“La complejidad acontece en la vida cotidiana de la gente”

Expresa el doctor Rubén Elz en una entrevista. Dio un curso de pensamiento complejo en la Fundación Espacios de Aprendizaje y Capacitación.

Por Emilio Grande (h.)

Compartir:

Por Emilio Grande (h.).- Durante cinco encuentros entre junio, julio y agosto fue desarrollado un curso sobre pensamiento complejo en la Fundación Espacios de Aprendizaje y Capacitación de nuestra ciudad a cargo del doctor Rubén Elz. Nació en Grutly y vive en Esperanza, estudió profesorado de Filosofía y Psicología en la Universidad Católica de Santa Fe y luego doctorado en Filosofía en la misma casa de estudios con la tesis doctoral “Lugar y presencia de la filosofía en el pensamiento de Edgar Morin”. Actualmente es coordinador de la Cátedra Abierta de Pensamiento Complejo de la Universidad Nacional del Litoral y miembro del Consejo Académico Internacional de la Cátedra Itinerante UNESCO Edgar Morin y del Instituto Internacional para el Pensamiento Complejo, y también docente en la UCSE DAR. -¿Qué es el pensamiento complejo? ¿Qué diferencia hay con el pensamiento confuso? -Para la gente de la vida cotidiana que no necesita estar en la vida académica, dicen algunos trabajos que hay hechos en que es fácil confundir complejidad con complicación. El pensamiento complejo tiene 2 o 3 características: una es que incluye en sí la posibilidad de considerar en cualquier fenómeno o acontecimiento la multidimensionalidad que lo compone; cualquier acento que se pone unilateralmente en una de esas dimensiones implicaría no poder acceder a la complejidad del problema. -¿Sería una especie de reduccionismo? -Sí y tenemos que reconocer dolorosamente que el reduccionismo hasta se enseñó porque científicamente se dijo “reduzcamos el objeto de estudio a su mínima expresión para poder asirlo y abarcarlo y estudiarlo en profundidad”. Esa reducción se convierte en un pensamiento reductivo cuando yo no reintegro ese logro que tengo a su complejidad original. La complejidad es lo que acontece en la vida cotidiana a los seres humanos: educar a nuestros hijos es complejo, aprender a movernos en la vida académica, de un supermercado o un negocio es complejo. Nuestra formación hace que cuando nos encontramos con el fenómeno complejo encontremos un lugar por donde agarrarnos y solemos reducir eso que estamos analizando porque nos ofrece más seguridades. Segunda característica del pensamiento complejo: incluye el azar, lo azaroso, por eso tiene que aceptar la incertidumbre de todos los acontecimientos, nadie puede tomar una decisión con el 100% de la seguridad, por ejemplo en el casamiento o en el diagnóstico que se hace de un enfermo. Incluir en un pensamiento lo incierto implica saber que uno nunca tiene la palabra definitiva de algo y ahí aparece otra característica que es la dimensión dialógica. No es sólo como decían Hegel y Marx la dialéctica, el pensamiento complejo le da una vuelta de rosca la dialéctica es tesis, antítesis y síntesis pero la complejidad del fenómeno no se puede reducir a esa linealidad, es un diálogo entre distintas lógicas donde muchas de ellas se desencuentran a la hora de generar la mirada acerca de algo. Va a haber elementos de aporte que tienen que hacer una dimensión y otra y poder aprender lo que acontece necesito esas dimensiones. Para comprender una acción política necesito del oficialismo, la oposición y todas las voces minoritarias para comprender ese fenómeno sino lo estoy reduciendo. -¿Quiere decir que es un nuevo paradigma? -Es una pregunta que hicimos hace 8 años atrás en un proyecto de investigación: ¿este pensamiento complejo es un nuevo paradigma para el conocimiento? Uno de los pensadores, Edgar Morin (francés de 91 años), dice que el pensamiento complejo no está hecho y la complejidad es un acontecimiento que yo tengo que ir descubriendo en los propios fenómenos; no hay en el mercado un pensamiento complejo mas bien hay un pensamiento simplificante. El gran problema de este último pensamiento es haber ocultado la complejidad de los fenómenos. El mismo conocimiento insatisfecho aún en la vida cotidiana trata de comprender las cosas de otra manera. -¿El mayor exponente del pensamiento complejo es Edgar Morin? -Morin es como la cabeza emergente de un equipo compuesto por Cornelius Castoriadis (fallecido), Ilya Prigogine, Kostas Axelos que son algunos pensadores que fueron fuertes en su desarrollo sumado a otra cantidad de científicos, pensadores, neurocientíficos. -¿Se puede aplicar este pensamiento complejo en el trabajo, el estudio, la familia? -En el fondo tiene una cuestión interdisciplinaria de encuentro con todas las disciplinas. Los seres humanos que miramos todos los acontecimientos descubrimos que para poder comprenderlo o cuando encontramos más de lo que se presenta en un primer momento a veces descubrimos más riquezas. Descubrir la complejidad que hay detrás de los acontecimientos es una invitación constante a pensar y actuar. El gran desafío es que el pensamiento es con todo lo que soy como ser humano. -¿Qué evaluación realiza de este curso en Rafaela? -Estoy muy contento, somos 25 personas de distintos ámbitos, tratando de encontrar juntos otros aspectos de este mundo en el que vivimos con una humildad de todos para ir aprendiendo. Segundo quieren empezar a entrever todo lo que plantea el pensamiento complejo y la generosidad de la gente por dejar al descubierto lo que pensó, leyó y se le ocurrió. Fue un espacio de mucho aprendizaje e intercambio. Espero que lo podamos continuar con algún grupo quincenal de debates con algunos elementos para sacarle jugo y llevarlo más a la vida cotidiana.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*