La política está triste

Sobre el tema de la inseguridad y su expresión más cruel el narcotráfico reflejé la opinión de los expertos, sus observaciones y también sus súplicas desde hace largos años. Sin ir más lejos hace apenas siete días, tres protagonistas de la problemática señalada, coincidieron en que la guerra para terminar con el negocio de la droga en el mundo, no ha comenzado.

Por María Herminia Grande (Rosario)

Compartir:

Por María Herminia Grande.- Hay barullo, hay ruido… ¿oportunidad?, tal vez. La política está triste. ¿Yo señor?, ¡no señor!. ¡Ellos!. No se sabe muy bien quienes son ellos, pero sí, que son ellos. La política está triste. Se pasean con sus dedos acusadores, con miradas inquisidoras, con la verdad entera y propia. ¿Quiénes?, ellos y ellos. ¿Y nosotros?, no existe. ¿Pero…?, tampoco existen los peros, ni los porqué, ni los quizás. La política está triste, la pobreza viene creciendo, la droga se apoltrona. Hay barullo, hay ruido… ¿oportunidad?, tal vez. Este último jueves el gobierno nacional se anotició que de ahora en más deberá gobernar con dos países. Fue lo buscado, ignoro si lo deseado. La enorme movilización de uno de los “ellos” debería lograr que el otro “ellos” busque un nosotros. La historia de hacer política de la Presidente no permite esperar un cambio. Para eso debería escuchar. La infraestructura de un país que se entretiene en peleas ajenas (7D) cruje; cruje tanto como la infraestructura de provincias como la nuestra, que también se entretiene en otras peleas (sacarse la responsabilidad en vez de investigar el camino de la droga). La política está triste. En medio de sus peleas, la naturaleza recordó en Santa Fe, que los puentes sucumben, como sucumbe la paciencia de la gente cuando se siente sola; y en Buenos Aires la desinversión energética mostró ¡qué desnudo está el rey!. La política está triste. Macri propició el 8N, no pensó que él no está exento; como no está exento ningún político en funciones o fuera de ellas. Los protagonistas del 8N, no le pertenecen a nadie, son muchos, pero sueltos. Evidencian sus broncas, sus temores, sus impotencias y la angustia de buscar y no encontrar. No importa el punto geográfico de mayor convocatoria. Lo que importa es que una enorme porción de ciudadanía se ha hecho visible y muestra sin tapujos, su necesidad de ser encontrada. La política está triste, porque los políticos corren detrás de los problemas, llegan tarde y además los niegan, por lo tanto no los solucionan. La política está triste, porque cada vez que la oportunidad se pierde, ¡sufren tantos argentinos! El político que honra a la política debe adelantarse a los problemas…¡evitándolos!, no culpando a otros cuando no los vio ó no quiso advertirlos. El colapso energético viene siendo señalado por expertos en la materia desde hace ya un par de años, recuerdo las advertencias del ingeniero Raúl Bertero cuando en el año 2007 decía: “El gobierno fue haciendo lo que pudo pero sin un plan energético, no resuelve las cuestiones de fondo. Si se hacen las inversiones, porque si no se hacen cada vez vamos a estar mucho peor; los próximos 3 ó 4 años, 5 años inclusive van a ser muy críticos”. También al ingeniero Apud en el mismo año reiteraba el diagnóstico, “Habría que duplicar las obras de gas y electricidad que están lanzadas por el gobierno, para superar la crisis en 3 años. Sin estas obras la crisis se va a tornar crónica.” Sobre el tema de la inseguridad y su expresión más cruel el narcotráfico, reiteradamente, reflejé la opinión de los expertos, sus observaciones y también sus súplicas desde hace largos años. Sin ir más lejos hace apenas siete días, tres protagonistas de la problemática señalada, coincidieron en que la guerra para terminar con el negocio de la droga en el mundo, no ha comenzado. Pareciera que las “bondades” de multiplicación económica que ofrece este negocio y la liviandad de valores de quienes deben impedirlo, es un cóctel perfecto para su reinado. La corrupción vuelve a ser el tema. Si con los altos impuestos que tributa la ciudadanía la infraestructura está obsoleta es porque hay corrupción. Si los jubilados están condenados a que el propio Estado (fallo judicial de por medio) le birle su dinero, es porque hay corrupción. Si un país maravilloso, Argentina, dotado de todos los recursos naturales tiene pobreza endémica e indigencia, es porque hay corrupción. La política está triste pero esperanzada, existe un grupo de jóvenes absolutamente creativos y humanistas que crean empresas sociales, cuyo producido tiene como objetivo la pobreza. Federico Seineldín, Sebastían Lagorio, Juan Mosconi, entre otros, pertenecientes al grupo Njambre impulsan y apoyan proyectos tales como turbinas generadoras de electricidad para los pescadores, o lentejas vegetales para que los desechos cloacales se conviertan en aguas limpias. En ellos está el paradigma de lo nuevo que está definido en un viejo mandamiento, que traducido sería así: “queré y tratá a los demás, de la misma forma que deseas ser tratado”.

Política en Santa Fe La diputada María Eugenia Bielsa escribió el pasado lunes en este diario que Marcos Escajadillo es el nexo entre la mala política y la mala policía. Sobre esto no hubo respuestas. La diputada Alicia Gutiérrez manifestó que el hijo de la jueza federal Laura Cosidoy es poseedor de la llave donde la supuesta cocaína pasó a ser una supuesta azúcar impalpable. Sobre esto no hay respuesta. El Dr. Hermes Binner dijo que hay un antes y un después del caso Tognoli. Bonfatti dijo que no hay un antes y un después del caso Tognoli.

Fuente: diario La Capital, Rosario, 10 de noviembre de 2012.

Compartir:

1 thought on “La política está triste

  1. Very good website tienes aquí, pero yo quería saber si sabía de algún paneles de discusión que cubren los mismos temas discutidos aquí ? Realmente me gustaría ser parte de un grupo donde puedo obtener sugerencias de otras personas con conocimientos que comparten el mismo interés. Si usted tiene alguna sugerencia, por favor hágamelo saber. ¡Muchas gracias! los mejores deseos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*