de su corta edad. Ambos periodistas son estudiantes de Comunicación Social, y se mostraron a gusto y comprometidos con su carrera y su profesión. Su ejemplo, nos alentó a seguir perfeccionándonos en el área. Inmediatamente, decidimos cambiar de panorama. Era turno de visitar radios comunitarias y la primera de ellas sería “FM Power”. Pocas cuadras separan la facultad del estudio donde nos esperaban Carlos y Juan Quinteros, y Carolina García, que desde hace años, llevan adelante la radio. Nos invitaron a pasar a su lugar de trabajo que y nos sentamos alrededor de una mesa en un living pequeño y muy acogedor. Así comenzamos la entrevista. El primero en tomar la palabra fue Carlos quien nos motivó, como futuras comunicadoras, a trabajar en radio, por ser un medio dinámico, inmediato e ideal para incorporar las ideas frescas de la juventud. Aseguró que FM Power es un espacio totalmente abierto a todo aquel que quiere hacerse escuchar, y que en otros ámbitos no logran hacerlo. Por otro lado Juan y Carolina, jóvenes como nosotras, se mostraron comprometidos con la tarea de informar y, fundamentalmente, escuchar a otros y difundir nuevas miradas, la de los más chicos, las de aquellos a los que pocas veces se tiene en cuenta. Afirmaron que la radio les permitió formarse como personas críticas dentro de una sociedad compleja en cuanto a formas de pensar, tendencias políticas e ideologías. “Este espacio nos ayudó, aún sin haber estudiado o recibido capacitación formal, a construir un modo propio de ver las cosas, sin influencias externas”, dijo Carolina. Dejamos FM Power y atravesamos la ciudad entera hasta llegar al estudio de “Radio Norte”. A media cuadra del club Sportivo Norte de Rafaela, Ricardo nos esperaba en su hogar y lugar de trabajo. Nos recibió su mujer y compañera en la radio, y nos condujo a través de un patio extenso, hasta una pequeña habitación en el fondo, donde nuestro entrevistado acababa de cerrar su programa. Lo primero, y más importante, que expresó Ricardo en palabras simples y concretas, fue que su radio era comunitaria, de la gente, del barrio. El perfil de la emisora no adhiere a ninguna ideología política particular, ni atender acontecimientos más allá de lo local. Se trata de un espacio para el intercambio de mensajes, el entretenimiento y, en mayor medida e importancia, para que aquellos que no encuentran su rumbo, encuentren algo interesante en que invertir su tiempo. “Yo con esta radio, que es todo para mí, también quiero sacar a los chicos de la calle, por eso los invito siempre”, aseguró el hombre, que además, atiende un comedor infantil junto con toda su familia. La experiencia fue enriquecedora en la medida en que pudimos palpar distintas realidades. El trabajo de campo previo al desarrollo de nuestra investigación, no sólo nos permitió descubrir en la radio, una posible salida laboral, sino también un espacio para comprometernos socialmente. Cada entrevistado nos enseñó algo particular. La experiencia y capacitación de los que todos los días difunden las últimas noticias; la creatividad de los que seleccionan y adecúan a cada público la mejor música; y la sensibilidad, el esfuerzo y compromiso de quienes trabajan, no por dinero, sino sólo por vocación, nos mostraron una parte del trabajo radiofónico que no conocíamos. Nos introdujeron en el amplio y diverso mundo de la radio.

Diferentes radios, la misma pasión Por Jesica Giraudo.- Comprometidos, frescos, actuales, creativos, activos, dinámicos. Algunas de las características que reciben. Ellos son el futuro del periodismo y demuestran que, con voluntad y pasión, es posible trabajar en una emisora. En el transcurso de la investigación, para conocer la salida laboral de jóvenes, quizás de estudiantes de comunicación social, en diferentes medios radiales de Rafaela, recorriendo en bicicleta la ciudad, tratando de llegar a horario a cada entrevista, con los directores de las emisoras y los jóvenes que allí prestan sus servicios, me encontré con realidades diferentes. Radios con estilos antagónicos, algunas comerciales, otras sin fines de lucro. Pero en todas, la incesante “vocación”, que los dueños de las mismas no se cansaban de nombrar y definían como aquella fuerza de voluntad, esa pasión que mueve a los jóvenes a desempeñar el periodismo con energía, responsabilidad, compromiso y orgullo. Esa es la condición principal para que alguien, que recién empieza a actuar en la profesión, se gane un lugar detrás del micrófono. Me gustó conocer las diferentes modalidades de las radios: siendo algunas comerciales y otras comunitarias. En las primeras prima el negocio, todas buscan ser rentables y poder mantenerse en el mercado mediático. Los directores de las mismas resaltan la crisis que está atravesando el país y lo que ésta influye en sus emisoras, haciendo que deban conservar los recursos humanos con los que cuentan y cesen de buscar nuevos integrantes. Es por eso que hoy en día no tienen las puertas abiertas a la incorporación de jóvenes que quieran sumarse al staff; sin embargo, afirman que ellos son el futuro del periodismo y hay que darles una oportunidad para empezar, sobre todo porque son muy necesarios, actualmente, para el dominio del nuevo paradigma comunicacional que incluye la utilización de las nuevas tecnologías. Además, para contratarlos, decían tener muy en cuenta si estaban capacitados y, a la vez, si encajaban con el perfil y la dinámica que mantiene la FM. Algo contrario sucede en las radios sin fines de lucro, donde los propietarios de éstas, destacan que sus puertas están abiertas a todo el que quiera participar, siempre y cuando, sea una persona responsable y comprometida con su labor. Nos recibieron atentamente en sus humildes hogares y nos explicaron el trabajo social que realizan todos los días, ya que es esta causa su principal motor de vida. En ellos se notaba el empeño que ponían ponen, teniendo pocos recursos para hacer de sus barrios un mejor lugar donde vivir, ayudando a las personas que allí habitan. Finalmente, en los dos tipos de radios tuve el placer de conocer a algunos jóvenes que trabajan en ellas y una característica común que descubrí de ellos, fue que todos comenzaron desde muy chicos a desempeñarse en el medio. Siendo sólo niños, ya sabían a que querían dedicarse en un futuro y no se imaginaban en otro oficio. A todos les atrajo el poder ser escuchado por otras personas y brindar sus puntos de vista sobre la realidad. Es esa capacidad de expresarse la que motivó, a la gran mayoría, a dar sus primeros pasos en las emisoras y la que hoy sigue siendo, el motor que los impulsa a salir al aire día a día. Ver jóvenes comprometidos con la radio, algunos desde los doce años, otros desde una edad más avanzada, muchos con estudios en marcha, pocos sin haber tenido contacto con la teoría, pero todos con la responsabilidad y la entrega en el periodismo, es señal de que los menos experimentados, las voces frescas y nuevas, tienen mucho que aportar en los medios de Rafaela. Su mirada actual y sus puntos de vista acerca de lo que sucede son fundamentales para comprender los rumbos que está tomando la sociedad, así como también es esencial su facilidad en el manejo de la web y los soportes digitales. Por eso, y mucho más, entiendo cuando Carlos Quinteros, propietario de radio Power, dice: “Personalmente, me quedo con los jóvenes”.

Buscando trabajo Por Estrella Vercelli.- Encontrar el trabajo perfecto es hoy uno de los grandes problemas de los jóvenes. Buscamos espacios donde podamos desarrollar nuestros intereses, cobremos bien y tengamos vacaciones aseguradas una vez al año. La comunicación es un campo amplio, por eso en esta oportunidad: la radio. Qué hacemos cuando nos recibimos es una duda general en la mayoría de los estudiantes. El después de la facultad es una incógnita, que decidimos empezar a tratar de aclarar con mis compañeras, alumnas de comunicación social de Rafaela y zona, en el tercer año de la carrera. Con el problema planteado, iniciamos la investigación haciendo entrevistas a jóvenes profesionales y directivos de radios comerciales y comunitarias de Rafaela dentro de los espacios de trabajo, en días laborales para conocer la forma de trabajo.
Pedaleamos toda la tarde, el viento era terrible y la ciudad parecía alterada. Ruidos, bocinas y autos por todos lados. En radio ADN, a las 16 horas, nos recibió Marcelo Schiavi, un hombre de unos 50 años, perfumado y con camisa prolija. El ambiente era lo opuesto al exterior: calmo, limpio, con 2 chicos trabajando en orden, enfocados en sus tareas. En esta visita, nos adentramos al mundo de los medios de comunicación estructurados como empresas. Situación similar fue la conversación con directores y periodistas de las radios Unired y Universidad. Instituciones donde los periodistas son empleados que cumplen horarios y roles determinados, los gerentes consiguen publicidad y hacen del medio un negocio. Las tres son radios tradicionales de la ciudad, la mayoría de las personas escucharon hablar de ellas o son sus oyentes. Los comercios las eligen para pagar un espacio publicitario por el número de oyentes y las radios, económicamente, marchan como pueden (siempre lo aclaran sus directores). Los contenidos que tratan, muchas veces son “controlados”: los mismos entrevistados admiten que deben analizar la manera en que expresan los temas a tratar. En ADN, el gerente mostró su preocupación sobre el tema: “los periodistas muchas veces hablan de gente que se pueden cruzar todos saliendo de la radio”. En Unired el tema lo abordó Gastón Areco Bravo, periodista muy joven pero con trayectoria en este medio quien expresó: “cada radio mantiene su línea editorial y en determinados temas elige hasta donde hablar o de qué manera hablar”. En los dos casos, remarcaron que los periodistas igualmente tienen libertad sobre los temas que deciden tratar, un claro ejemplo de esto, es Gastón, quien contó su experiencia personal en el tratamiento de temas que generaron cierto ruido en la audiencia: “he hablado de cuestiones como la legalización del autocultivo, el aborto, temas que son en parte tabú y más en una sociedad como la de Rafaela que tiene un nivel de conservadurismo bastante fuerte”. Las nuevas tecnologías, el nuevo paradigma de la comunicación y el mantener un contacto con los oyentes son temas que están presentes en todas las radios, sean comerciales o comunitarias. Ezequiel Barberis de radio Universidad explica que “hay un recambio generacional, porque es necesario incorporar jóvenes que vengan con el nuevo paradigma de la comunicación”. A esto se sumaron radios comunitarias como Power y Norte, quienes tratan de dar una oportunidad a jóvenes de trabajar en el medio. Las cinco radios consultadas coinciden en lo útil que resulta tener en el medio a nativos digitales, ya que los mismos poseen conocimientos innatos de la tecnología: el manejo de redes sociales, aplicaciones para teléfonos celulares, entre otros. Pero también Ezequiel Barberis, Javier Colombo y Carlos Quinteros, directivos de Universidad, Unired y Power, coinciden en que lo interesante de tener jóvenes trabajando en la radio es la perspectiva generacional, que da una mirada diferente de la realidad; la frescura, la energía, las ganas de hacer un buen producto para que salga al aire de la mejor manera es lo que da al medio un auge diferente. Quinteros expresa de manera simple que el aporte que puede hacer un joven a los medios de comunicación es “la vida misma, que pasa por un enfoque joven en la actualidad”. Juan Quinteros y Carolina García son periodistas en Power, que adhieren a todo lo expresado antes, pero opinan que el principal aporte de un joven tiene que ver con “la opinión, el pensamiento, porque es muy distinta la opinión que puede llegar a tener un joven hoy en día que la que tenían nuestros padres y abuelos años atrás”. Las radios comunitarias tienen un empuje particular, son medios que están mucho más predispuestos a recibir jóvenes, a enseñarles, a darles una oportunidad, que se interesan por lo político-social, por ayudar a los demás, que tratan de dar voz a los que no tienen tantas oportunidades. En la visita a radio Norte, Ricardo Vivas, el responsable, expresa su preocupación con respecto a los chicos que pasan muchas horas en la calle y de los que nadie se ocupa. Desde su humilde situación, ayuda a niños y jóvenes desde varias áreas: los recibe en un comedor diario, les brinda una copa de leche y un espacio para hacer las tareas de la escuela, pero además a los interesados en el medio, les da un espacio de enseñanza, porque considera que “para la juventud es lo mejor: los tenés acá (en la radio), haciendo algo saludable, útil y que les da un dinero si se preocupan para poder salir adelante”. El trabajar en radio, como en cualquier otro medio, es sinónimo de responsabilidad. Todos los entrevistados remarcan que la vocación es esencial para poder desempeñar las tareas asignadas de la mejor manera. Hablan del amor a la profesión, de cierta adicción y de disposición continua para esta tarea. Hablan de nosotros, los jóvenes, como los principales protagonistas de una cierta “revolución” en los medios, con iniciativas que promuevan el desarrollo de radios interesantes, con llegada al público, con herramientas novedosas para no perder oyentes. Schiavi expresó que, por sobre todas las cosas, somos los periodistas del mañana y, por eso, brindan oportunidades. Por lo pronto, seguiremos formándonos como comunicadores, en unos años habrá que salir a tropezar en busca del “trabajo perfecto”.

Dos mundos diferentes y un único medio de comunicación Por Ivón Pronotti.- En los días que visité la radio comercial y comunitaria el primer propósito era analizar el desempeño de los jóvenes en este medio de comunicación. Sin embargo, quedé sorprendida al observar de primera mano lo completamente diferentes que eran. Los objetivos que persiguen como medios difieren brutalmente y lo mismo sucede con el manejo de los espacios radiofónicos, lo que se transmite cuando se enciende el micrófono y con el lugar de trabajo. Por un lado, la primera entrevista hecha a la radio comercial “Universidad” fue en una oficina con total confort, mientras que en la radio comunitaria “Tradiciones” fue en una casa pequeña y humilde. Así mismo, hay una gran brecha entre ambas en cuanto a espacios y contenidos. En el caso de la primera, ésta vende sus espacios y los contenidos brindados, siguen una línea editorial y se caracterizan mucho por lo periodístico. En cambio, la alternativa, al no perseguir fines de lucro, les cede un lugar para hablar gratuitamente a quien quiera hacerlo, siempre y cuando, tenga un proyecto comunitario que transmitir ya que su principal fin es promover la solidaridad. Por otro lado, con la realización de este trabajo y siguiendo las entrevistas hechas por mis compañeras, comprendí más aún la importancia de la incorporación de las nuevas generaciones a la radio. Antes, consideraba que el principal aporte de los jóvenes estaba vinculado al fácil dominio que tienen de las nuevas tecnologías, pero ahora comprendo que lo que ellos brindan es otra manera de ver la vida y la profesión, tienen otro empuje, frescura y ganas de trabajar como de aprender para que todo salga excelente. En efecto, estamos antes dos mundos diferentes y un mismo medio de comunicación, y en ambos lugares las personas se mueven por vocación. Luego de compartir esta experiencia, un dato muy importante fue que todos los entrevistados participaron alguna vez en ambos tipos de radio y, actualmente, todos están conformes y felices en la emisora en la que se desempeñan. Por lo tanto, la elección corresponde al perfil profesional de cada uno porque en ambos tipos de emisoras hay pasión por lo que se hace, hay vorágine, ganas de sentarse frente al micrófono y hablar.

ANEXO 2: Entrevistas

Entrevista Radio Power (99.1) Al director Carlos Quinteros ? ¿La radio tiene intención de incorporar jóvenes al plantel del staff? -Permanentemente Radio Power llama a los jóvenes a sumarse. Cuando hablo de jóvenes me refiero a personas que no superan los 30 años. Creo que es interesante la invitación teniendo en cuenta que en la mayoría de los medios locales, hay más gente grande. ? ¿Por qué los contratan? -Porque son voces nuevas, voces frescas, y dan un aire distinto a la comunicación en Rafaela. El aporte de los jóvenes se desprende, por ejemplo, de los “medios enlatados”, medios que vienen de afuera y ya están estructurados de determinada manera. Además algo que trae frescura a la radio no sólo es la voz joven sino la voz femenina. Por eso nos parece importante incluir a los jóvenes, a chicos y chicas de nuestra ciudad. ? ¿Cuál es la función que más les interesa que un joven desempeñe? (producción, conducción, musicalización, controles, etc.). -En conducción, producción y principalmente el trabajo en la cabina de sonido, la parte técnica. Al tratarse nuestra radio, de una radio comunitaria, dejamos el espacio abierto a los jóvenes y a todos los que se quieran sumar en cualquiera de las tareas a realizar. Es bueno contar con varias personas trabajando, sobre todo en este tipo de radios en las que no tenemos permitido cobrar sueldos, y donde generalmente somos pocos y hacemos un poco de todo. ? ¿Qué aportes les parecen más interesantes de ellos?. -La vida, la vida misma. Porque creo que todo pasa por los jóvenes en la actualidad. Ellos son por ejemplo los que mejor manejan las nuevas tecnologías, las redes sociales, que son un fenómeno actual. No contábamos con todo eso antes. Entonces los que somos un poco más viejos, estamos en desventaja en este sentido. Hoy el 90% de la información nos llega a través de Internet, entonces los jóvenes son esenciales cuando nos tenemos que adaptar a esto. ? ¿Eligen contratar jóvenes con título universitario en comunicación social o en periodismo o esta no es una condición necesaria?. ¿Consultan a las casas de estudio o buscan referencias en otros lugares?. -Radio Power es muy abierta. Es el único medio que todos los domingos, en un programa especial que trata temas de política, economía, instituciones y demás, abrimos espacio a todos aquellos que quieran participar como panelistas. La idea es que se sienten con nosotros, que sean conductores por un día, y puedan entrevistar a nuestros invitados: funcionarios públicos, representantes de instituciones, etc. No condicionamos las preguntas, no pedimos preparación formal previa. Sólo que se trabaje con respeto y ubicación. ? ¿Prefieren gente con más experiencia o jóvenes que recién empiezan?. -Desde nuestra experiencia, cuando empezamos, había personas trabajando en distintos medios que, a nuestros ojos, tenían trayectoria, y creímos equivocadamente que eran los salvadores del medio. Pero comprobamos que eran mediocres, que tienen mucha “chapa” puesta por ellos, sobreactúan, tienen poca inserción en la sociedad, se involucran poco. Entonces más allá de que tengan experiencia, parecen no tener lo que hace falta para trabajar en un medio como la radio. En cambio los jóvenes dan una impronta distinta, la dan otro carisma a la información, justamente porque no tienen experiencia pero son más espontáneos. Si me dan a elegir, personalmente me quedo con los jóvenes para trabajar en radio. ? ¿Cuál es el porcentaje de jóvenes del total de trabajadores en la radio?. -Trabajan alrededor de 30 personas, y cerca de un 37% son jóvenes. Y la mayoría, no tienen experiencia previa en otras radios u otros medios. Entrevista a los jóvenes periodistas Carolina García y Juan Quinteros ? ¿Por qué trabajan en la radio? -Carolina: Yo me inicié en radio. Es un medio novedoso, y uno lo encuentra interesante, porque más allá de no tener una opinión formada al principio, a medida que uno informa, conoce otras miradas, y ayuda a que los que están en su casa también formen su postura, después de darle una noticia tal vez. -Juan: Porque lo que uno hace en radio, muchas veces rompe con lo que está establecido, permite que se escuchen otras voces, y da lugar a que uno forme una postura y trabaje respetándola. Hace bastante que estamos en esto y en la marcha aprendemos más, nos podemos asesorar por gente que sabe. Eso buscamos sobre todo cuando tratamos temas específico sobre política y demás. Lo que nos gusta de esta profesión es que nunca dejamos de aprender. ? ¿Qué aportes piensan que pueden hacer para el medio?. -Carolina: Nuestra opinión, nuestro pensamiento. Es distinta la opinión de un jóven hoy en día, que la que tenían nuestros padres o abuelos a nuestra edad. Además es bueno poder confrontar la mirada de un joven y la de un mayor. ? ¿Por qué una radio comunitaria? ¿Cómo consiguieron el trabajo?. -Carolina: Por el trabajo social que nos permite hacer. No es solamente hacer radio, y hacernos conocidos, sino darles oportunidades a los chicos, mostrarles que es un medio de comunicación, cómo funciona. Y más sabiendo que en la mayor parte de la ciudad, lo que menos se les da a los chicos son oportunidades. -Juan: Lo que más nos gusta de este medio es que no tiene bandera política. Esa es la esencia de un medio comunitario. ? ¿Cuál es el rol que más te interesa desempeñar?. -Juan: Lo político y social. Sobre todo hoy con la grieta que hay en la sociedad, y que los grandes medios monopólicos fomentan, en cuanto a posturas, ideologías, y tendencias sociales. Esta bueno usar la radio para, como comunicadores, ayudar a saldar esa división, a recordar que somos iguales y todos argentinos. Nuestro grano de arena está en hacer ver que necesitamos unirnos para sacar a la Argentina adelante. ? ¿Cómo es su relación con el medio? ¿Les dejan elegir los contenidos libremente o reciben directivas sobre qué temas tratar?. -Carolina: No, no recibimos ninguna directiva. Somos totalmente libres en este sentido. Eso es lo bueno de trabajar en un medio comunitario, que uno se puede expresar (algo debería pasar en cualquier medio de comunicación). Tratamos temas locales, de la provincia y a nivel nacional, que nos afectan a todos. Pero lo hacemos con total libertad, considerando que es lo que interesa y que no es relevante. Nadie nos dice “no hables de tal” o “cuidado de no decir nada malo de..”. ? ¿Están estudiando periodismo o tienen el título?, si no es así, ¿Piensan en estudiar o les basta con aprender de la práctica?. -Carolina: Personalmente no, yo nunca estudié. Pero obvio que si se da la oportunidad, hay que animarse. Sin embargo perfeccionarse, se puede siempre. -Juan: Creo que sería bueno si se da la oportunidad, la Argentina le da oportunidades a todos. A veces hay herramientas que faltan y si se pueden incorporar es mejor. De todas formas creo que está en cada uno el esforzarse. Hay quienes estudian una cosa y terminan trabajando de otra. Y hay quienes nunca estudiaron y progresan mucho más. Sin embargo sí, creo que sería buena idea estudiar si se da la oportunidad. ?

Entrevista Radio Tradiciones (97.9) A los directores Walter y Claudia Quiroga ? ¿La radio tiene intención de incorporar jóvenes al plantel del staff? – Hay proyección a futuro de incorporar. Incluso estuvimos hablando con integrantes de la Casona de los pibes, y quedamos en que iban a ir preparando a los chicos con la locutora de la Casona como para hacer algo un fin de semana o todos los fines de semana, que le propusimos un espacio gratuito porque esto es sin fines de lucro. El grupo estaría formado por niños de entre 10 y 14 años. ? ¿Qué aporte les parece más interesante de los jóvenes? – La intención nuestra como radio solidaria es tratar de integrar jóvenes de distintas edades, mayormente aquellos que padecen de cariño, de contención familiar, que buscan la calle, la droga y demás, eso es a lo que nosotros apuntamos para que ellos tengan la contención de un espacio radial sin fines de lucro. Si vos me preguntas por los jóvenes que integran nuestro grupo de amigos solidarios, tratamos de inculcarles lo que es la solidaridad. Los jóvenes participan del grupo de la radio. La radio es un lema, es la contención del grupo. Tenemos jóvenes que les encanta ayudar a la gente, a los ancianos y por eso la participación de ellos es muy importante porque saben que ayudando a la gente que necesitan saben que tiene la posibilidad de hacer un programa radial del interés que a ellos les gusta. Ellos tienen el espacio gratis para hacer un programa de radio del interés que ellos quieran, ? ¿Ustedes no buscan jóvenes con títulos universitarios ni van a casas de estudio a buscar referencias? – Si se acercan a nuestra radio jóvenes con algún proyecto para ayudar a la comunidad, eso nos interesaría. No nos interesa puntualmente lo lucrativo. Si vos decis que viene un joven universitario a pagarnos un espacio, no nos interesa. Lo que nos interesa es el proyecto que tenga el joven para volcarlo a la comunidad. Lo que nos importa es la persona. ? ¿Y actualmente en la radio hay algún joven que esté teniendo un espacio? – No, actualmente no. ? ¿Y actualmente en la radio cuántos espacios hay? ¿Solo conducen ustedes dos? – Si las 24 hs de programación y solamente nosotros dos.

? Entrevista Radio Norte (92.3) Al director Ricardo Vivas ? Nos dijiste por mensaje, que esta es una radio familiar. – Si, terminé yo, esta mañana hizo mi mujer y ahora vendría mi hijo que tiene 21 años. Mi hijo empezó a los 8 años a trabajar en la radio ? Conduce un programa? – Si, conduce desde los 18 años. Empezó de chiquito, porque yo tenía 2 compacteras y los compacts, y no tenía computadora porque estaba en contra. Y ahora tengo 2. El chiquito me acompañaba, yo empezaba a la mañana y seguía hasta la noche, comía acá. Y él, me dijo deja papi, yo te ayudo. Y así empezó poniendo los compacts. Y ahora es el que relata los partidos y hace las transmisiones deportivas de Sportivo. Hoy en la radio no vas a conocer otra persona como yo, porque van todos por la plata. Yo hago lo que siento, lo que me gusta con mucha seriedad porque es un trabajo. por eso le doy un lugar a la gente, para que vengan y digan lo que quieran, siempre de buena manera. Y así vamos por los 17 años de la radio ? ¡17 años! ¡qué bueno ! – Si, y en los años le enseñé a muchos chicos acá, pero muchos de los que le enseñas, creen que saben todo cuando saben usar una consola y un micrófono se fueron a otras radios a hacer el mismo horario que yo. Está todo bien, pero vinieron y no sabían abrir un compact. Por eso, dije que trabajamos solamente la familia. Viene un muchacho mayor a la mañana a hacer el programa de lunes a viernes. ? ¿Esta es una radio de trabajo social? – Si, trabajamos con mucho cariño y responsabilidad, respeto. Transmitimos de la escuela Paul Harris cuando damos azúcar, ropa, juguetes; desde el Barranquitas cuando estuvo inundado también transmitimos. ? Forma de trabajo: o De vez en cuando digo una mala palabra, pero bueno. Se cargan uno de un barrio con otro, o entre clubes. Así que leo los mensajes y sino reproduzco los mensajes de audio de WhatsApp. o Vinieron muchos músicos a la radio, a hacer una entrevista, un reportaje, porque de 16 a 18 hs. es el único programa de Rafaela de música de Santa Fe, por eso vienen los músicos.
o Yo pienso que sin la radio me muero, el domingo nos pasó algo feo, jugaban Sportivo con Brown de San Vicente y no salía al aire, porque se me había roto el transmisor. ? Volviendo un poquito a lo que veníamos hablando, nos decía que su hijo trabaja en la radio, ¿Qué opina sobre los jóvenes que trabajan en la radio? Y, es lo mejor. Porque primero y principal no están en el peligro de la calle, porque la radio es muy especial. Hay que estar todos los días, es mucha responsabilidad. Y para mi enseñarle a los chicos es bueno, porque hay que sacarlos de la calle, todos hablan pero nadie se preocupa. Y para mí la radio es una adicción y para la juventud es lo mejor, los tenés encerrados, haciendo algo útil, sano, y que si se preocupan van a tener una dinero de publicidad. ? ¿Y qué trabajo prefiere que haga un joven cuando viene? – Lo primero que hago es enseñarles, porque de los que vinieron no sabían nada. Así que les enseño la temática del programa, la línea de la radio, que es diferente a radios de tango, folclore, etc. Después le das el lugar para pasar música, para que se entretengan de verdad, por eso viene la gente y habla acá. Además acá tenemos un comedor, copa de leche hace 9 años, les enseño a los chicos. ? De toda la gente a la que le enseñó a trabajar en radio, ¿eran jóvenes? – Sí, todos jóvenes, ellos venían y yo les enseñaba. Cuando apareció la radio nadie sabía, solamente mi mujer mi mama y gente de la Iglesia a la que iba. Y salió sin folletos, sin nada, cuando ‘pude comprar los equipos. Y la gente empezó a venir, a dejar papelitos con mensajes, a querer hablar, porque no tenía teléfono, y ahora tengo porque me lo regaló gente de barrio Barranquitas. ? Usted dijo que su hijo lo empezó a ayudar, ¿él vino con la tecnología? – Si, él y otro muchacho que me pusieron la computadora, porque me decían que yo ahí podía tener toda la música junta. ? Principalmente la gente que se acerca a la radio, ¿es joven? – No hay una edad definida, pero en su mayoría son jóvenes. Porque los adultos cuando vienen es porque tienen un problema. Los jóvenes vienen de curiosos, a ver y conocer, a aprender mirando como yo, que aprendí mirando y en la calle. ? ¿Cuántos hijos dijo que tiene trabajando acá? – Uno de 21 que ya les conté, uno de 16 años que tiene su programa y uno más chico, Ramón de 7 años que se despide conmigo cuando llega de la escuela. Ese ya lo tengo sentado acá el año que viene. Transmitimos en vivo, entregas de herramientas de la CTA, las inundaciones en Santa Fe, cuando llevamos la colecta, un acto de Cristina en Buenos Aires. Y transmito todo lo que quiero. Hacemos colectas para todos, ayudamos a una mamá para que tenga un bebé al que le daban pocas horas de vida. Y después ese chico viene a la radio y habla en vivo.

? Entrevista Radio ADN (97.9) Al director Marcelo Schiavi ? ¿La radio tiene intención de incorporar jóvenes al plantel del staff? – Bueno hay varios chicos jóvenes que trabajan acá, como también están los locutores de siempre, con una edad más avanzada. La radio tiene el compromiso de incorporar jóvenes a la radio, pero hoy en día, la situación es difícil. Acá los sueldos se cobran en función a la publicidad que entra, que es nuestra única entrada. ? ¿Por qué los contratan? – Porque entendemos que son los periodistas del mañana, además, estamos insertos en la comunidad y nos parece que es la forma de que puedan progresar los chicos jóvenes, a lo mejor, encontramos algún talento nuevo. ? ¿Cuál es la función que más les interesa que un joven desempeñe? (producción, conducción, musicalización, controles, etc.) – Para la conducción se tiene que tener un período de asentamiento. Muchos chicos jóvenes, que recién ingresan, creen que ya pueden conducir un programa y no es así, salvo que sea musical, que no requiere de mucha preparación. Pero hay que recorrer un camino, para la conducción, a esta tarea la desempeñan las personas con más experiencia. Cuando uno entra en un trabajo nuevo empieza a conectarse con gente, conocer a las personas, a familiarizarse con los actores locales, regionales y se empieza a conectar con las fuentes, con los entrevistados, todo ésto es el rol de producción. Así hay diferentes producciones, según la sección que le toque. ? ¿Qué aportes les parecen más interesantes de ellos?. – Los jóvenes están más familiarizados con la tecnología, lo que a los más grandes nos cuesta mucho. Tenemos una página web, que la maneja un chico joven. Por eso también nos interesa la gente joven porque nos puede aportar mucho en las nuevas tecnologías. ? ¿Eligen contratar jóvenes con título universitario en comunicación social o en periodismo o esta no es una condición necesaria? ¿Consultan a las casas de estudio o buscan referencias en otros lugares? – Sería muy bueno que tengan un título pero después, en la radio, el periodista se va formando con la práctica. Tiene que saber modular la voz, tener una voz acorde. Pero sería muy bueno que tengan la teoría y que la apliquen luego a la práctica, porque se les hace, así, más fácil desempeñar su trabajo. Pero tienen que tener mucha vocación, si no le gusta lo que hace, no le va a poner mucho empeño en su trabajo, y cuando uno empieza lo hace desde abajo, luego, con mucho esfuerzo, ganas de superarse, vocación, uno va a ir avanzando en su labor. ? ¿Cuál es el porcentaje de jóvenes del total de trabajadores en la radio? – Más o menos un 40%, el resto es gente más grande. Permanentes somos 7 u 8 los que trabajamos acá, luego hay gente (comentaristas, relatores, corresponsales, movileros, especialistas), que se van sumando según los programas y los días. En total somos 14 personas.

Al joven periodista Sebastián Pintos: ? ¿Por qué trabaja en la radio? – Antes de la elección de la carrera, una de las cosas que había hecho era trabajar en radio porque me gustaba la idea de saber de que las cosas que decía tenían repercusión, que se escuchaba en otros lugares y las oía otra gente. Como estudiante de comunicación siempre tenes ganas de trabajar en algún medio tradicional como la radio, aunque sea en un programa de entretenimiento, pasar música o de lo que sea. Una de las cosas que más motiva de la radio es tener un espacio que es tuyo, ser escuchado y que lo que estás haciendo puede repercutir en otras personas. ? ¿Qué aportes piensan que pueden hacer para el medio? – Me parece que el mayor aporte que puede hacer un joven es la adaptación de otros instrumentos, como las redes sociales y las nuevas tecnologías en los medios tradicionales, como la radio. Una mirada joven que sabe utilizar los nuevos instrumentos es importante. Un joven puede ser el nexo entre lo nuevo y lo viejo, conectar a la radio con las nuevas tecnologías y formas de comunicación. ? ¿Por qué una radio comercial? ¿Cómo conseguiste el trabajo? – Es la primera vez que me llaman para trabajar en radio, es mi primer trabajo como profesional, y se dio que me llamen de ADN. No es que yo estaba buscando un trabajo en la radio, sino que la emisora preguntó en la facultad si había alguien que podía incorporarse en la radio y ahi me recomendaron, así entre, no se si por mérito, si por recomendación o por casualidad, pero entré en una radio comercial. ? ¿Cuál es el rol que más te interesa desempeñar?. – Muchos piensan que lo único en la radio es estar detrás del micrófono y hay un montón de funciones más. El que más me interesa es el de producción porque es esencial: un llamado telefónico, conectarse con las personas a entrevistar, o con las fuentes, es lo más importante porque es lo que hace posible que salga al aire un buen programa radial. ? ¿Cómo es su relación con el medio? ¿Les dejan elegir los contenidos libremente o reciben directivas sobre qué temas tratar? – Estoy en la parte de deportes y a mí me asignaron seguir a Atlético, saber cuándo entrenan, cómo se forma el plantel, suplentes, incorporaciones las cosas que suceden en el club, etc. Eso es estructucturado, es lo que tengo que hacer, mi función. Después en las transmisiones deportivas, hay una cierta bajada de línea de lo que se debe o no hacer. En el programa de entretenimiento me dan más libertad, puedo proponer temas e ideas y me dejan aportar más cosas. ? ¿Estás estudiando periodismo o tenés título?, si no es así, ¿Piensas en estudiar o te basta con aprender de la práctica? – Sí, estoy estudiando comunicación social.

Entrevista Radio Universidad (97.3) Al joven periodista Ezequiel Barberis
? ¿Por qué elegiste trabajar en un medio como la radio? – Siempre hay algo de vocación en cada elección que uno hace a cualquier edad. Y después hay una cuota del propio ejercicio que se va dando. Yo arranqué en radio a los 12 años y me encantó, fue una experiencia que me bastaron un par de días para darme cuenta que era lo mío y que era lo que quería hacer. A partir de ahí, fue trabajando, creciendo, pasé de una emisora de tinte barrial, que no tenía tanto alcance a otra que ya era bien del resto de la ciudad, una de las más conocidas. Me fui metiendo mucho en lo que es el periodismo deportivo, una de las cuestiones que más me gustan, con las transmisiones de fútbol y demás. Luego a partir de la propia elección al momento de buscar una carrera, elegí comunicación social por dos motivos: una porque era lo que más se emparentaba al periodismo y otra porque la situación económica no me permitía ir a estudiar específicamente periodismo a otro lugar. En el diario (Castellanos) hace más de 3 años que estoy, hice algo de televisión, pero la radio sigue siendo para mi, mi medio predilecto. Estar en radio yo no lo tomo como un trabajo, sino como un gusto que me doy, si bien la parte económica es importante y todos dependemos de eso, nunca me fijo tanto en la faceta financiera porque hay mucho de gusto, es algo que verdaderamente disfruto. ? ¿Qué aporte pensás que podes hacer vos como joven a la radio? – Lo que la juventud te da es un empuje muy grande. El hecho de estar mucho tiempo dedicándole a la radio, no es solamente cuando vas a salir al aire, hay un trabajo de producción muy grande. Es mucho el trabajo y al ser joven tenés mucha energía, querés que todo salga bien. Entonces es esa misma energía y era vorágine lo que te puede aportar la juventud. Después está bueno contrarrestarlo con gente de experiencia, si bien yo hace 11 año que hago radio no dejo de ser un joven, entonces hay cuestiones que no las he vivido y otra gente si, entonces contrarrestar y contraponer la juventud con la experiencia, inclusive al aire sale un mejor producto. ? ¿Les dejan elegir los contenidos libremente o reciben directivas sobre qué temas tratar? – Nunca me ha tocado al menos en ningún tipo de censura, pero si hay una línea editorial como en cualquier medio que uno tiene que seguir. A mi en general siempre me ha tocado trabajar en medios donde mi ideología era bastante dentro de la misma corriente del medio, entonces eso te facilita mucho las cosas. Pero en general yo me preocupo por mis propios contenidos y no hay problema en ello. Lo que sí, tenés que adecuar a tu función dentro de un programa o dentro de la radio. ? ¿La radio tiene intención de incorporar jóvenes? – En radio Universidad hay un gran cúmulo de jóvenes. Si bien el plantel todavía es acotado porque la radio se va rearmando de a poco, ha cambiado de gestiones y de gente a cargo. En general, y lo veo en las otras radios, se está dando un recambio generacional propio y no solo por los años y la edad de los periodistas, sino que hoy por hoy es necesario incorporar jóvenes que vengan con el nuevo paradigma de la comunicación. La gente grande o con experiencia si bien tiene conocimiento de los nuevos medios de comunicación, de las redes sociales, es todo mucho más difícil para ellos mientras que para los jóvenes es muy sencillo. Inclusive, están los nuevos jóvenes que se están incorporando que son “nativos digitales”, entonces ese recambio es lo más potable y lo están entendiendo los propietarios, dueños y directores de los medios de comunicación. ? A la hora de incorporar, ¿es un requisito excluyente que hayan estudiado una carrera universitaria? – El conocimiento siempre es bueno. El título es una apoyatura muy grande. Pero las ganas de aprender, demostrar tener entusiasmo por conocer y entrometerse, incluso ser un poco cara dura es fundamental. Va todo de la mano. Yo todavía no terminé de estudiar por ejemplo y hace 3 años que estoy en el diario y hace 11 años que hago radio. La experiencia en esto es muy importante. Y el título después a veces, inclusive lo termines teniendo por añadidura. ? En cuanto a los jóvenes, ¿cuál es la función que más les interesa dentro de la radio? – Generalmente lo ideal para empezar es en la parte de producción, quizás no en la producción de contenidos pero sí que el joven que se sume traiga su tema y hable de su tema, que lo tenga producido y colabore allí. Por ahí, largar un joven a la conducción de un programa puede terminar siendo hasta riesgoso para el mismo joven porque esa falta de experiencia lo puede llevar a que no lo disfrute, que no le sirve, hasta que lo termine padeciendo al programa. Entonces lo ideal es irlo llevando de a poco, acompañándolo a través de la crítica responsable marcándole cuáles son sus puntos fuertes, sus puntos débiles para que fortalezca lo que está haciendo bien y mejore lo que está fallando. Lo ideal siempre es ir trabajando de a poco, que no sienta ese choque tan importante porque a veces al largarle la mano, hace que el joven tome dimensión de lo que está diciendo lo escuchan otras personas y ese temor escénico puede jugar en contra. ? Actualmente, en esta radio en particular ¿cuál es el porcentaje de jóvenes trabajando? -Somos pocos. En general, el promedio de edad es de 25 y 26 años. Hay quienes tenemos entre 21, 22 y 23. El director tiene 56. Somos haciendo la parte periodística o trabajando en producción del programa de la mañana somos 3 personas que tenemos entre 21 y 25 años. Jóvenes así de su edad todavía no hay. ?

Entrevista Radio Galena (94.5) Al director Alberto Menardi ? ¿La radio tiene intención de incorporar jóvenes al plantel del staff? ¿Por qué los contratan? – Nosotros tenemos intención de incorporar jóvenes y lo venimos haciendo en la medida de las posibilidades. Acá hay un hecho que es clave, que es cómo resolver comercialmente el problema: yo incorporo jóvenes pero en la medida que haya recursos para pagarles. Hoy las radios más chicas estamos en una situación compleja en lo comercial, los ingresos tienen que alcanzar para solventar los gastos y se está compitiendo con 60 radios en Rafaela, de las cuales muchas pasan programas ya elaborados en Buenos Aires, por lo que no tienen gastos. Nosotros tenemos la política de no incorporar personal en la medida que no tengamos recursos para pagarles, por lo cual, el recurso humano es el justo y el que se necesita. Si hay alguien que se acerca con una propuesta musical o juvenil, y no pretende cobrar ni que nosotros le cobremos el espacio, se acepta, pasó y de hecho pasa, y esas cosas se mantuvieron y se hicieron. No es una cuestión de joven o viejo. En realidad en la radio cuanto más joven sea la voz y el pensamiento activo vinculado a los social, mejor. Pero hay un cuidado, que siempre tenemos en cuenta, que es que el hecho de ser joven y de haber estudiado una carrera, no te da derecho a tener un programa y considerarte periodista. Uno incorpora un joven, un comunicador en la medida que entiende, que lo evaluó, que conversó con él, que lo probó, y que además, tiene que encajar en lo que vos venís haciendo. Tengo que incorporarlo en función de lo que puede aportar a mi programa. Tengo el derecho y el deber de evaluar a quien entra a trabajar en la radio, si está formado, si sabe de los temas, si tiene voluntad y ganas de aprender, porque hay mucha gente que no tiene ganas de aprender. Hay algo que hay que tener en cuenta: el joven entra a un medio que ya tiene una dinámica, una forma de ser, y a lo mejor llega alguno con 20 años y un título en la mano y quiere entrar enseguida a trabajar. Como dueño de la radio, periodista, hay un montón de cosas que advertir, que sea una persona responsable el joven que entra a trabajar. En