“La escuela está en soledad social: ser maestro es una profesión indispensable”

Es la opinión del profesor Alfredo Van Gelderen, maestro y profesor en Letras. Miembro de Número Academia Nacional de Educación de Argentina. Miembro de la Academia Europea de Ciencias y Artes. Profesor Emérito de la Pontificia Universidad Católica Argentina. Vicedecano de la Facultad de Piscología y Educación de la Pontificia Universidad Católica Argentina.

Por María Herminia Grande (Rosario)

Compartir:

MHG: El 11 de setiembre se celebró el día del maestro… Es muy raro que alguien no se acuerde o no identifique parte de su vida con aquella primera maestra o maestro que fue el autor de nuestra primera formación… que fue el apéndice continuador de la familia. .. No sé si hoy sigue siendo así, ojala que muchos maestros sigan teniendo el rol que ocuparon aquellos en nuestra vida… La Sra. Presidente convocó a un acto para distinguir a maestros ilustres en el orden nacional. Dicho acto se llevó a cabo en el recientemente inaugurado “Salón de las Mujeres”… hay mucho nombres allí, pero hay grandes ausentes… No están ni Rosarito Vera, ni Julia Elena Blanco, ni las hermanas Cossettini, ni Juana Manso… y podríamos seguir enumerando muchas maestras más ¿No habrá tenido nuestra Presidenta una maestra que signe su vida? No sé… Está en línea para conversar con nosotros el maestro, Alfredo van Gelderen… AVG: Estuve ayer en al Casa de Gobierno, en el salón de la Mujer… No pude callarme respetuosamente, tenía al lado a una ex funcionaria de Santa Cruz, le pedí que hiciéramos algo para que en ese salón se remediara la omisión de figurar el retrato de una maestra argentina. Lo ejemplifiqué con Rosarito Vera, pero usted ha ampliado y podríamos seguir la lista. A mi me hizo sufrir el salón de la Mujer por esa omisión., hasta miré donde poder poner un retrato más sin alterar la instalación… hay lugar todavía… Rosarito Vera y todas las Rosarito Vera que han existido y que seguirá habiendo en Argentina, merecen estar presentes allí.

MHG: Los símbolos para eso están, nos identifican, nos guían y van marcando un camino… Tal vez esta ausencia sea pronto subsanada, y marque también un reencuentro mayor con nuestra educación… AvG: Además creo que todos tenemos que estar preocupados por el aflojamiento de la educación argentina. Uso un término no técnico y un poco más popular… A mi me parece, desgraciadamente, que una de las causas primeras es la falta de sabiduría de los docentes. El sabio tiene autoridad, los docentes y los alumnos de los profesorados según dice un diario nacional, temen por la falta de autoridad de sus maestros. Creo que el problema empieza por la falta de sabiduría… tenemos que jerarquizar, exigir, reordenar todo los centros que forman docentes en Argentina… se lo merecen las nuevas generaciones porque son las que tienen que levantar y engrandecer el país… Siempre en mis clases en la Universidad le repetía a mis alumnos: “la autoridad la da sabiduría, el poder lo da la dedicación hasta el sacrificio en el trabajo, el servicio”… Creo que lo que nos falta por muchas razones, es la autoridad y servicio.

MHG: Si me permite, creo que las palabras autoridad y servicio van acompañada de una palabra mas: pasión…Y esto no solo pasa en la docencia… En general, con las excepciones del caso, hemos perdido pasión por nuestras grandes vocaciones… AvG: La pasión es parte de la vocación… es la fuerza de la respuesta al llamado… Yo concibo a la pasión como una respuesta visceral, con ganas totales… Fíjese que yo no encuentro institucionalmente en nuestras casas de formación docente y también en las carreras universitarias de formación docente, una preocupación por el cultivo de la vocación en el ejercicio de la profesión. Y esta confusión que tenemos en Argentina en donde se insiste en la lucha por el mejoramiento de las condiciones, somos trabajadores de la educación, y no somos profesionales, ahí empieza el abaratamiento. Nosotros trabajamos en la educación, pero somos profesionales… ¡Tenemos que tener independencia para resolver esa cantidad de problemas que se dan en el aula…! Hoy el aula es un consultorio donde un profesional tiene que resolver los problemas de superación de la formación personal de cada alumno…

MHG: Y en ese “consultorio” donde hay que resolver los problemas de formación de cada alumno o futuro ciudadano ¿Cuál cree que son los mayores obstáculos que tienen nuestros docentes para poder lograr ese cometido? AvG: Me parece que hoy la escuela está en una soledad social que es otro de sus dramas… Hemos hablado hasta ahora de los docentes, pero pregunto ¿cuál es la adhesión de la sociedad a través de los padres, de las madres, de los responsables de los alumnos para con la escuela? Y vuelvo al tema de la autoridad, y que no confundan los oyentes, con autoritarismo; los padres, los responsables de los alumnos no se sienten ligados a la escuela en su función educadora integral. Hay un juego entre la escuela que pretende educar, y los padres que se desinteresan, que son abandónicos, que están ausentes de los procesos y necesidades de mejoramiento como personas de sus hijos… Estoy sorprendido porque los chicos no tienen ejemplo de madurez, no conviven con nadie que les ofrezca un modelo de madurez… ni los padres ni los maestros…

MHG: Ni el Estado que hoy se confunde con gobierno… AvG: Ni el Estado que es el garante del bien común. ¿Se puede lograr un bien común sin formar a las nuevas generaciones? Este es el gran problema. Usted habló del recuerdo de maestros, yo hice todos mis estudios en instituciones estatales. En una escuela del barrio de Caballito, donde terminé mi escuela primaria, que ahora queda a una cuadra de la Facultad de Filosofía y Letras, tuve tres maestros que eran abogados… ¡yo no le puedo decir como los mirábamos nosotros cuando terminaba el turno de la mañana y salían los tres juntos en colectivo hacia Tribunales!… Mi maestro de sexto grado, porque este es el problema de la sabiduría, era abogado, profesor de geografía del Instituto Superior del Profesorado y maestro normal del Mariano Acosta…

MHG: ¿Cómo era su primera señorita o su primer maestro? AvG: Fue la Sra. de Drago, en otra escuela, que era mixta, porque en ese entonces las escuelas de mujeres aceptaban varones hasta tercer grado. En cuarto grado pasábamos a la de varones. Terminé la escuela primaria en al año 1941 ¡parece la prehistoria!… Con mi maestra de primer grado tuve mucho trato hasta que se murió, incluso con su hijo que era también maestro. La maestra de primer grado a uno lo impactaba, el respeto que teníamos por la señorita a pesar que era una mujer casada con hijos…

MHG: No pude olvidar nunca a mi maestra Isaura de Manso, en una escuela de campo, la escuela Giacosa de Frontera, cerca de Rafaela… impactaba su presencia, su imagen me va acompañar mientras tenga uso de razón… AvG: Exacto… En casa la frase era: “lo dijo la señorita”. Mi casa era culta, pero la señorita no estaba en discusión frente a uno… Esto ha desaparecido. Por eso creo que el retorno a la jerarquización y al respeto por la escuela está en encontrar la fórmula de formación profesional del docente. Yo por mis años estoy camino a la Recoleta, pero sigo tratando de aportar en el Instituto Nacional de Formación Docente, porque verdaderamente creo que es uno de los problemas claves del sistema educativo…

MHG: Con respecto al tema del interés, un trabajo realizado en la ciudad de Rafaela, indica que hay muy poco interés por parte de los chicos que pasan a una carrera terciaria de elegir la docencia, sólo nueve de cada mil estudiantes quieren ser maestros… Esa tendencia ¿cree que se puede traspolar a todo el país? AvG: Eso es consecuencia de una situación de desprestigio social, de las condiciones de desempeño del trabajo, de insuficiencia de formación docente y el miedo a la escuela y al aula por todo lo que vamos conociendo, por la situación preocupante interna de muchos colegios. Se nos informa donde hay cuestiones graves de convivencia pero no se nos informa sobre las miles y miles de escuelas que no tienen esos problemas. A mi me preocupa enormemente que chicos y chicas que tienen una vocación docente incipiente teman a la escuela y al aula… Entonces toman el camino de la psicología o de la psicopedagogía que les da una situación que no tiene la gran problemática del funcionamiento del aula… Lo veo en la Universidad porque soy vicedecano de la Pontificia Universidad Católica… Tenemos que fomentar vocaciones, tenemos que salir a la búsqueda de soluciones de este problema que es grave. Faltan docentes en centros urbanos y suburbanos, están convocando a alumnos que no han terminado sus estudios de profesorados, porque las condiciones de trabajo en esos lugares tampoco son atractivas, por ejemplo en reconocimiento salarial. Todo parece estar contraindicado, pero el maestro es la profesión indispensable… Y la escuela es la institución privilegiada que la sociedad ha inventado para que todos tengan el ejercicio de su derecho a educarse…

MHG: El gobierno de los Kirchner ha sido seguramente el que más dinero presupuestariamente ha volcado a la educación… ¿Qué falla entonces?… AvG: En estos días hemos entregado en la Academia Nacional de Educación el premio educativo anual. Lo ha ganado Axel Rivas, un joven de treinta y pico de años, del CIPPEC, que ha realizado un trabajo magnifico sobre “El federalismo escolar”. Mi propósito es apurar la publicación de este trabajo por la misma Academia. Axel Rivas demuestra que es necesario rever toda la situación de nuestro federalismo porque es contraindicado para que las provincias puedan resolver sus problemas educativos. No sólo las provincias pobres, la provincia de Buenos Aires es la que menos recibe de fondos por alumno, es una provincia educativamente pobre, por su magnitud de población contribuye más a la recaudación de impuestos… Hay todo una base de estructura nacional que no permite el mejoramiento de la escuela… El trabajo de Rivas desmenuza todos los aspectos, es magnífico. Este concurso de la Academia permite ir descubriendo valores. Los premios anteriores los ganó dos veces Daniel Filmus sin ser ministro, Silvina Gvirtz… Pero el federalismo ¿es real? ¿Tenemos un federalismo vasto y perfeccionante de la realidad de la República? No. Por eso me voy a jugar en la Academia para que este trabajo esté publicado lo más rápido posible… El Cippec al cual pertenece Axel Rivas está realizando el seguimiento de la ley de financiamiento educativo, pero hay cosas más profundas antes de esa ley, hay disfunciones en la Republica. Fíjese el tema de la coparticipación, del reparto de fondos, la reforma de la Constitución del 94 exigía una ley en dos años y seguimos esperando le ley…

MHG: Vuelvo a citar al Dr. Gerardo Della Paollera quien nos dijo que “Argentina va encontrar su camino de solución cuando sus candidatos a Presidente tengan en su plataforma la prioridad de educar, educar, educar”… A partir de esa concepción viene todo lo demás… AvG: días atrás fui a escuchar una conferencia de Monseñor Casaretto, en el transcurso de toda su disertación marcó bien lo que él consideraba como los tres problemas mas importantes del país, para mi lo que él transmitió es lo siguiente: el primero es la pobreza, el segundo es la dirigencia del país y el tercero es el desencuentro que imposibilita el diálogo. Creo que este es el cuadro de nuestra disgregación: la gente que no tiene lo necesario para vivir, la dirigencia que no tiene capacidad de conducción y la sociedad segmentada, fragmentada y desencontrada…

MHG: La pobreza no es sólo la falta de alimento… tenemos pobreza dirigencial, educativa, de diálogo, de visión de país… El tema central es la pobreza, nos hemos empobrecido en nuestra concepción y responsabilidad ciudadana… AvG: Así es, en un país que tiene todas las condiciones para proceder a encarar soluciones en este momento… pero todo parece contraindicado…el mundo necesita alimentos y nosotros mientras tanto discutimos con los productores rurales… ¿No será que hace falta calar profundo y ver que en la educación está uno de nuestros graves problemas? Siempre lo trato de inculcar a mis alumnos: el problema es el respaldo de la sociedad, la escuela va a levantar y lograr posibilidades de eficiente funcionamiento si se ocupa de los alumnos pero si también educa, orienta, ayuda a los padres en la función educativa que tienen que tener… Y si además la escuela logra capacidad para perfeccionar a ese equipo profesional un poco flojo que se lo provee la nueva docencia joven o la docencia vieja por el cansancio… Creo que alumnos, padres y docentes, todos, se tienen que educar en la escuela. Pero esto parece un sueño…

MHG: Mientras haya soñadores con su fuerza hay mucho por esperar… ¿Nos puede hacer una semblanza de Rosarito Vera? AvG: Fue una maestra de profundo sentimiento nacional. Su trabajo es de pedagogía argentina. Esto la constituye en protagonista. Rosarito Vera pensó la educación para su provincia y para toda la nación… Me parece que Rosarito es vertebral en la educación argentina… Fue una maestra de escuela que caló hondo y dejo una estela pedagógica en una escuela argentina que quería caracterizarse… Nosotros hemos copiado mucho, por eso tenemos que respetar mucho a quienes quisieron dar a la educación argentina características nacionales… Lo mismo sucede con las hermanas Cossettini…

***Miembro de Número Academia Nacional de Educación de la Rep. Argentina – Miembro de la Academia Europea de Ciencias y Artes- Profesor Emérito de la Pontificia Universidad Católica Argentina -Vicedecano de la Facultad de Piscología y Educación de la Pontificia Universidad Católica Argentina

Fuente: www.mariaherminiagrande.com.ar, 15/09/2009.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*