La importancia del día del trabajador

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio El Espectador (FM 100,1) de Rafaela. Subsiste la precariedad laboral, los bajos salarios en varios sectores socioeconómicos que corren detrás de la inflación, en muchos casos en negro, empleados que trabajan los domingos.

Compartir:

Por Emilio Grande (h.).- Este domingo se celebra el Día Internacional del Trabajo en recordación al 1 de mayo de 1889 en París durante el Congreso Internacional de Sindicatos Europeos. Instaurada como una jornada de lucha para perpetuar la memoria de los trabajadores que fueron detenidos y ajusticiados por manifestarse en Chicago (Estados Unidos) por una jornada laboral de 8 horas.
En nuestro país, la Constitución Nacional en su artículo 14 bis establece la protección de leyes para asegurar al trabajador condiciones dignas y equitativas de labor, jornada limitada, descanso y vacaciones pagos, retribución justa, salario mínimo vital y móvil, igual remuneración por igual tarea, participación en las ganancias de las empresas, protección contra el despido arbitrario, organización sindical libre y democrática; a los gremios concertar convenios colectivos de trabajo, recurrir a la conciliación y al arbitraje, el derecho de huelga.
La actual coyuntura de la Argentina está lejos del texto constitucional. La tasa de desocupación cayó al 7% de la Población Económicamente Activa (PEA), según el INDEC, cuando en 2020 era del 11% y en 2019 en 8,9%. La desocupación en Rafaela en 2021 fue del 8,2% de la Población Económica Activa (PEA), mostrando un leve descenso comparado al 9% del 2019, el último año en el que se efectuó el Relevamiento Socioeconómico del ICEDEL debido a que en 2020 no se hizo la investigación por las restricciones gubernamentales y el miedo imperante por la pandemia y la cuarentena.

En este contexto, el índice de pobreza alcanzó al 37,3% de la población en el segundo semestre del año pasado, lo que representó una baja de 3,3% respecto al 40,6% que hubo en el primer semestre de 2021, según el INDEC.

Recordemos que en 1974 la pobreza era del 4% de la población Y con el paso de las décadas fue in crescendo hasta llegar al 50% en la crisis del 2001-2002 con la renuncia del entonces presidente Fernando de la Rúa, con el pico del 58% en febrero de 2003. En estos últimos años tuvo vaivenes de bajas y subas, de la mano de las políticas coyunturales de los distintos gobiernos de turno. A fines de 2020 era del 42% y a fines de 2019, cuando la gestión de Juntos por el Cambio le entregó el poder al Frente de Todos, era de 35,5%.

A decir verdad, subsiste la precariedad laboral, los bajos salarios en varios sectores socioeconómicos que corren detrás de la inflación (convertida en un impuesto de nunca acabar), en muchos casos en negro (más en el Estado que en la actividad privada), empleados que trabajan los domingos. Además, la presión tributaria es excesiva para la creación de nuevos puestos laborales y la instalación de empresas, generándose más trabajo en los tres niveles del Estado que en el sector privado.
¿Cómo se puede dignificar al trabajador? El trabajo es una fuente de derechos para el trabajador y el respeto de estos derechos constituye la condición fundamental para la paz del mundo, pero hay que decirlo: si no hay justicia social es imposible preservar la paz, porque los conflictos latentes pasan indefectiblemente a ser manifiestos con las consecuencias que esto conlleva en la relación entre el empresario y el trabajador.
En 1954, el papa Pío XII apoyó tácitamente esta jornada proletaria al declarar este día como festividad de san José Obrero, el papá adoptivo de Jesús.

En su mensaje a los empresarios en 1987 en Argentina, Juan Pablo II dijo que “las ganancias no solo deben destinarse a incrementar al capital, sino también a mejores salarios, beneficios sociales, educación e investigación técnica por el sendero de la justicia distributiva”.

El Papa polaco dispuso que el Pontificio Consejo Justicia y Paz redactara el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, publicado en 2004. En el documento de Aparecida (Brasil) del 2007, los obispos latinoamericanos afirman que “el trabajo garantiza la dignidad y la libertad del hombre, es la clave esencial de toda la cuestión social”.
Hay que dar gracias a Dios por el trabajo que tenemos y pedir por el trabajo digno que hace falta en la Argentina y en el mundo, sabiendo que mientras la desocupación no se revierta la pobreza seguirá creciendo, sin perder la utopía de una mejor distribución de las riquezas, materia pendiente en nuestro bendito país. Sigamos buscando caminos de diálogo social que prioricen el bien común por encima de los intereses sectoriales.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*