principio queremos incorporar jóvenes, nos gusta que la radio tenga ese aire joven, pero que sean jóvenes pero serios y responsables, porque muchas veces “joven” es sinónimo de poca responsabilidad y de poca seriedad. ? ¿Cuál es la función que más les interesa que un joven desempeñe? (producción, conducción, musicalización, controles, etc.) – Cuando vos tenés un medio de comunicación lo tenés por algo, para hacer deportes, para hacer música, hay una razón, un objetivo, de esta forma buscás un público a quien dirigirte. La persona que entra tiene que aportar a lo que yo estoy buscando en cada función de la radio. El dueño de la radio ya la orientó hacia algún lugar. Yo elegí que mis hijos musicalicen la radio, y tienen un estilo poco masivo, más alternativo. Si entra alguien, tiene que saber que hay una línea editorial, un estilo musical, ciertas cuestiones que se tienen que tener en cuenta y que deben respetar. Hoy no tenemos una búsqueda muy grande de personal, porque en general la atienden mis hijos a la radio. El rol que va a desempeñar el joven, depende de lo que el dueño quiera hacer con la radio y de lo que el ingresante le pueda aportar a la misma siguiendo el estilo y línea de la emisora. Nosotros somos cuidadosos en mantener el estilo de la radio, a veces nos abrimos a cosas nuevas, otras veces somos más reservados. Hay otro crecimiento en la radio, mis hijos están elaborando eventos e interactúan así con la gente, de esta forma la abren a nuevas posibilidades que pueden o no funcionar, ya que siempre hay riesgos. Hay una cuestión que es lo comercial que genera la movilidad que le podes dar a la radio, hoy los costos son muy altos: la electricidad, los alquileres, etc. Esto te limita mucho y te complica las cosas nuevas que podés aportar a la radio. ? ¿Eligen contratar jóvenes con título universitario en comunicación social o en periodismo o esta no es una condición necesaria? ¿Consultan a las casas de estudio o buscan referencias en otros lugares? – Tengo en cuenta si tiene título a la hora de sumar gente al personal, porque no me da lo mismo incorporar a alguien que esté formado o que no lo esté. Pasa que hay gente que tiene una formación intelectual que viene de años de lectura, de opinión, de participación, de escribir, a ese se lo mira de otra manera. No se va a contratar a alguien que pasa y vio que había una radio y quiere ingresar porque le gusta. Eso sí, puede haber propuestas de programas que no requieren de mucha formación académica, como los musicales, en este caso no necesitabas un profesional. El esfuerzo que tiene que hacer el joven, como conocer a los actores de la ciudad, adaptarse al medio, saber de qué se trata entrevistar a algún funcionario, son estas cuestiones las que me permiten evaluar si está capacitado, formado, si tiene voluntad, ganas de aprender. Hay chicos que los vas guiando y arrancan bien, pero hay otros que no quieren salir de lo que aprendieron y no se dejan ayudar, ni pretenden aprender y adaptarse. ? ¿Prefieren gente con más experiencia o jóvenes que recién empiezan? ¿Qué aportes les parecen más interesantes de ellos? – Yo no miro si es joven o viejo, a mi me importan otras cosas. Yo miro si está preparado, si tiene capacidad de observación, de adaptación, que pueda absorber conocimientos, si me aporta, si me suma, si puede resolver problemas, si se mueve para obtener información. Hay gente grande que viene y se instala acá, pero no se mueve ni pone ganas o no te suma y es complicada. Tienen experiencia, capacidad de análisis, pero no ponen ganas para moverse, conseguir móviles, etc, y tal vez un joven si lo hace, se mueve más, va de acá para allá, porque tiene ganas de aprender y de trabajar. Pero tampoco se trata de si es joven o no, sino que un periodista, a mi entender, tiene que ser una persona indagadora, inquieta, observadora, que busque la realidad que está afuera. ? ¿Cuál es el porcentaje de jóvenes del total de trabajadores en la radio?. – Hay más jóvenes que gente grande. Esta bastante bien equilibrado, pero esto se fue dando naturalmente, porque el estilo de la radio es así, hace que los jóvenes se interesen en la radio. Nosotros tenemos un estilo definido y nos basamos en él, si alguien quiere hacer un programa de cumbia, no le daría el espacio porque esta radio no se ajusta a ese género musical. O manda lo cultural y lo periodístico o manda lo comercial. Si te manda lo comercial no te importa si la gente tiene preparación, sino que pasas lo que se vende, y lo único que te preocupa es que te paguen el espacio. En este caso no es así, tenemos una línea cultural definida. Al joven operador Alejandro Menardi ? ¿Por qué trabaja en la radio? ¿Cómo consiguieron el trabajo?. – Yo creo que inconscientemente siempre me preparé para trabajar en radio. Desde muy chico me interesé por la música y toda mi vida me distinguí por eso. Yo veía que el ámbito ideal para desempeñarme en la música era la radio pero pensaba que para ser operador tenía que estudiar mucho y tener un montón de conocimientos que no poseía. Tenía un amigo que trabaja en radio y era muy bueno en lo que hacía (el control) y yo lo veía como algo imposible para mí. Las vueltas de la vida hicieron que me vuelva de donde estaba estudiando y me quede tiempo libre para pensar en pasar música en alguna radio, entonces empecé a buscar trabajo, ahí encontré al dueño de Radio City quien me dio la posibilidad de comenzar a trabajar allí por dos años. Tiempo después mi papá decidió abrir una radio y así me instalé como operador, no sabía mucho de lo técnico, pero fui aprendiendo con la práctica. La experiencia hizo que me vaya formando y que sea una radio familiar me dio muchas posibilidades para hacer lo que me gusta. Hoy en día no me veo haciendo otra cosa. ? ¿Qué aportes piensan que pueden hacer para el medio? – Una visión renovadora, fresca. No son las mismas las historias de vida que nos tocaron vivir a las diferentes generaciones y un joven tiene esa mirada actual, esa facilidad con las nuevas tecnologías, las redes sociales, los nuevos formatos digitales, que una persona mayor no comprende del todo. El trabajo técnico que realizó requiere de la capacidad para manejar las tecnologías, que la gente mayor no tiene. Mi generación comenzó a absorber la tecnología más fácil, cosa que les cuesta a los más grandes, aunque en su vida cotidiana hayan resuelto problemas más difíciles. Esto es lo que le puede aportar un joven a la radio: el vínculo con las nuevas tecnologías. ? ¿Por qué una radio comercial?. – Porque mi papá tiene una radio comercial. ? ¿Cuál es el rol que más te interesa desempeñar?. – El de operador/musicalización. ? ¿Cómo es su relación con el medio? ¿Les dejan elegir los contenidos libremente o reciben directivas sobre qué temas tratar? – A la música la decido, principalmente yo. Si hay algún tema que puso el otro operador y a mi no me gusta, lo puedo sacar del aire automáticamente. Sin embargo no soy tan estricto, doy cierta libertad, pero lo que a mi me interesa es que se respete la identidad musical de la radio y de los diferentes programas, en eso soy tajante. Pero también me gusta que la radio sea variada, porque hay radios que pasan siempre la misma música y el mismo estilo. Que la radio tenga una dinámica propia, en lo que es lo musical, en los diferentes momentos del día. ? ¿Estás estudiando periodismo o tiene otro título?, si no es así, ¿Piensa en estudiar o les basta con aprender de la práctica? – No estudié nunca periodismo ni comunicación social. Pero si tengo la posibilidad de estudiar, más lo que es la parte técnica (de operador), bienvenida sea, porque todo suma para la vida, todo saber es bienvenido. El hecho de ser autodidacta tiene una limitante: te encerrás en tu círculo de conocimiento y te estancas ahí, porque nadie te exige más.

Entrevista Radio Unired (104.3) Al director Javier Colombo ? ¿La radio tiene intención de incorporar jóvenes? – Sí, sí. La intención es incorporar jóvenes y personas capacitadas en general. Buenas personas es lo que buscamos a la hora de incorporar gente a los grupos de trabajo. Y después si, que sean idóneos, tengan o no experiencia en medios, de cualquier edad, como hay casos en la radio. ? ¿Por qué contratar jóvenes? – Porque tiene todo por delante y eso genera un empuje distinto. Uno pasó por esa etapa y sabe más o menos de que se trata, adrenalina de ese momento y eso genera un empuje, una frescura, unas ganas de trabajar diferente. Y además porque mucho de los casos también tiene una visión diferente de la profesión de la vida, por una cuestión generacional lo cual me parece importante. ? ¿Cuál es la función que más les interesa que desempeñe en la radio? – Me es indistinto, no es problema. Si aparece un operador joven encargado de la puesta al aire y la musicalización, bienvenido sea. A mí me gusta tener gente joven al aire con conocimientos y demás. Muchas veces también se usa a los jóvenes para la parte de producción, pero no es necesariamente nuestro caso. Si el joven tiene la vocación de ser locutor o periodista, le damos ese espacio. ? En cuanto a los jóvenes que contratan, ¿prefieren que tengan un título universitario o estén estudiando o con la práctica es suficiente? – En lo personal, prefiero que tenga algún tipo de estudio iniciado o que le interese estudiar algo relacionado a la carrera de comunicación. Pero no es una condición sine qua non l, al no ser una profesión legislada, si es un buen periodista en la práctica con constancia, puede integrar un grupo. Yo estoy recibido y por eso prefiero que haya gente con título. ? ¿Cuál es el porcentaje de jóvenes que trabaja en la radio? – Más o menos entre el 30 y 40 %, sobre un total de 30 personas en la radio.
Entrevista al joven periodista: Gastón Areco Bravo ? ¿Por qué trabajar en radio y no en otro medio? – Trabajo en radio porque es el primer medio donde trabajé. Empecé a los 12 años, en un programa donde invitaban a chicos a participar y me gustó. Ahí fui arrancando, después hice mi propio programa en la radio con amigos. Después entré como movilero en el programa de la mañana, y después hice más notas en estudio y terminé como conductor. Pero la radio me gusta más que medios gráficos, porque trabajé en diario Castellanos y prefiero la radio porque es mucho más dinámica. ? ¿Qué aportes pensas que podes hacer vos como joven a un medio como la radio? – Yo ahora estoy muy interesado en los medios de comunicación en la era digital, y lo que me encontré en la radio sobre todo en programa de la mañana, es el manejo de redes sociales que estaban un poco paradas, y empecé a meter fichas en esa cuestión, fue creciendo el usuario de Facebook, los usuarios en la cuenta de Twitter. Pero para lo que es el medio en general, hay muchas innovaciones de las que estoy muy interesado, lo que es aplicaciones en celulares y esas cuestiones. ? ¿Por qué una radio comercial y no una comunitaria? – Porque se dio así, yo crecí en esta parte del ambiente, las comunitarias es una radio que me interesa porque tienen otra forma de trabajar, otra dinámica. Incluso tienen la parte ideológica que comparto mucho. Pero a mí la carrera se me dio en la radio comercial. ? ¿Cómo empezaste vos acá? – Soy de Córdoba, me mude acá en 2007 a los 12 años y siempre tuve un interés particular por la radio. Hay un programa que se llama chicos en movimiento y yo empecé ahí, con 12 años. Fui marcado solo, la mujer que conduce nos iba dando algo de clases, yo por mi parte fui tomando clases, y hasta que en 2011 con un amigo que conozco de ese programa empezamos haciendo un programa los sábados, primero a la noche y después pasó a la tarde. Y sin querer nos duró 3 años, de 2011 a 2015 porque ya cada uno empezó su camino y se complicaba mantenerlo. ? ¿Cómo es tu relación con el medio? ¿Eligen libremente los contenidos? ¿Reciben directivas sobre qué temas a tratar? – Por una cuestión editorial, cada radio tiene la suya y en determinados temas elige hasta donde hablar o de qué manera hablar. Yo acá tengo la libertad de poder tocar algunas cuestiones la cual no tengo ningún tipo de imposiciones. Después hay cuestiones lógicas del medio en particular. Yo he tenido que hablar de cuestiones que generaban ruidos en la audiencia, porque también tengo la suerte de tener ese feedback con la audiencia, y con consignas que planteamos los jueves para conocer la opinión de la gente, yo he planteado temas como la legalización del autocultivo, la cuestión del aborto, temas que en parte son tabú, y en parte estamos en una sociedad como Rafaela con un nivel de conservadurismo importante, y nunca me han hecho problemas, la gente se sumaba a los debates, y en ese aspectos nunca tuve problema. Ni siquiera en pensamientos políticos, que no son coincidentes con la línea directiva de la radio, así que en ese sentido todo bien. Pero particularmente en temas que son demasiado sensibles por la cuestión de la ciudad, me dijeron esto lo podemos mencionar o esto lo podemos hablar hasta ahí, cuestiones lógicas de un medio privado. ? ¿Cuál es el rol que te interesa desempeñar? – La conducción, pero también yo en un principio no quería aprender a hacer la operación técnica porque lo veía como algo difícil, pero cuando arranque la conducción a la mañana, tuve que aprender porque había quedado embarazada la operadora y justo había arrancado un programa con Valeria Soltermann al mediodía que marchaba muy bien pero por cuestiones de fuerza mayor lo tuvimos que dar de baja. Y por ese programa tuve que aprender a operar y ahora la conducción con la operación es algo que también me gusta. ? ¿Estudias periodismo? – Estoy en tercer año de comunicación social en UCES, y tengo pensado en un futuro hacer la carrera de locución nacional.

Bibliografía Cebrián Herreros, Mariano (2008). “La radio en Internet”, La Crujía ediciones, Buenos Aires. Muñoz, Walter (1987). “Para entender los mensajes radiales”, Editorial Don Bosco. Nieto, Alejandro (2014). “Cinco días: la radio será el audio de las redes sociales”, entrevista realizada por Cristóbal Manuel en la web “Cinco días” de España, recuperado el 20 de septiembre de 2016: http://cincodias.com/cincodias/2014/02/12/empresas/1392231988_593447.htm Carrillo Olano, Alejandra (2013). “Jóvenes y radios comunitarias, un espacio de aprendizaje” en la web “La jornada del campo” de México, recuperado el 20 de septiembre de 2016: http://www.jornada.unam.mx/2013/09/21/cam-jovenes.html Ulanovsky, Carlos; Merkin, Marta; Panno, Juan y Tijman, Gabriela (2004). “Días de radio”, Emecé, Buenos Aires Uranga, Washington y Pasquini Durán, José María (1988). “Precisiones sobre la radio”, Ediciones Paulina. Zennith Media (2012). “Bloggin Zennith: “La segunda pantalla llega a la radio ¿mejoran las redes sociales la audiencia?”. España. http://blogginzenith.zenithmedia.es/la-segunda-pantalla-llega-a-la-radio-mejoran-las-redes-sociales-la-audiencia/

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *