Kirchner criticó a la Iglesia en Luján

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio Horizonte de Rafaela (FM 99,5) que conduce Emilio Grande (h.).

Compartir:

Al mejor estilo populista y demagógico, el presidente Néstor Kirchner se subió con su comitiva de funcionarios y candidatos al altar de la basílica de la Virgen de Luján para criticar a algunos sectores de la Iglesia por los años oscuros de la represión de los años 70. Lo hizo en medio de la escandalosa campaña política, diciendo que “utilizando la fe y a Dios se hicieron genocidios y cosas horribles” en la Argentina. ¿Quién puede negar la noche dolorosa porque la que atravesó la Argentina en los aquello años duros, inclusive con el silencio de algunos pastores de la Iglesia? Conviene recordar que el Episcopado argentino difundió un documento pidiendo perdón por los pecados de los hermanos que no estuvieron a la altura de las circunstancias en el año 2000 con motivo del Jubileo, siguiendo la misma línea de perdón que trazó el entonces papa Juan Pablo II. Todavía la clase política en su conjunto no realizó un arrepentimiento por los pecados cometidos por los dirigentes y militantes que se embarcaron en la lucha armada para cambiar las injusticias sociales. Kirchner aclaró que “es un hombre católico”. Y agregó: “Si digo algo que está mal, que es un pecado, me confieso ya”. A decir verdad, el Presidente es un hipócrita, porque tiempo atrás había dicho que no era practicante. Al respecto, el evangelio es claro: “por sus frutos lo reconoceréis”… Lo grave de esta participación presidencial en Luján lo constituye la falta de respeto a uno de los lugares más sagrados de la cristiandad y convocantes del país, sin olvidar que hace unos días llegaron alrededor de un millón de peregrinos para venerar a la Virgen María. En la década de los ochenta el entonces presidente Alfonsín también se había subido a un pulpito de la Iglesia en ¿Será que Kirchner tiene miedo de perder las elecciones legislativas y utiliza a la Iglesia para tener más popularidad y llegada a los sectores más desprotegidos? En varias apariciones de la Virgen en el mundo pide a los cristianos oración y conversión de los pecadores. Hay que pedir para terminar con la vieja política que tanto daño le hizo al país y lo más grave que siguen ocurriendo prácticas clientelísticas como la entrega de cheques del Senado de la provincia de Buenos Aires y de electrodomésticos a los pobres del conurbano por parte del gobierno nacional. En su libro “La nación por construir” del cardenal Jorge Bergoglio cita a Juan Pablo II, quien planteaba que la política es una actividad noble y necesaria, porque tiende al bien común. La política es el uso del poder legítimo para la consecución del bien común de la sociedad. Si quiere diferenciarse de la vieja política a la que critica, el presidente Kirchner tendría que mostrar cambios de renovación interior y exterior de su persona, respetando los valores nacionales y especialmente los religiosos.

Emilio Grande (h.)

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*