Incertidumbre electoral

Por María Herminia Grande.- “Perder con Verna en La Pampa es un dolor inaudito para Cristina. Verna es para la Presidente otro Magnetto, sólo que el odio que se tienen data de muchos años antes”. Roberto García, autor de esta definición señala además que el domingo pasado fue un punto clave para la definición presidencial en Argentina. Haber perdido el kirchenrismo en manos del peronismo en La Pampa, cobra un significado especial como lo señalaba García no sólo por viejas inquinas, sino porque además le muestra al candidato Scioli que su sumisión al cristinismo camporista no le alcanza para ganar. “Scioli hasta ayer jugaba linealmente con el cristinismo y también Zannini hasta ayer creía tener un látigo para acorralar a Scioli, ayer cambió todo» (Roberto García) La sintaxis del análisis político de Roberto García está demostrando que Argentina en cuanto a sus presidenciables, juega al juego de la oca. Los candidatos avanzan y retroceden casilleros dependiendo de situaciones circunstanciales, es decir, la falta de propuestas, convicciones y programas contundentes permiten que las “acciones” electorales suban y bajen con la misma sensibilidad de las acciones bursátiles. Por eso se cuidan tanto, porque saben que la captación de los votos no está en la categoría de adhesión permanente, son circunstanciales. Analicemos uno por uno a los integrantes del terceto de posibles presidentes. Decíamos que Scioli advirtió a partir del domingo pasado que el cristinismo camporista cubre un rango electoral promedio de un 20% aproximadamente. Por ello ni bien ganó Schiaretti en Córdoba lo llamó felicitándolo. Scioli deberá intentar ser un candidato peronista amplio, movimientista, para acercarse al objetivo. Hoy cobra una dimensión distinta los dichos de Urtubey cuando triunfó en Salta: “el peronismo seguirá existiendo más allá del kirchnerismo”. En aquel momento lo dijo rápido y con los labios entrecerrados en medio de un agradecimiento a la felicitación de la Presidente. Si Macri hubiese aceptado oportunamente el ofrecimiento de Lousteau de integrar un frente de partidos y que la candidatura a jefe de gobierno porteño se resolviese en la primaria; podría haberse dedicado a partir del lunes pasado de lleno a la provincia de Buenos Aires donde debe posicionarse para soñar con el sillón de Rivadavia. Ahora deberá dispensar quince días más a su distrito. Macri viene repitiendo estos errores. Primero fue en Santa Fe, donde de haber integrado un frente con sectores del peronismo, hoy tendría una provincia con un signo afín. Su estrategia de purismo (que es sólo un título marketinero) lo coloca al borde de la zozobra. De la Sota luego del triunfo de Schiaretti es el único presidenciable que tiene un candidato propio convertido en gobernador. Massa sólo estuvo para la foto. En el pago chico: Santa Fe, no debe descartarse que nuevamente pueda haber paridad en el resultado de las próximas elecciones donde la lista de candidatos nacionales serán traccionadas, en dos casos por dos presidenciables y en un tercero por el aparato provincial del gobierno socialista. El radicalismo santafesino muestra sus disidencias en forma expuesta. Están decididos a acatar el mandato de su Convención Nacional sólo y sólo sí ganase Sanz. Tal vez a esta altura ya debiesen denominarse de una manera distinta los unos y los otros, dado que por lo expuesto la sigla ya no los cubre a todos. A un mes de las Paso nacionales los candidatos cabeza de listas no han mostrado su juego aún, pareciera que la adrenalina de la pasada elección provincial consumió todas las energías. Demás está decir que salvo los candidatos a senadores con peso e historia, las listas de diputados con alguna honrosa excepción, son lamentables para una provincia como Santa Fe. Mientras tanto nuestro Papa Francisco nos recuerda –en suelo latinoamericano- que “los pobres son la deuda de América Latina”; por lo menos en nuestra geografía no parece la política anoticiarse y hacerse cargo de tan tremendo dolor!.

www.mariaherminiagrande.com.ar @mhgrande htpps://www.facebook.com/mgperiodismo

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *