La lechería en una de sus peores crisis

Se trata del editorial del programa «Sábado 100» por radio Sol Rafaela (FM 90,9) que conduce Emilio Grande (h.).- Recientemente, emergió otro conflicto lechero durante casi una semana con bloqueos de los productores agrupados en APLA en las principales industrias lácteas de nuestra ciudad y la región sumado al paro de ATILRA. Frente a esa grave situación tomó intervención directa el gobierno nacional con los actores involucrados, terminando con la firma de un acuerdo en Buenos Aires y ahora se busca normalizar la situación en un año electoral. La finalidad es «dar respuesta a la profunda crisis internacional de bajos precios generados por la sobreoferta internacional y a fin de garantizar el normal funcionamiento de la cadena». Establecerán «los precios de julio, procurando acercarse a los valores pagados en junio». Los firmantes se comprometieron a cumplir con la «normal producción y distribución», mientras los empresarios pautaron «abonar a sus trabajadores el día de pago y a no aplicar sanción» por la medida de fuerza. El objetivo principal de la protesta tambera no se logró, consistía en que la industria deje sin efecto la rebaja de 15 centavos por litro que impuso para la producción entregada en junio. Las industrias tomaron el compromiso de «establecer los precios del mes de julio procurando acercarse a los valores pagados en junio, de acuerdo a las realidades y posibilidades de pago de cada empresa». Durante una entrevista en este programa radial, Domingo Possetto, secretario general de ATILRA Rafaela, apunta a una ley marco que regule al sector desde el productor hasta el último eslabón de la cadena de comercialización, estando en juego no solamente la producción tambera sino los pueblos de la zona. Es casi inviable que a los pobres productores lecheros le paguen de promedio 3 pesos por litros de leche con todo lo que significa mantener un tambo en pie, mientras el precio en las góndolas está en más de 12 pesos. Un ejemplo visibilizado recientemente fue que el productor rafaelino Ricardo Andretich (vicepresidente de la Rural de Rafaela) tuvo que rematar su tambo casi centenario, en un contexto del cierre de 400 tambos en los últimos dos años en la región. Por este motivo este acuerdo logrado entre los distintos actores involucrados es un parche en la grave crisis lechera que atraviesa la Argentina, pero estamos a tiempo de buscar soluciones más allá de las elecciones que marca la coyuntura nacional. A decir verdad, la imagen derramando la leche desde los camiones a los caminos impactó muy fuerte en la opinión pública nacional y en la dirigencia que tomó rápidamente cartas en el asunto, pero también es un pecado tirarla mientras hay miles de argentinos que no tienen qué comer diariamente, más allá de que no esté pasteurizada.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *