La “Piña” que no se esperaba Rovira en Misiones

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio Mitre Rafaela, que conduce Emilio Grande (h.).

Compartir:

Contra viento y marea, el Frente Unidos por la Dignidad le sacó 14 puntos de diferencia y le negó la posibilidad al gobernador Carlos Rovira de perpetuarse en el poder, quien proponía la reelección indefinida. Lo más grave del caso es que tuvo el apoyo del gobierno nacional con toda clase de métodos de la vieja política a la que Kirchner cuando llegó en 2003 se había propuesto desterrar. A pesar de la pobreza material que tienen los misioneros ya que 7 de cada 10 niños viven bajo la línea de pobreza, más del 56% de la sociedad misionera maduró con una conciencia cívica y democrática, diciéndole no a las dádivas como la entrega de bolsones de comida con los votos a favor del sí, los créditos para las mujeres, los DNI truchos y los paraguayos que fueron a votar, como tampoco los aprietes que alcanzaron al periodismo. Ante la ausencia de dirigentes opositores apareció la figura emblemática de monseñor Joaquín Piña -obispo emérito de Puerto Iguazú- para renovar a la desacreditada política argentina. Después del triunfo, Piña dijo que “la verdad se impone por sí misma, continuaré con mi vocación de sacerdote, servidor de mis hermanos, predicador del Evangelio, no soy político y no aspiro a ningún cargo”, señaló. Aclaró que participó para defender a la política institucional y no la política partidaria. Tuvo el apoyo del cardenal Jorge Bergoglio y del Episcopado. Años atrás su lucha había estado centrada en Paraguay contra el presidente Stroesner. ¿Qué consecuencias traerá esta derrota para el mapa político argentino? Ya salieron a diferenciarse de Rovira Felipe Solá en Buenos Aires, Fellner en Jujuy y Alperovich en Tucumán. Estos tres gobernadores también aspiran a un nuevo mandato como gobernadores. Para Kirchner es un llamado de atención porque de ahora en adelante tendrá que cuidarse con brindar apoyo y aportes monetarios a emprendimientos similares, y no dejarse guiar por encuestadores bondadosos con el poder. La derrota ha calado tan profundamente que el Presidente no hizo declaraciones, muy frecuente a despotricar a distintos actores sociales desde el temido atril. ¿Se puede trasladar esta experiencia al resto del país? Ciertamente, una cosa es la unión para defender los principios institucionales como es el caso de la provincia de Misiones y otra cosa es una coalición para gobernar el país con el mal antecedente de la Alianza. Queda pendiente la reforma política reclamada por la ciudadanía en 2002 a través de la Mesa del Diálogo Argentino después de la crisis institucional. Kirchner corre el riesgo de que el crecimiento económico no es una virtud superior a la dignidad de la gente. Tampoco hay que conformarse con esperar una nueva elección porque el compromiso democrático se construye todos los días.

Emilio Grande (h.)

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*