Interrogantes sobre el futuro de castraciones en Rafaela

Dirigentes de ARPA y Amparo consideran positivo contar con un quirófano móvil porque atenderá en los barrios periféricos, pero consideran que las castraciones deben ser sistemáticas, extensivas y masivas. Dicen que no se los tienen en cuenta para los controles y se quejan de la prohibición de ingresar al REMA.

Por Emilio Grande (h.)

Compartir:

Por Emilio Grande (h.) Hace unos días el Municipio difundió un comunicado de prensa sobre la incorporación en el futuro de un quirófano móvil para las castraciones en distintos barrios de la ciudad. Al respecto, las dirigentes de ONGs María Teresa Zimmernann (presidenta de ARPA) y Beatriz Ceballos (de El Amparo) fueron entrevistadas en el programa “Sábado 100” por Mitre Rafaela (FM 91,9), conducido por quien firma esta crónica. “Es importantísimo contar con un quirófano móvil porque el veterinario atenderá en el lugar, especialmente en los barrios periféricos de menores recursos económicos y que no tienen movilidad para trasladarse”, expresa Zimmernann. Y agrega: “El problema en la ciudad incluye lo social con las molestias de los perros en la calle y lo cultural porque la gente debe realizar una tenencia responsable y también en la adopción de animales”. Estiman que en la ciudad de Rafaela hay unos 25.000 animales entre perros y gatos, es decir uno cada cuatro personas, teniendo como referencia una población de cercana a los 100.000 habitantes, a confirmar en el censo a realizarse este año. Por este motivo, las integrantes de estas dos ONGs rafaelinas presentaron un proyecto en el Municipio y en el Concejo en el mes de agosto de 2009. “Hay que disminuir drásticamente la cantidad de animales callejeros. Tomamos como base la experiencia de Almirante Brown, donde se realizan castraciones sistemáticas (de lunes a viernes durante 2 o 3 años), extensivas a todos los barrios y masivas con carácter gratuito en la población”, destaca Zimmermann. Mencionaron que hace más de 20 días se reunieron con los funcionarios Mario Rossini (secretario de Gobierno), el subsecretario de Salud municipal Alberto Trevisono y Marcelo Lombardo (secretario de Desarrollo Social), en el que se presentó un nuevo proyecto con la participación de la Asociación de Veterinarios de Pequeños Animales de Rafaela. Conviene recordar que el 13 de mayo último se realizó una reunión en el séptimo piso del edificio municipal con la presencia de tres miembros de ONGs de Almirante Brown y Ayacucho (provincia de Buenos Aires), de la que participaron también sus pares rafaelinos, el concejal Atilio Pignoni, el citado Trevisono, entre otros. En la oportunidad, las visitantes contaron su experiencia con resultados positivos de castraciones masivas de perros y gatos (machos y hembras), en el marco de un proyecto educativo en el que participan el Estado, las entidades y la comunidad.

PROCESOS ABIERTOS

En este contexto se encuentra en curso el juicio iniciado por miembros de Amparo contra funcionarios municipales por supuesto maltrato de animales en el REMA, en el que se dictaron cuatro procesamientos. “Creemos que este es el motivo por el que no somos incluidos en el proyecto municipal para que hagamos los controles, ya que nos dijeron que iban a separar la cuestión judicial pero en la práctica esto no ocurre”, se queja Ceballos. La denuncia penal está radicada en el Juzgado en lo Penal Correccional de Osvaldo Carlos y se dictaron los procesamientos a los veterinarios Sebastián Ballina, Norma Kackobsen y Mónica Tecco, y el empleado municipal Rubén Vignatti. También se hizo una denuncia civil en el Juzgado Civil, Comercial y Laboral que ahora está vacante por la jubilación del doctor Juan Carlos Remonda, pero en su momento determinó un veedor judicial, Emiliano Godoy, quien no cumpliría con las visitas sorpresivas ni efectuaría informes exhaustivos. Un dato no menor y que les llama la atención es la prohibición del ingreso al Refugio de Animales del Municipio. “Hay un cartel que prohíbe el ingreso con una recomendación de la FAVE (Facultad de Agronomía y Veterinaria de la UNL) y la declaración 178 del Concejo Municipal que no está vigente pero el ingreso es de lunes a viernes de 9 a 11 horas y pedimos ampliación del horario. Me parece que es una medida arbitraria del Municipio porque a raíz de las peleas de animales y maltrato se presentó la denuncia penal en enero de 2008, invocando la ley 14.346, en la que se ofrecieron pruebas y ahora viene la etapa de audiencias indagatorias”, agrega. También les resulta llamativo el presupuesto anual de 600.000 pesos que tiene la Dirección de Zoonosis que depende de la Subsecretaría de Salud Pública del Municipio, que incluye el REMA con sus 234 perros. “Nosotros tenemos una cantidad similar de animales en el refugio de ARPA (Lavalle 2404, barrio San José) donde no se alteran, pero nuestro presupuesto es de 5.000 pesos mensuales más las ventas de pollos que hacemos”, compara Zimmernann.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*